En directo
    Expertos latinoamericanos piden que la trata de personas no se vuelva moda

    Expertos latinoamericanos piden que la trata de personas no se vuelva moda

    © Fotolia/ Rafael Ben-Ari
    América Latina
    URL corto
    0 55712

    Especialistas de 15 países que participan en Bolivia del IV Congreso Latinoamericano sobre Trata y Tráfico de Personas esperan que estos delitos no se conviertan en una moda y que no se renuncie a trabajar en su erradicación.

    "El mayor peligro que tenemos es que se convierta en moda. La moda se transforma y es pasajera. La trata de personas es un fenómeno estructural que ha acompañado el desarrollo de la humanidad, no podemos permitir que sea una moda", dijo a Sputnik Nóvosti el presidente del Observatorio Latinoamericano sobre Trata y Tráfico de Personas, José Manuel Grima.

    "Debemos lograr que el tema esté instalado permanentemente en la agenda pública" y por tanto Estados y sociedades "tienen que hacerse cargo", resaltó Grima en el marco de la conferencia que organiza la Universidad Mayor de San Andrés, con expertos internacionales, estudiantes y autoridades de Gobierno.

    "Nosotros siempre preferimos al Estado, porque en nuestra perspectiva de derechos humanos, los principales responsables en garantizarlos son los estados, pero todos somos corresponsables", indicó.

    Carlos Pérez, del proyecto de Trata de Personas de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito en Colombia, explicó a esta agencia que si bien existe trata de continente a continente, "el 30 por ciento se da hoy en día en el interior de las regiones".

    En este aspecto, el último informe de las Naciones Unidas "confirma que a pesar de que los casos de trata con fines de explotación sexual son los más elevados, con un 40 por ciento aproximadamente, los casos de trabajo forzado se han incrementado de 36 por ciento, en 2012, a 42 por ciento, en 2014", dijo Pérez.

    "Esto ya da una alerta de que las autoridades deben preparase mejor para identificar esta nueva forma de explotación", explicó el funcionario de las Naciones Unidas.

    Para Grima, estos delitos presentan cuadros muy complicados "porque hay una característica muy disímil en los diferentes países, no es una situación homogénea".

    La colombiana Betty Pedraza, de la Corporación Espacio de Mujer de Medellín, observó que antes se veía la trata muy ligada a la explotación sexual, pero "empezamos a darnos cuenta de que en América Latina la explotación laboral es mucho más fuerte".

    "Se están visibilizando situaciones de esclavitud grandísimas con niñas, niños, hombres y mujeres en el campo laboral", dijo Pedraza, mientras "la mendicidad experimenta un aumento grandísimo".

    Hay, con todo, avances en legislaciones y política pública en casi todos los países, a excepción de Brasil y Uruguay, pero lo complicado es aplicar las leyes, observaron los expertos.

    Grima indicó entre los obstáculos la asignación presupuestaria de cada país y la capacidad técnica para crear dispositivos institucionales eficientes para luchar contra la trata y el tráfico de personas.

    Grima enumeró asimismo problemas en el acceso a la justicia y en la restitución de derechos y de proyectos de vida a las personas que son arrancadas de las redes de trata.

    "Tenemos todavía deudas, tenemos todavía muchos caminos por transitar", reconoció.

    Los expertos también señalaron que estos problemas no deben restringirse a la policía, los fiscales y los jueces.

    "Que se pongan la camiseta y se comprometan en promover la identificación de casos" las comunidades, los medios de comunicación, "organizaciones de la sociedad civil, academia e incluso el sector privado", dijo Pérez.

    La pobreza y la vulnerabilidad social son condiciones propicias para que proliferen estos delitos, añadieron los especialistas.

    Para la colombiana Pedraza la mejor solución depende de un buen trabajo de prevención "en colegios, universidades y organizaciones sociales".

    Se necesita "contar qué es la trata que existe, y no es solo explotación sexual, sino que hay otras miles de modalidades. Porque a mí me pueden hacer la oferta, pero si no es para prostitución yo digo esto es bueno y me voy, puede ser explotación laboral, puede ser mendicidad", finalizó Pedraza.

    Según cifras del Ministerio de Justicia de Bolivia, de 210 denuncias de personas desaparecidas, 107 casos corresponden a la categoría de trata y tráfico de personas.

    Además:

    El tráfico ilegal de personas mueve $150 mil millones al año
    Más de dos mil casos de trata de personas en cinco años en México
    Etiquetas:
    trata de personas, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik