En directo
    América del Norte
    URL corto
    Resultados de las elecciones presidenciales en EEUU (135)
    0 80
    Síguenos en

    La decisión del mandatario mexicano Andrés Manuel López Obrador de no felicitar al estadounidense Joe Biden con la victoria en las elecciones se convirtió en uno de los temas más discutidos estos últimos días. Sputnik les explica la relación que se ha esteblecido entre dos políticos norteamericanos.

    En el pasado reciente, el ahora presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, y el actual mandatario de México, Andrés Manuel López Obrador, han tenido poco contacto, aunque éste ha sido amable y cordial.

    Ambos se conocieron en 2012, cuando López Obrador era precandidato la presidencia por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Biden fungía como vicepresidente de Estados Unidos en el periodo de Barack Obama. Según los testimonios de los presentes, en la reunión hubo química y entendimiento entre las dos partes.

    El encuentro se realizó en privado el 5 de marzo de 2012 en un hotel de la Ciudad de México. Entonces, López Obrador entregó a Biden una carta donde le expuso sus propuestas de Gobierno y le pidió lograr una relación de cooperación para el desarrollo entre México y Estados Unidos, más allá del terreno de seguridad nacional.

    "Puedo atestiguar que se conocieron muy bien, se explicaron el uno al otro. La relación fue de absoluto entendimiento de la posición de ambos y diría que fue tan exitosa esa reunión que fue más allá: acabó en una atmósfera de mucha cordialidad, o lo que sigue de la cordialidad", afirmó el exembajador Héctor Vasconcelos en entrevista con Milenio.

    En la carta, el entonces precandidato de la coalición Movimiento Progresista subrayó que la violencia en México tiene como causa una política económica que benefició solo a una pequeña minoría y generó el desempleo. Por ello, instó a Biden a cambiar el enfoque de lucha contra el crimen por uno basado en la generación de empleos y la cooperación entre ambos pueblos.

    Además pidió el respeto a la soberanía nacional e insistió que la violencia en México se ha originado, en lo fundamental, por la corrupción y por la falta de desarrollo lo que provocó el crecimiento de los flujos migratorios hacia EEUU.

    "Promoveremos la firma de un acuerdo para la aplicación de un programa bilateral orientado a reactivar la economía y a crear empleos en México. Con esto se lograría atender las causas que han dado lugar a la inseguridad, a la violencia y al fenómeno migratorio", se lee en la carta.

    Respecto al tema migratorio, López Obrador pidió a Biden convencer a legisladores y funcionarios del Poder Ejecutivo de Estados Unidos a aprobar una reforma migratoria para regularizar la situación de mexicanos que viven en ese país. Cabe mencionar que una de las propuestas de campaña de Biden es legalizar a 11 millones de migrantes indocumentados de EEUU.

    "En particular, reconozco a usted y a su gobierno, la decisión expresa de no intervenir, bajo ninguna consideración, en los procesos electorales de nuestro país, asunto que solo corresponde resolver, con democracia, absoluta libertad e independencia, al pueblo de México", puntualizó López Obrador.

    El encuentro fue recordado recientemente en el marco de la elección estadounidense. En febrero, durante un debate entre los aspirantes a obtener la candidatura presidencial por el Partido Demócrata, Biden señaló que él era el único de los postulantes que conoció y tuvo la oportunidad de reunirse con López Obrador y con otros expresidentes de México.

    Sin embargo, tras ser declarado ganador de la elección del 3 de noviembre, el presidente de México se abstuvo de felicitar a Biden. Esto ha generado diversas críticas, así como predicciones sobre las consecuencias que esta acción podría tener en la relación bilateral con Estados Unidos.

    Varios especialistas coinciden en que la decisión de López Obrador para no felicitar al presidente electo de la Unión Americana es un fallo diplomático, aunque no anticipan graves consecuencias por eso.

    "Joe Biden no es un político vengativo ni es un político que vaya a tomar represalias y menos en una relación bilateral de la importancia de México y Estados Unidos. Biden no se va a embarcar en una bronca ni va a implementar alguna sanción. Más bien será —si la hay— una represalia muy cosmética y superficial", consideró el analista Héctor Diego Medina en entrevista con Infobae.

    En el mismo sentido, el profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Roberto Carlos Hernández, advirtió recientemente que la relación con el presidente demócrata podría ser más tersa en comparación con lo visto con Donald Trump.

    "Ya no veríamos recurrentemente esto a lo que prácticamente nos acostumbramos en los cuatro años pasados: estos exabruptos, estos berrinches, este mal trato de Trump hacia México y, en general, hacia todo el mundo […]. La relación con Estados Unidos correría, como ha sido la tónica durante muchas décadas, por cauces mucho más institucionales y discrecionales", anticipó en entrevista con El Financiero.

    Sin embargo, otros especialistas como Luis Estrada, director general de SPIN Taller de Comunicación Política, aseveran que la postura de López Obrador podría implicar que México no pueda recuperar la relevancia que ha perdido en la agenda estadounidense.

    "El tiempo que perderá México al no aceptar el resultado todavía, mientras que la transición del equipo de Biden-Harris ya está operando, nos quita influencia, nos quita opinión en lo que pudiera ser una gran oportunidad para que el Gobierno mexicano aportara en esta decisión y pues, simplemente, cuando se lleve a cabo y queramos de alguna forma influir nos van a decir que no", comentó a Infobae.

    Tema:
    Resultados de las elecciones presidenciales en EEUU (135)
    Etiquetas:
    Andrés Manuel López Obrador, Joe Biden, EEUU, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook