En directo
    América del Norte
    URL corto
    0 332
    Síguenos en

    En septiembre de 2020, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, perdió la titularidad sobre su última marca registrada en México, 'The Donald J. Trump Signature', por lo que, en caso de no renovarla, perdería sus derechos sobre ella.

    El expediente 1122230 detalla que esa marca, registrada ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), le otorgaba los derechos sobre ese nombre para su uso en servicios de hoteles, moteles, restaurantes, bares, cafés y en general, así como para servicios de alimentos y bebidas, e incluso en vestimenta y calzado, revela El Universal.

    El mandatario estadounidense inició sus negocios en México en 2005, cuando registró a su nombre hasta 26 marcas. Desde entonces no se renovaron los registros de ninguna al término de su vigencia, informó Milenio.

    El mismo medio informó que la mayoría de las marcas estaban bajo el apoderamiento legal de María Teresa Eljure Téllez, asociada de la firma Arochi & Lindner, S.C., bufete de abogados que brinda consultoría jurídica en materia de propiedad intelectual.

    El despacho gestionó los registros de marca para el magnate, sin interferir en su operación. Sin embargo, tramitó registros para negocios que no se llevaron a cabo, como 'Trump Isla Cozumel', 'Trump Ocean Resort', 'Trump Elegance', 'Trump Home', 'Trump Attaché', 'The Spa at Trump' y 'Trump'.

    'Trump Isla Cozumel' y 'Trump Ocean Resort' eran parte de un plan de negocios planteados durante el sexenio de Felipe Calderón (2006-2012) que no se consolidaron.

    'Trump Isla Cozumel' incluso se presentó como un plan con un presupuesto inicial de 10 millones de dólares. No obstante, la administración de Calderón declaró tres cuartas partes de la isla de Cozumel como área natural protegida, lo cual bloqueó la construcción de este hotel.

    Del mismo modo, 'Trump Ocean Resort' se perfilaba como un complejo hotelero con sede en el estado de Baja California. Este proyecto fue anunciado en 2006 como una asociación entre la constructora Irongate y la Organización Trump. Los desarrolladores anticiparon un pago de 500.000 dólares, por lo cual su cancelación provocó una demanda colectiva contra el magnate, así como una batalla legal que duró cinco años.

    El artículo 237 de la Ley Federal de Protección a la Propiedad Industrial mexicana establece que la renovación del registro de una marca deberá solicitarse por el titular dentro de los seis meses anteriores al vencimiento de su vigencia. No obstante, faculta al IMPI a tramitar las solicitudes presentadas en un plazo de hasta seis meses posteriores a la terminación de la vigencia del registro.

    "En caso de no cumplir con el requerimiento dentro del plazo señalado, el registro caducará de pleno derecho, sin que se requiera de declaración por parte del instituto", explica la Ley.

    Etiquetas:
    marcas, México, EEUU, Donald Trump
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook