11:30 GMT +323 Septiembre 2018
En directo
    Donald Trump, candidato republicano a la presidencia de EEUU

    La corrupción de México es responsable de la xenofobia de Trump

    © REUTERS / Carlo Allegri
    América Latina
    URL corto
    0 91

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) - Tres experiencias de corrupción de Donald Trump con políticos y empresarios en México, están en la raíz de la "mexicanofobia" del precandidato republicano a la presidencia de EEUU, señala una investigación publicada este domingo por el semanario mexicano Proceso.

    Entre 2006 y 2008, Trump se enfrascó en un litigio por las ganancias del concurso Miss Universo, realizado en México en 2007; además, un proyecto inmobiliario apadrinado por él fracasó en las playas mexicanas de Baja California, en el Pacífico norte; y un alcalde de la isla mexicana Cozumel, en el mar Caribe, le exigió un millonario soborno para permitirle construir un resort, llevando al magnate inmobiliario a la convicción de que EEUU debe cerrar las puertas a la corrupción mexicana.

    "Ese terreno ahora no vale nada; (pero) si yo le cambio el uso de suelo valdrá más de 1.000 millones de dólares; y yo ¿qué gano?", se sinceró el entonces alcalde de la isla caribeña de Cozumel, Gustavo Ortega Joaquín, ante los hijos del magnate inmobiliario Ivanaka y Donald Jr. Trump, según un testimonio publicado.

    El alcalde fue directo al grano en una reunión con los hijos de Trump, en un restaurante en el Caribe mexicano, a finales de 2008: les pidió 20 millones de dólares para cambiar el uso legal del suelo en 12 kilómetros de playas de la paradisíaca isla, donde planeaban crear el resort de alta gama Punta Arrecifes, junto con un socio mexicano, ligado a la clase política gobernante.

    La reunión de los hijos de Trump con el alcalde de la isla más grande México —con 50 km de largo por 15 de ancho-, ocurrió en Puerto Morelos, al sur de mayor complejo turístico mexicano de Cancún, de acuerdo con la versión de un testigo que formó parte del diseño de Punta Arrecifes Resort.

    “Sorprendidos, los hijos de Trump dieron por terminadas las negociaciones y se fueron de Puerto Morelos”, al sur de Cancún, relató a Proceso el testigo de la reunión de los Trump con abogados del dueño de la empresa inmobiliaria mexicana Mayaland, quien pidió el anonimato.

    Trump sólo había invertido 150.000 dólares, que les fueron devueltos años después por el socio Barbachano Herrero, propietario de 1.150 hectáreas donde se levantaría el complejo de 10 hoteles de gran lujo con casi 3.000 habitaciones, dos puertos deportivos, un campo del golf de 18 hoyos y  1.200 mansiones.

    Rebatiña por ganancias

    En 2006, Trump firmó un contrato entre su compañía del concurso Miss Universo y Comercializadora Ronac, del empresario mexicano Rodolfo Rosas Moya, ligado a la entonces gobernador del estado caribeño de Quintana Roo, Félix González Canto, originario de la isla Cozumel, para realizar en México el concurso de belleza, que se celebró el año siguiente.

    Comercializadora Ronac se comprometió a aportar 6,5 millones de dólares para llevar Miss Universo a las playas de Cancún, y puso como garantía 25 terrenos baldíos en Playa del Carmen, otro de los grandes desarrollos turísticos del Caribe mexicano.

    “Trump se enfureció porque no le dieron los predios en garantía y en 2012 ganó un laudo arbitral que ha sido litigado desde entonces por Comercializadora Ronac” en los juzgados del Caribe mexicano, dice el reportaje firmado por el periodista Jenaro Villamil.

    Rosas Moya cuenta con una extensa red de apoyos políticos en el gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), y afirma que Trump miente porque ganó 8 millones de dólares por la venta de derechos de transmisión por televisión del concurso, más de las garantía comprometida, y que su litigio es “una farsa solo digna de un reality show”.

    “Por Rodolfo Rosas Moya, quien me debe mucho dinero, México jamás volverá organizar Miss Universo”, publicó Trump en su cuenta de Twitter hace un año.

    Así comenzaron sus mensajes xenófobos: “el sistema de justicia mexicano es corrupto, no quiero nada que ver con México, excepto construir una pared impenetrable y detenerlos para que no vengan a quitar dinero de EEUU”, lanzó.

    En otra aventura, en las playas de la península de Baja California, otra joya del turismo mexicano, el magnate republicano lanzó con un gran despliegue mediático el desarrollo inmobiliario Trump Ocean Resort Baja California.

    En 2006 los promotores vendieron casi 200 terrenos por 122 millones de dólares, pero el proyecto tuvo retrasos y sobrecostes, y en 2009 colapsó económicamente.

    Los inversores enfrentaron una pérdida de hasta 300.000 dólares por persona, Trump se retiró afirmando que solo había sido un portavoz de la empresa, y rechazó cualquier responsabilidad por el desastre, hasta que logró un acuerdo en una corte de San Diego por un monto desconocido.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Combatir corrupción en México tomará una década, considera Transparencia Internacional
    Senadores de México lanzan campaña contra el odio de Trump
    En México todos tienen a Trump en la cabeza
    Etiquetas:
    corrupción, Donald Trump, México