En directo
    América del Norte
    URL corto
    Por
    0 131
    Síguenos en

    Emigrar es construir historias de resiliencia cargando un equipaje de recuerdos, es dejar la tierra donde por primera vez abrimos los ojos para andar el camino rumbo a un horizonte que se imagina mejor.  A veces, señalados y otras tantas perseguidos los inmigrantes van jugándose la vida para encontrar un lugar que puedan volver a llamar casa.

    Rodrigo Camarena Escudero llegó a los Estados Unidos siendo aún niño. Como la de muchos inmigrantes su historia se resume en arduo trabajo para superar las problemáticas que esta condición conlleva; hoy se está postulando para representar al Distrito 38 de Brooklyn en el Concejo Municipal y de ser elegido en los próximos comicios sería el primer mexicano migrante que ocupe un cargo público en el estado de Nueva York. "Me estoy postulando porque amo a esta comunidad y conozco el poder de su gente", dice el sitio web del candidato.

    —Como migrante debes haber experimentado diferentes problemáticas que pueden haber ido desde conflictos adaptativos hasta raciales. Cuéntame un poco de tu experiencia.

    —Llegué a EEUU a los cuatro años para vivir en Virginia, donde no había muchos migrantes de México.

    Rodrigo Camarena Escudero
    © Foto : Rodrigo Camarena Escudero
    Rodrigo Camarena Escudero
    Esta área era poco cosmopolita y poco familiarizada con el fenómeno migratorio. Como niño era el raro y también sufrí algunas discriminaciones casuales pero latentes. También sufrí otras mucho más obvias cuando salíamos de viaje y regresábamos a Estados Unidos después de visitar familia, no había una sola vez que no nos interrogaran los agentes migratorios a niveles bastante incómodos a pesar de ser residentes.

    En varios momentos me sentí bastante incómodo, como un  extraño que debía tener vergüenza por ser de otro país o tener padres que hablaban otro idioma. 

    —¿Cómo fue que iniciaste la carrera de activismo social y servicio comunitario que desembocaría en tu actual proyección política.

    —Empecé a trabajar con un grupo llamado Organizacion Mixteca, que se dedica a apoyar a migrantes recién llegados del mundo hispanohablante, ahí encontré una comunidad que me recordaba mucho a mi familia y el país donde nací.

    Eventualmente me convertí en el director ejecutivo de Mixteca, me involucré en la junta directiva y esa experiencia me introdujo a lo que hago hoy en día. Actualmente dirijo una Red nacional de defensores de migrantes. Mi experiencia como migrante sumada al trabajo y la convicción de que el cambio social puede suceder a los niveles más pequeños me ha inspirado a postularme como candidato al Consejo municipal para representar el distrito 38 de Brooklyn. Para mí es uno de los distritos más emblemáticos de Nueva York, pues contiene una de las concentraciones más altas de mexicanos y personas migrantes de centro y sur América.


    —Viviendo tan de cerca estas experiencias como inmigrante, aunadas a las circunstancias político-económicas actuales y tu visión como miembro activo del sector. ¿Cuáles consideras que son las principales problemáticas migratorias de Estados Unidos? 

    —Estamos viviendo un momento donde todo tipo de migración está siendo atacada o anulada. Este país cuenta con muchos mecanismos para poder migrar y políticas que apoyan a personas que son sobrevivientes de una tragedia, programas para trabajar, buscar residencia y eventualmente ciudadanía. Actualmente todo esto corre el riesgo de ser suspendido; vemos los horrores de la frontera y los horrores de los niños enjaulados, que son crímenes contra la humanidad que eventualmente tendrá que reconocer este país. Esto crea un contexto bastante violento y alarmante para la gente que no sabe cuánto tiempo le queda aquí o en qué momento habrá algún cambio en la ley que facilite su expulsión por parte del gobierno.

    —Todos sabemos que Nueva York es una ciudad cosmopolita donde confluye la multicultural pero; ¿cuál es la realidad migratoria que persiste en el contexto actual y qué problemas consideras deberían ser atendidos relacionados con la migración?

    —Nueva York tiene una tradición pro migratoria y por mucho tiempo fue considerada una ciudad santuario de la diversidad, sin embargo, lo que se ha visto desde que Donald Trump asumió el poder es que la confianza y la seguridad que se podía tener como migrante está desgastada y desapareciendo.

    No creo que haya un migrante en esta ciudad que se sienta hoy día en un santuario. Se están viniendo ataques de la fuerza migratoria casi a diario, tal vez por tema electoral. También se ve al departamento de policía de Nueva York colaborando o al menos permitiendo que las fuerzas migratorias tengan presencia directa en la comunidad.

    Ha habido varios casos recientes donde agentes migratorios se identifican como del departamento de policía. En una ocasión vimos que usaban chalecos del NYPD. Su forma de operar es llegar de madrugada, identificarse como policías exigiendo hablar con alguien y en cuanto se abre la puerta entran por la fuerza buscando e interrogando migrantes.

    Este tipo de ataques suceden de manera muy regular, creando un sentimiento de inseguridad en la comunidad, en un momento en el que los migrantes dependen de servicios sociales y públicos.

    ​La pandemia y la crisis económica nos ha impactado a todos pero principalmente a comunidades de color y específicamente a indocumentados, ya que muchos de los lugares donde estas comunidades trabajaban han quebrado.

    Pero además, porque no pudieron tener acceso al estímulo federal económico que se le dió a todo ciudadano americano, miles, quizás millones de personas quedaron fuera de estos programas y eso crea necesidades aún más urgentes, entre pobreza, enfermedad, desempleo, sin la confianza de acercarse a servicios públicos por temor a ser deportados o puestos en la mira de autoridades migratorias. 

    Relacionado a estos temas está la problemática de salud, física y mental. Creo que ha habido un trauma por parte de mucha gente, especialmente desde que Trump entró a la oficina, donde niños ven a sus padres frustrados y asisten a la escuela con temor. Padres que no pueden atender sus necesidades en servicios sociales y todo esto desenlaza en una acentuación de problemática sanitaria e inequidad de atención médica sobre la que aún no alcanzamos a ver todas las consecuencias.

    —Desde que Trump  fue electo ha tenido una postura de mano dura hacia los migrantes y principalmente hacia los mexicanos. ¿Qué opinas de sus políticas migratorias?

    —Trump definió su postura en contra de la migración y específicamente en contra de los inmigrantes mexicanos, desde cuándo nos llamó criminales y violadores, hasta su eslogan más famoso "que levanten el Muro". Su campaña está basada en un discurso de odio y discriminación. Gracias a eso pudo llamar la atención y entrar en discusión con muchos grupos que no se sentían escuchados por otros gobiernos y a la vez se identifican con su retórica antiinmigrante. 

    —En contraparte: ¿qué opinas de las propuestas sobre políticas migratorias de Joe Biden?

    —Tanto en las políticas migratorias, como retórica y postura general hacia los migrantes me parecen como el día y la noche. Trump odia a los migrantes, está en oposición a nosotros independientemente de que el tema sea asilo, residencia o ciudadanía; tiene un enfoque racista y anti musulman.

    ​Para mí, Biden claramente no tiene esa postura, él se ha comprometido a detener las  deportaciones durante sus primeros 100 días de mandato y me parece que su campaña está interesada en una reforma comprensiva migratoria que es lo que muchos hemos querido por varios años.

    —Cuando Biden fue vicepresidente en la administración de Obama se deportaron cerca de 3 millones de personas. Aún cuando Trump tiene un discurso mucho más agresivo contra los migrantes en su administración se han deportado menos de 1 millón de personas. De ser electo presidente, ¿crees que Joe Biden vaya a enfrentar la problemática migratoria en una manera distinta a como lo hizo en la vicepresidencia?

    —A Obama se le conoció como el deportador en jefe y obviamente Biden fue parte de esa Administración, se le tendría que preguntar a él sobre su apoyo o rechazo acerca de esas políticas.

    Lo importante viendo hacia adelante es que le vamos exigir, conociendo su historial político y su rol en la presidencia de Obama, las peticiones que estamos haciendo incluyen moratorios en deportaciones e introducir un plan para cambiar la política migratoria de Estados Unidos y al parecer, está dando seguimiento a estas exigencias y propondrá algo durante sus primeros cien días, pienso que a Biden le interesa la gente y se ha rodeado de colaboradores que lo llevaran hacia políticas más progresistas. 

    —Todas tus iniciativas se resumen en lograr un Nueva York para todos; cuéntame qué es lo que piensas hacer para que esto suceda y las políticas que planeas implementar en caso de resultar electo.

    —Nueva York está definido de muchas maneras por mucha gente distinta con las problemáticas que se viven en cualquier gran ciudad, pero creo que si le preguntas a personas de clase trabajadora descubrirás que la vida es más difícil, cada día, es más difícil pagar la renta, más difícil tener un trabajo que pague bien y dónde se vea  el crecimiento, o que los niños tengan una educación de calidad

    Por otro lado también existe otra clase de experiencia en Nueva York, de gente que la vive como una sociedad próspera, dónde se puede ganar mucho dinero y se puede vivir en una torre en Manhattan con toda la comodidad del mundo. Cuando hablo de un Nueva York para todos es reconciliar estas polaridades y crear una ciudad donde las personas que vivan en mi distrito no sientan falta de apoyo o exclusiones. 

    Antes que nada tenemos que atender esta crisis económica, de violencia policiaca y de salud. Eso es algo que el próximo alcalde y el próximo consejo municipal deberán seguir atendiendo, además de estas problemáticas de atención inmediata hay cambios de largo plazo que tenemos que generar como ciudad y como estado, sobre problemáticas que se ignoraron por muchos años y han hecho que esta crisis impacte de una manera más profunda en nuestra sociedad.

    El enfoque principal en esto es el tema de vivienda. En Nueva York por muchos años la mayoría de los inquilinos han pagado casi más de 1/3 de su salario, por esto la mayoría de los inquilinos sufren sobrerenta. Aquí es muy difícil que alguien con un trabajo de salario mínimo pueda comprar un hogar o pagar la renta.

    La solución para poder controlar los precios es defender y proteger las viviendas públicas que ya existen, pues aunque mucha gente lo ignora, Nueva York tiene casi 1 millón de departamentos en donde la renta es controlada, además de contar con el sistema de vivienda pública más grande del país.

    ​Por otro lado también tenemos un problema de falta de planeación en la ciudad, me refiero a un plan que diga: en los siguientes 20 años Nueva York requiere cierto número de escuelas y esas escuelas van a estar en determinado vecindario en una época específica y serán acompañadas por determinado número de viviendas públicas, hospitales, parques etc... Esta situación permite que desarrolladores privados lleguen a comunidades para construir departamentos de lujo en vecindarios de clase trabajadora, y como las leyes actuales son muy débiles aunado a la falta de plan de ciudad se salen con la suya, encareciendo de esta manera la zona y desplazando a las comunidades que se encontraban ahí.

    Nueva York requiere un plan de ciudad comprensivo y basado en la justicia económica, racial y ambiental.

    —Para lograr todas estas transformaciones, ¿cuáles serían tus primeras acciones como consejero municipal del distrito 38? 

    —Vamos a tener que cambiar la constitución de la ciudad para exigir que haya un plan de ciudad. Tendremos que trabajar un presupuesto donde no se inviertan los 6 billones de dólares que actualmente se invierten en el departamento policial y reducir ese presupuesto al menos por la mitad para invertir ese dinero en servicios sociales, educación y vivienda para personas que las necesitan.

    ​Vamos a trabajar como Consejo Municipal en Educación y Cuidado Infantil para que toda persona que quiera trabajar y que busque cuidado infantil lo tenga de manera gratuita o a muy bajo costo. Va a ser un trabajo de coalición el que tenemos que llevar como nuevo Consejo Municipal y entrar al gobierno con una postura radical y unida para poder transformar esta ciudad. 

    —¿Cómo te sientes de ser un inmigrante mexicano de nacimiento, con la posibilidad de generar un cambio en la ciudad que vive desde un cargo público en EEUU?

    —Sería el primer consejero electo en el estado nacido en México, así que me da mucho orgullo porque obviamente es una manera de representar al país que me dió mi primera nacionalidad y a una comunidad que no se había visto representada en el gobierno hasta recientes fechas, esta campaña es una oportunidad de hablar con mucha gente y escuchar lo que quieren para ellos y sus familias, al mismo tiempo de pensar cómo puedo tomar esas visiones particulares y crear una visión para todos alineándonos en las metas de una ciudad que sea para todos. 

    —¿Te gustaría dar continuidad a una carrera política independientemente del resultado de las próximas elecciones?

    —He trabajado en muchas cosas, activista, organizador comunitario, colaborando para las ciudad y en asuntos de tecnología. Esta es solo una  manera de ayudar a la gente pero hay muchas formas de hacerlo, así que veremos qué tal nos va. 

    —Si pudieras cambiar una sola de las políticas migratorias en los Estados Unidos ¿cuál sería?

    —Eliminaría las leyes que hay actualmente sobre la migración y me enfocaría en crear una política que asuma el movimiento libre de las personas entre países.

    —¿Eliminar las fronteras?

    —Quizás sí, exactamente.

    Etiquetas:
    inmigrantes, México, EEUU, justicia, migrantes
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook