En directo
    América del Norte
    URL corto
    Por
    0 30
    Síguenos en

    SAN SALVADOR (Sputnik) — Un fallo judicial le garantizó cierta alegría al fin de año de miles de salvadoreños en Estados Unidos, que ahora tendrán hasta octubre de 2021 para obtener una solución duradera a su estatus migratorio.

    Aunque algunos políticos han querido atribuirse el mérito de este respiro, la nueva prórroga es fruto del caso Ramos vs. Nielsen, batalla legal iniciada en 2018 por beneficiaros del Estatus de Protección Temporal (TPS, siglas en inglés) contra la administración del presidente Donald Trump.

    Crista Ramos, una adolescente cuya madre huyó de El Salvador en 1993, es quizás el rostro más visible de esta demanda, en la que participan nueve "tepesianos" de varios países, y cinco de sus hijos, que son ciudadanos estadounidenses.

    El programa en cuestión, en la mira de Trump y su política antiinmigrante, beneficia con permisos de empleo y autorizaciones de viaje a migrantes de otros países, donde no existen las condiciones para su regreso por factores como la guerra, la delincuencia o la persecución política.

    Varios litigios sobre el TPS están pendientes de resolución, incluidos sendos casos en la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de California y el Distrito Este de Nueva York, así como en tribunales federales que ordenaron bloquear la cancelación del programa, prevista para enero próximo.

    Así, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos extendió la validez de las licencias y permisos de trabajo para los tepesianos de El Salvador, Haití, Nicaragua, Sudán, Honduras y Nepal, cuya deportación era casi inminente.

    La noticia es buena, pero es apenas un paliativo para un problema que demanda soluciones duraderas y compromiso de un Congreso donde los conservadores aún retienen el poder.

    No basta con Biden

    La salida de Trump de la Casa Blanca, derrotado por el demócrata Joe Biden en las elecciones de noviembre pasado, trae cierta esperanza para quienes aspiran a que el presidente electo deseche la orden ejecutiva de terminar con el TPS, y en su lugar extienda su plazo.

    Pero la buena voluntad de Biden no basta, como confirmó a Sputnik la abogada Helena Olea, migrante y defensora de derechos humanos de Alianza América, organización que lucha por los derechos de los tepesianos.

    "La única solución completa para los tepesianos es legislativa, que se les cree la posibilidad de solicitar residencia permanente en Estados Unidos a todos: lo demás que surja, termina siendo paños de agua tibia que no resuelven la situación", dijo Olea a esta agencia.

    La activista alertó sobre los rumores que pintan un panorama más lindo de lo que en realidad es, en alusión a soluciones parciales a los problemas de los beneficiarios del TPS, como el reconocimiento en determinados estados de la Unión a partir de ciertos vínculos familiares.

    "Incluso la prolongación del TPS es limitada, sin menospreciar lo significativa que es para muchos, porque al final es un estatus precario, en tanto responde a una ley migratoria que hace distinciones a quienes aspiramos a iniciar un proyecto de vida en este país", señaló.

    Para Olea, la meta debería ser que las personas tengan la opción de emigrar, y no que se vean forzadas a dejar su país.

    "Todo lo que se haga para generar oportunidades de empleo, fomentar la educación y garantizar la seguridad es fundamental, pero hay que reconocer el legítimo derecho de quienes quieran vivir otras culturas, y puedan llegar a una sociedad y sentirte una persona plena, con iguales derechos", acotó.

    Presión legislativa

    Creado en 1990, el TPS vencía el próximo 4 de enero, pero los diversos fallos judiciales mantienen la protección para unos 408.000 inmigrantes, más de la mitad de ellos procedentes de El Salvador.

    El director ejecutivo de Alianza América, Oscar Chacón, tiene claro que a los tepesianos les toca luchar por sus derechos de forma insistente, porque "nadie les regalará nada".

    "No digo que el camino sea ineficaz, pero es cuesta arriba", reconoció Chacón en diálogo con Sputnik, a propósito de las batallas para abrir nuevos tiempos de protección para los beneficiarios, muchos de los cuales no están organizados y son, por ende, más vulnerables.

    Así, la prioridad para 2021 será presionar a la rama legislativa para que el Senado considere una ley que permita solicitar la residencia permanente a los tepesianos y a otros indocumentados que han hecho su vida en Estados Unidos desde temprana edad, como los llamados "dreamers".

    Etiquetas:
    El Salvador, migrantes, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook