17:14 GMT +319 Febrero 2018
En directo
    Las granadas son nuevas armas para el delito en Venezuela

    Las granadas son nuevas armas para el delito en Venezuela

    © Foto: Stanislav S. Yanchenko
    América Latina
    URL corto
    0 01

    Cuerpos de policía de Venezuela fueron blanco de cinco ataques con granadas fragmentarias casi consecutivos a finales de septiembre, una nueva modalidad delictiva que el Estado investiga como amenaza terrorista.

    "Esta modalidad de ataques con granadas se llama terrorismo. Un motorizado (motorista) arrojó el martes una granada contra una instalación eléctrica, algo peligrosísimo", dijo el presidente Nicolás Maduro en una reunión de Gobierno televisada este miércoles.

    El mandatario no dio detalles sobre la instalación eléctrica atacada pero aseguró que "a los terroristas los vamos a agarrar, tempranito. Aquí no va a pasar lo que pasó en Libia y Siria", conforme a su discurso de que la desestabilización de esos países árabes fue activada con acciones terroristas promovidas desde el extranjero.

    El 25 de septiembre tres granadas cayeron sobre una sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (policía judicial) en Mariara, pequeña ciudad industrial 100 kilómetros al oeste de Caracas, y en la madrugada siguiente otro artefacto fue lanzado a la sede del mismo cuerpo en Petare, este capitalino.

    En la madrugada del 27 de septiembre un grupo de motoristas arrojaron dos granadas a un par de patrullas de la policía del municipio caraqueño Baruta, en una zona de restaurantes, con ocho agentes heridos —uno grave- y cuatro civiles lesionados.

    El alcalde de Baruta, Gerardo Blyde, dijo que la acción fue "ejecutada por un grupo numeroso de motoristas que exhibieron en su recorrido armas cortas y largas, y seguramente actuaron en venganza por la muerte de dos delincuentes" horas antes.

    Crimen organizado

    El experto y consultor en seguridad Marcos Tarre dijo a Sputnik Nóvosti que "bandas numerosas, extendidas, apelan a esas armas de guerra por venganza, para demostrar poder y para presionar mediante el terror por la liberación de algún compañero".

    Ese mismo día parejas de motoristas arrojaron granadas contra locales de las policías regionales en San Juan, en el estado de Guárico (llanuras centrales) y en La Urbina, repartición del estado de Miranda que hace parte del área metropolitana de Caracas.

    La Fiscalía General de la República abrió una investigación sobre los ataques con granadas, mientras que los ministros de Interior y Defensa, ambos generales del Ejército, se han abstenido de emitir consideraciones sobre los recientes atentados.

    Recuentos de la prensa local indican que desde febrero de 2015 se registraron 27 ataques con granadas, la mayoría contra unidades policiales y con bajas entre uniformados o delincuentes que manipulaban los artefactos.

    En el frente político, Jesús Torrealba, director de la coalición opositora Mesa de Unidad Democrática, pidió a Maduro que "no vaya a usar esto como pretexto para perturbar la elección parlamentaria (prevista para el 6 de diciembre) con un estado de excepción en el centro del país", como el implantado en agosto en la frontera con Colombia.

    El ex jefe policial y diputado Freddy Bernal, del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela, estimó que la ristra de atentados en septiembre "fue una venganza de la banda de "El Picure" (alias de José Tovar, jefe de una banda en el centro del país), quien resultó herido en enfrentamientos con la policía y fue rescatado por sus cómplices".

    "Antes el crimen organizado se concentraba en la frontera con Colombia, pero desde hace unos 10 años ha ganado presencia en los estados centrales y en Bolívar y la Faja Petrolífera del Orinoco (sureste)", estimó Bernal.

    ¿De dónde salen las granadas?

    Tarre subrayó que, a diferencia de pistolas, revólveres, escopetas o explosivos caseros, las granadas son artefactos de manufactura industrial, generalmente importadas y cuyo uso está reservado, por ley, a la Fuerza Armada nacional.

    Según el experto, el acceso de delincuentes a granadas comenzó en cárceles que han estado bajo el control de bandas de presos, quienes se valen de funcionarios corruptos para que permitan el ingreso de armas y municiones.

    En la última década decenas de presos han muerto en peleas entre internos con armas de fuego y detonación de granadas, y también se han enfrentado, durante días e incluso con fusiles, a los pelotones militares enviados a reducirlos.

    "En esos recintos cerrados, donde impera la ley del más fuerte y del mejor armado, la granada resultó muy útil por su tamaño, maniobrabilidad y poder letal", explicó Tarre.

    Luego, "las bandas de expresidiarios y de nuevos reclutas, sobre todo las grandes, han buscado dotarse de granadas, en cuyo empleo ya son duchos y porque conocen su poder de provocar terror, para continuar sus fechorías y enfrentamientos en las calles", concluyó el experto.

    Etiquetas:
    granadas, El Picure, Marcos Tarre, José Tovar, Freddy Bernal, Jesús Torrealba, Nicolás Maduro, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik