En directo
    América del Norte
    URL corto
    0 03
    Síguenos en

    WASHINGTON (Sputnik) — El fiscal general de Kentucky, Daniel Cameron, anunció que el uso fatal de la fuerza por parte de dos agentes de policía contra Breonna Taylor, una mujer negra de 26 años, estaba justificado y no se presentarán cargos penales contra ellos.

    "Si bien hay seis posibles cargos de homicidio bajo la ley de Kentucky, estos cargos no son aplicables a los hechos que tenemos ante nosotros porque nuestra investigación mostró y el gran jurado estuvo de acuerdo en que [el oficial Jonathan] Mattingly y [el detective Myles] Cosgrove estaban justificados en su devolución de fuego después de haber sido atacado por [el novio de Taylor] Kenneth Walker", dijo Cameron.

    Cameron dijo que esta justificación prohíbe a su oficina presentar cargos penales contra los agentes de policía en relación con la muerte de Taylor.

    Además, Cameron dijo que la evidencia muestra que los agentes tocaron y anunciaron su presencia en el apartamento de Taylor cuando cumplieron su orden judicial.

    Cameron dijo que la orden no se cumplió como una orden de no golpear como se informó inicialmente.

    El fiascal dijo que Walker disparó contra Mattingly y Cosgrove cuando entraron en el apartamento.

    Mattingly, quien recibió un disparo en la pierna de Walker, disparó seis tiros y Cosgrove hizo 16 tiros, dijo Cameron.

    Un total de seis balas alcanzaron a Taylor y, según la evidencia médica, solo un disparo fue fatal, dijo Cameron.

    Un gran jurado de EEUU en el condado de Jefferson, Kentucky, acusó al exoficial de policía Brett Hankison de tres cargos de peligro injustificado en primer grado después de que los disparos que realizó durante la redada policial del apartamento de Taylor entraron en un apartamento de al lado y pusieron en grave peligro a los tres residentes adentro.

    Se emitió una orden de arresto contra Hankison y su fianza se fijará en 15.000 dólares y se enfrenta a hasta 15 años de prisión si es declarado culpable.

    Cameron dijo que el FBI continúa su investigación sobre posibles violaciones bajo la ley federal.

    Taylor murió cuando los oficiales de policía ejecutaron una orden de registro de drogas y su novio presuntamente disparó un primer tiro por temor a que los entrantes fueran ladrones.

    El disparo provocó que los cuatro agentes de policía lanzaran una lluvia de balas contra la casa, alcanzando a Taylor seis veces.

    Desde entonces, activistas, celebridades y manifestantes se han propuesto mantener su nombre en el ciclo de noticias y pedir justicia por su muerte.

    El alcalde de Louisville, Greg Fischer, anunció la semana pasada que la ciudad pagará 12 millones de dólares a la familia de Taylor como parte de un acuerdo por su muerte.

    Etiquetas:
    violencia policial, Kentucky, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook