En directo
    América del Norte
    URL corto
    0 121
    Síguenos en

    La llegada del demócrata Joe Biden a la Presidencia de Estados Unidos podría reanudar el proceso de revisión de los casos de los prisioneros de Guantánamo, iniciado por Barack Obama durante su mandato e, incluso, poner el cierre a la prisión.

    "Tengo más esperanzas ahora simplemente porque tenemos una nueva Administración que no está decidida a ignorar el proceso de revisión existente. Creo que la simple existencia de eso en el horizonte ya es esperanza para todos nosotros", dijo Shelby Sullivan-Bennis, abogada de uno de los detenidos en la prisión, a Associated Press.

    La cárcel de alta seguridad, situada en la Bahía de Guantánamo, se abrió en 2002 con el objetivo de interrogar y encarcelar a personas sospechosas de tener vínculos con el terrorismo tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. La prisión, sin embargo, fue objeto de controversias

    "Guantánamo fue una vez una fuente de indignación mundial y un símbolo del exceso de Estados Unidos en respuesta al terrorismo", detalló la agencia de noticias.

    En 2003, el centro de detención llegó a mantener a unos 700 prisioneros de casi 50 países. El entonces presidente George W. Bush anunció su intención de cerrarlo, pero al final de su mandato, todavía mantenía en sus celdas a 242 detenidos.

    Barack Obama, el mandatario que le sucedió a Bush, llevó a cabo una revisión masiva de los casos de los prisioneros de Guantánamo y puso en libertad a cerca de 200. No logró, sin embargo, cerrar la prisión como deseaba.

    Cuando Donald Trump llegó a la Casa Blanca, quedaban 41 detenidos en la cárcel. Tras derribar las políticas de Obama, su Administración ignoró, en gran medida, la cuestión de Guantánamo.

    La posición exacta de Biden con relación al tema todavía se desconoce. El portavoz de la transición, Ned Price, afirmó que el demócrata apoya el cierre del centro de detención, pero añade que sería inapropiado discutir los detalles de sus planes antes de que él asuma la Presidencia.

    "Creo que es más probable que se cierre si no se convierte en un gran problema de prensa", dijo Andrea Prasow, subdirectora en Washington de la organización Human Rights Watch, citada por AP.

    La esperanza es que el presidente electo encuentre una manera de enjuiciar a aquellos que deben ser procesados ​​y liberar a los demás detenidos, para que sea posible finalmente deshacerse de la cárcel, que cuesta a EEUU más de 445 millones de dólares al año.

    Etiquetas:
    Joe Biden, centro de detención, campo de prisioneros, prisioneros, EEUU, Guantánamo
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook