En directo
    Douglas Tompkins, millonario estadounidense

    Murió Douglas Tompkins, el millonario ecologista

    © AFP 2018 / Daniel Garcia
    América Latina
    URL corto
    0 40

    El millonario estadounidense Douglas Tompkins falleció a los 72 años en el sur de Chile.

    A las pocas horas, murió de hipotermia, el 8 de diciembre, pocas horas después de perder el control de su kayac en las aguas heladas de un lago.

    Tompkins era un millonario dedicado a las causas ecologistas y del medio ambiente, que compró amplias extensiones de tierra en Argentina y en el sur chileno para construir reservas ecológicas.

    Nacido en 1943, fundó en los años sesenta en San Francisco, en pleno apogeo del movimiento hippie, una conocida marca de indumentaria deportiva, The North Face, que lo hizo millonario antes de cumplir 30 años. En la década del setenta, Tompkins se desprendió de su empresa y lanzó una marca nueva: Esprit, que empezó con su esposa Susie, vendiendo vestidos de mujer en una furgoneta Volkswagen, pero que llegó a convertirse en una multinacional con presencia en más de 60 países.

    A medida que su éxito aumentaba, Tompkins se desilusionaba. "Descubrí que estuvimos contaminando como loco. Fue un consumismo sin ningún sentido. Cada mañana iba a la oficina y hacía algo que no tenía transcendencia. Por eso pensé qué podía hacer para cruzar la línea y trabajar para frenar la crisis ambiental", contó en una entrevista al diario La Nación de Buenos Aires.

    En 1989, vendió su parte de la empresa y creó la Corporation Land Trust (CLT), una ONG dedicada a temas ambientalistas, comprando una enorme extensión en la Patagonia chilena, donde creó la mayor área protegida del país, el Parque Nacional Pumalín, de 317000 hectáreas de bosque.

    En Argentina, compró 140000 hectáreas en los esteros del Iberá, una reserva de agua dulce y de una gran diversidad de especies, creó el Parque Nacional Monte León en la provincia patagónica de Santa Cruz, con 62000 hectáreas que compró y luego cedió al Estado.

    El millonario ecologista generó muchas polémicas por sus compras de vastas cantidades de tierras. Pero él se defendía, diciendo que sus proyectos eran conservacionistas y que salvaba especies del “poder destructor de la civilización”, según le dijo a la periodista Ana Sánchez Juáez, quien lo visitó en su casa de Iberá, donde vivía la mitad del año, cocinaba con leños de madera y no tenía televisión, rodeado de biólogos que clasificaban especies.

    Los otros seis meses los pasaba en el sur de Chile, y recibía visitas de amigos famosos, como la actriz Julia Roberts o el cineasta Michael Moore.

    "Detesto el progreso capitalista. Pero el ordenador lo uso, no soy tonto”, le dijo a la  periodista española.

    "Me gustaría ser recordado como una persona que pagó su arriendo para vivir en el planeta", fueron las palabras finales de una entrevista que concedió una semana antes de morir a La Nación.

    Etiquetas:
    ecología, Douglas Tompkins, Chile
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik