10:01 GMT +319 Octubre 2017
En directo
    Indígena argentino de 52 años en la provincia de Chaco

    Motivos por los que murió en Argentina un niño qom

    © AP Photo/ Natacha Pisarenko
    América Latina
    URL corto
    0 140117

    El deceso de Óscar Sánchez, un adolescente aborigen de la provincia de Chaco (noreste del país), ha despertado no sólo una controversia de las verdaderas cifras de pobreza e indigencia que afectan a esta región.

    Pero también un debate sobre las verdaderas causas del deceso del muchacho, que tenía 14 años y pesaba 9 kilos al momento de fallecer.

    "Los tratamientos de tuberculosis no se frustran por una cuestión cultural como dijo el Gobernador del Chaco, sino fundamentalmente por falta de comida", reveló a Sputnik Rolando Núñez, coordinador del Centro de Estudios Nelson Mandela que denunció el caso.

    Óscar Sánchez falleció el pasado martes en el Hospital Pediátrico de Resistencia, la capital de Chaco (noroeste de Argentina). Había ingresado en el centro sanitario el día anterior con un cuadro de tuberculosis y desnutrición muy severa.

    El niño, que pertenecía a la etnia qom (o toba), vivía en Fortín Lavalle, en la región de El Impenetrable, a 263 kilómetros al noroeste de la capital.

    Desde su página oficial de Facebook, la Casa Rosada (el palacio de Gobierno) se hizo eco de la explicación del director de Materno Infancia del Ministerio de Salud Público, Gabriel Lezano, sobre la muerte de Óscar Sánchez, según el cual, "la malnutrición del pequeño estaba asociada a su discapacidad severa que, entre otras cosas, genera dificultades en la absorción de alimentos; y no a la falta de comida en el núcleo familiar".

    "Es lamentable la muerte de cualquier ciudadano, más cuando se trata de un menor; pero es importante aclarar que esta familia recibe asistencia alimentaria del Estado y el joven estaba bajo los tratamientos indicados para sus patologías", añadió la autoridad.

    Una opinión muy distinta tiene el Centro de Estudios e Investigación Social Nelson Mandela, la institución que denunció la muerte del niño Rolando Núñez.

    "La desnutrición de Óscar estaba asociada a la tuberculosis, no era una desnutrición autónoma", contradice Rolando Núñez, coordinador del Centro.

    "Cuando se tiene esa enfermedad y no se recibe tratamiento a tiempo, o bien se interrumpe, la tuberculosis afecta los órganos vitales del organismo, y va comiendo masa corporal", añade.

    La madre del muchacho falleció hace dos o tres años –la noción del tiempo varía para las comunidades indígenas, comenta Núñez–, por una complicación derivada de un apendicitis común por la mala atención que recibió en el hospital de Villa Río Bermejito, otra localidad de Chaco.

    "Cuando quedó embarazada ya tenía tuberculosis, y Óscar nació en un vientre desnutrido. La referencia no científica que tenemos es que la madre padeció eclampsia (enfermedad que provoca convulsiones y un estado de coma durante el embarazo) antes de la fecha de parto. Eso provocó sufrimiento fetal, y el niño nació con hidrocefalia. A los siete años, Óscar sufrió una discapacidad motriz. Desde los 4 años tenía distintas enfermedades. Nos falta por corroborar si nació con tuberculosis", avanzó Núñez.

    El responsable del Centro Mandela confirmó que toda la familia tuvo tratamiento de tuberculosis.

    "En algunos casos lo terminaron, y en el caso del padre y dos de los hermanos fue interrumpido, ya fuera por falta de medicamentos o por falta de seguimiento y control", añadió.

    El tratamiento de esta enfermedad se da en grageas y en pequeñas dosis durante un periodo de 6-8 meses. La medicación que debe ser diaria, y no se puede interrumpir porque si no entra en crisis el tratamiento.

    "Como son familias que viven comiendo harina y grasa, son familias farináceas. Están llenas de hidratos de carbono de mala calidad, casi no tienen proteínas, hierro y calcio, y eso provoca enfermedades endémicas y neurológicas, sobre todo cuando se trata de los niños hasta el segundo año de vida. Esta situación de sub-alimentación hace que sean familias con tendencia a enfermar y a morir prematuramente por causas evitables", sentencia Núñez.

    El Impenetrable, la zona en la que vivía el niño qom fallecido, es un territorio con enfermedades endémicas que persisten a lo largo de décadas. Las más comunes son la tuberculosis, que se contagia de persona a persona, y el mal de chagas.

    Cuestión "cultural"

    Tras conocerse la muerte del niño qom, el gobernador de Chaco Jorge Capitanich atribuyó su muerte a "cuestiones culturales".

    "Los tratamientos de tuberculosis no se frustran por una cuestión cultural, sino existencial, y fundamentalmente, por falta de comida", refutó el coordinador del Centro Mandela. "Ése es el entorno de la familia de Sánchez".

    Su institución tiene registrados, en el hospital de la localidad Villa Río Bermejito, 40 casos de tuberculosis sin tratamiento. A fines de 2006 comenzaron a investigar en el Impenetrable.

    A raíz de esta situación, el Defensor del Pueblo de la Nación por aquella época, Eduardo Mondino, envió sus propios auditores al Chaco y corroboró la información del Centro Mandela.

    En 2007 inició un juicio ante la Corte Suprema de Justicia contra el Gobierno argentino y el provincial por exterminio continuo, sistemático y silencioso de las comunidades indígenas de varios parajes de la zona.

    La Corte Suprema emitió una sentencia cautelar obligando a proveer comida, alimentos y asistencia y comunicación a las comunidades aborígenas.

    "En distintas etapas desde entonces, se ha violado esa sentencia en muchas ocasiones. A veces hay mejores momentos de atención, y a veces peores. Éste es un mal momento", lamenta Núñez.

    Asistencia mal entendida

    Cuando Capitanich asumió su cargo en diciembre de 2007, aseguró que no tenía margen de error sobre el abandono en el que vivían los indígenas en Chaco.

    "Empezó un proceso de construcción de hospitales, puestos sanitarios, y se hizo una fuerte inversión en obras públicas, pero hoy los resultados en materia sociosanitaria son iguales a 2007, con inversiones millonarias en estructuras, instalaciones, equipamiento, e incorporación de personal, pero el sistema sanitario no mejoró la situación", indicó el experto del Centro Mandela.

    Según Rolando Núñez, el Gobierno provincial se centró en la obra pública, pero no en que funcionara bien.

    "Lo mismo sucede con la educación: se construyen muchas escuelas pero hemos detectado que en el nivel primario los niños son alfabetos funcionales o directamente analfabetos, pero se los promociona de grado. Descubrimos 70 analfabetos plenos solo en [el municipio] El Sauzalito: no saben ni escribir".

    Datos reales de pobreza

    El Gobierno de Chacho no publica desde 2012 cifras oficiales de pobreza, indigencia, inflación y empleo. El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), un organismo intervenido por el Gobierno nacional y muy cuestionado por publicar datos muy dispares con respecto a mediciones privadas, registró un 8,4% de pobreza en Chaco y una indigencia del 1,4 %.

    Este organismo nacional dejó de publicar las estadísticas sobre pobreza a fines de 2013 "por problemas de empalme" en palabras de Capitanich, que por entonces era jefe de Gabinete de ministros.

    El Instituto privado de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (Isepci) señalaba en junio de 2014 que la pobreza chaqueña afectaba al 48,1 % de sus ciudadanos, y la indigencia al 14,4 %.

    El Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IpyPP) coordinado por el diputado de izquierdas Claudio Lozano, elevaba ese mismo año la pobreza en la provincia al 66,6 %, y la indigencia, al 30,4 %.

    "En los registros sanitarios no se va a encontrar a muchas personas que fallezcan por enfermedades endémicas, porque hay una orden silenciosa de los sistemas provinciales, con el acompañamiento del sistema de salud de la nación, para no poner en el acta de defunción que mueren por tuberculosis, por mal de chagas y por desnutrición. Sólo registran la última enfermedad", denuncia Núñez.

    Un ejemplo puede encontrarse en el caso del niño qom fallecido esta semana. Según el acta de defunción, su deceso se produjo por un fallo multiorgánico.

    "La avanzada tuberculosis y desnutrición hizo que falle el pulmón, un riñón, el hígado, y murió. Pero la causa real es la tuberculosis con la desnutrición asociada a esa patología", aclara el titular del Centro Mandela.

    "El caso de Oscar es extremo, pero no es un caso aislado. Todos son casos sistémicos y muy representativos de que la tuberculosis es una endemia por décadas en el territorio de El Impenetrable, donde viven 4000 familias indígenas", finaliza Núñez.

    En enero de este año, también tuvo repercusión la muerte de otro niño en la misma provincia llamado Néstor Femenía, que tenía 7 años y apenas pesaba 20 kilos.

    El documento que certificaba su muerte señalaba como causa "enfermedad", aunque el niño falleció en concreto por una tuberculosis pulmonar.

    En lo que va de año, el Centro Mandela ha registrado la muerte de otros cuatro niños por causas similares a las de Óscar Sánchez y Néstor Femenía.

    Etiquetas:
    pobreza, qom, desnutrición, tuberculosis, pueblos indígenas, Gobierno de Argentina, Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), Centro de Estudios Nelson Mandela, Néstor Femenía, Eduardo Mondino, Jorge Capitanich, Gabriel Lezano, Rolando Núñez, Óscar Sánchez, El Impenetrable, Chaco, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik