02:03 GMT +321 Noviembre 2017
En directo
    Agricultor de Guatemala

    América Latina puede autoabastecerse de alimentos sin dejar de ser un gran exportador

    © AP Photo/ Moises Castillo
    América Latina
    URL corto
    0 40630

    La región de América Latina y el Caribe tiene capacidad para autoabastecerse de alimentos y seguir exportando al mismo tiempo, pero necesita ajustar normas e incorporar en la cadena a los pequeños agricultores, indicaron este miércoles expertos a Sputnik Nóvosti.

    Aunque la región produce varias veces lo que todos sus habitantes necesitan, más de la mitad de los países son importadores netos de alimentos, es decir que compran más de lo que venden, asegura un estudio publicado el martes por la FAO y la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI).

    En esta situación se encuentran casi todos los países del Caribe y México.

    "La región podría mejorar su seguridad alimentaria ajustando aspectos normativos que tienen que ver con aranceles y etiquetado. Esto facilitaría el comercio entre los países de la región y fortalecería su integración", aseguró Arnaldo Chibbaro, consultor de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura).

    Entre 2010-2012, la región exportó 3,6 veces más alimentos de los que importó, por lo que "podría haber abastecido la totalidad de la demanda regional y haber quedado con un gran monto para enviar fuera", dice el estudio.

    "Sigue siendo la región del mundo, junto con América del Norte y una parte de Europa Central y Rusia, que dispone de agua y de capacidad para expandir su frontera agrícola, a diferencia de países como China. Se trata de regiones llamadas a abastecer al mundo de alimentos", agregó Chibbaro.

    Un tercio de los recursos mundiales de agua dulce y más de la cuarta parte de las tierras agrícolas de productividad media y alta están en América Latina, señala el libro "La próxima despensa global", publicado en 2014 por el Banco Interamericano de Desarrollo y Global Harvest Initiative.

    Sin embargo, una gran parte de los alimentos consumidos provienen de otras partes del mundo.

    LA PEQUEÑA AGRICULTURA ES CLAVE

    Para alcanzar la seguridad alimentaria, también "es necesario el compromiso de los gobiernos con los pequeños productores", dijo Laura Rosano, coordinadora del movimiento internacional Slow Food en Uruguay y chef contra el hambre de la FAO.

    "A veces nos llegan alimentos desde China o Europa que nosotros mismos producimos en la región. Al estar altamente subvencionados por los Estados, son más baratos y así es muy difícil competir", lamentó Rosano en diálogo con Sputnik Nóvosti.

    Chibbaro, coordinador del estudio de la FAO, aclaró que "en general los países de América Latina no subsidian su producción de alimentos y tienen que competir con las de Europa o América del Norte que sí lo hacen, por tanto compiten en desigualdad de condiciones".

    En ese aspecto, fortalecer la integración regional puede tener además un efecto adicional: "dinamizar el ingreso de divisas en una base de competencia un poco más justa", estimó.

    La chef Rosano criticó asimismo la "grave situación" de Uruguay, un país donde "se están cambiando alimentos reales que se consumen habitualmente por producción de soja transgénica".

    "En Uruguay la soja no se consume; se exporta más del 90% de esa producción para alimentar a animales de China y Europa. Se planta en las tierras donde antes había alimentos, mientras importamos alimentos de mala calidad", denunció.

    "En los últimos 15 años el país ha vivido un importante cambio cultural alimentario. Hemos pasado de consumir alimentos frescos, locales y de estación a los manufacturados y ultraprocesados, que resultan perjudiciales para la salud", agregó.

    EL CONO SUR ES EL GRANERO

    Según datos de la FAO, el comercio total de productos agroalimentarios de América Latina y el Caribe alcanzó en promedio 275.307 millones de dólares entre 2010 y 2012. Y de ellos, 196.116 millones fueron exportaciones y 79.191 millones a importaciones.

    Los países del Cono Sur son los principales abastecedores del comercio intrarregional de alimentos.

    En el periodo 2010-2012, Argentina lideró la lista de proveedores, con casi un tercio de las exportaciones agroalimentarias intrarregionales, o 10.166 millones de dólares anuales, seguida de Brasil, con poco más de 5.000 millones, y Chile, con casi 3.000 millones de dólares.

    Paraguay y Uruguay superaron los 1.500 millones de dólares anuales en promedio, y Ecuador, Guatemala y Colombia exportaron más de 1.000 millones cada uno hacia países de la misma región.

    El principal comprador intrarregional de productos agroalimentarios es Brasil, pues absorbe 18% de las importaciones provenientes de la región, seguido de Chile y Venezuela, que representan algo más del 11% cada uno, y apenas más atrás se ubican Colombia, con 9,9%, Perú, con 7,6%, y México, con 6,1% de las compras de alimentos.

     

    Etiquetas:
    alimentos, Slow Food en Uruguay, Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), FAO, Laura Rosano, Arnaldo Chibbaro, Caribe, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik