En directo
    América del Norte
    URL corto
    0 22
    Síguenos en

    El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, indicó que el conflicto por la entrega de agua de las presas ubicadas en el estado de Chihuahua ha puesto en riesgo la buena relación que existe entre su Gobierno y Estados Unidos.

    "No queremos que haya represalia por no cumplir con un convenio, y esto no lo entendieron las autoridades de Chihuahua. Se puso por delante el interés partidista, porque vienen elecciones de Chihuahua y quisieron agarrar esto de bandera para sacar raja electoral, raja política", acusó.

    Este 2 de octubre acudió al estado fronterizo a fin de inaugurar una clínica en Ciudad Juárez. Al respecto mencionó que, debido a la postura del gobierno chihuahuense, decidió no invitar a las autoridades locales a acompañarlo a ese evento.

    "Voy a inaugurar unas obras del Gobierno federal en Ciudad Juárez. No estoy invitando a autoridades y mucho menos a actores políticos, porque existe en Chihuahua una situación muy especial con los del agua. Como las autoridades de Chihuahua y algunos grupos y partidos no decidieron apoyar para cumplir el convenio que se tiene con Estados Unidos sobre la entrega del agua, no quiero verme envuelto en esta disputa y no quiero verme usado", explicó.

    Del mismo modo, López Obrador dijo que su relación con el gobernador chihuahuense, Javier Corral, no es buena, por lo que descartó reunirse con él durante su visita a ese estado.

    "No es buena la relación [con Javier Corral]. Entonces no tiene ahora caso que se dé esta reunión porque nos han ofendido", comentó.

    El Gobierno de México debe entregar 289 millones de metros cúbicos de agua a Estados Unidos como parte de un tratado firmado entre ambos países desde 1944. El país latinoamericano tiene hasta el 24 de octubre para cumplir ese convenio, explicó Blanca Jiménez, directora de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) el 25 de septiembre.

    Sin embargo, los productores agropecuarios de Chihuahua han manifestado la necesidad de que las presas del estado conserven el agua para sus propios cultivos, debido a que vienen de una época de sequía. Los desacuerdos han generado protestas, e incluso un enfrentamiento de ese grupo con elementos de la Guardia Nacional.

    El 25 de septiembre, Andrés Manuel López Obrador aseguró que no tenía comunicación con Javier Corral sobre el conflicto por el agua. Esto, según el subsecretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Ricardo Mejía, se debía a que el mandatario de Chihuahua accedió a colaborar con las autoridades federales en un plan para evaluar el escurrimiento y extracción en las presas locales, pero más adelante rompió el acuerdo.

    Por su parte, Javier Corral atribuyó a una grave omisión de funcionarios de la Conagua la tensión que ha generado el pago del agua exigido por Estados Unidos. Asimismo, aseguró que su entidad ha cumplido con sus aportaciones del líquido, a pesar de la sequía que ha afectado a una gran parte del estado.

    "Lo que propusimos es que el Gobierno federal echara mano de los almacenamientos que tiene tanto en la presa internacional [sin especificar] como en otras presas, que es finalmente lo que van a hacer. Nada más que querían que Chihuahua pagara todo lo que se debe del tratado, lo que era un abuso, una arbitrariedad. Y, como se empecinaron en eso, ahora nos están echando la caballería encima… deslegitimaron la movilización de agricultores en torno al agua", denunció en entrevista con El Universal.

    Etiquetas:
    EEUU, Chihuahua, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook