En directo
    América del Norte
    URL corto
    Por
    0 60
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Pedaleo contra bloqueo. Esa fue la idea del cubanoamericano Carlos Lazo para atraer la atención de la sociedad estadounidense y pedirle al presidente de EEUU, Donald Trump, que elimine el embargo y otras sanciones contra su país de origen, Cuba.

    Tras recorrer 5.000 kilómetros en bicicleta desde la ciudad de Seattle a Washington D.C., el profesor Lazo relató a Sputnik detalles de esta travesía de amor.

    En sus marcas...

    Todo empezó como un sueño, cuenta, mientras veía una película de Michael Moore que hablaba de los cambios, y relataba cómo la sociedad norteamericana pasó del rechazo a la aceptación del matrimonio del mismo sexo en poco tiempo.

    "Pensé que eso mismo podía pasar con el embargo a Cuba y le dije a mis hijos, 'nosotros vamos a quitar el bloqueo'".

    No tuvo que convencerlos mucho. Inmediatamente empezaron a entrenar y dos sobrinos se sumaron al grupo. Lo más complicado fue conseguir la parte logística y buscar fondos.

    Сaravana encabezada por Carlos Lazo, el profesor cubanoamericano
    © Sputnik / Alain L. Gutiérrez Almeida
    Сaravana encabezada por Carlos Lazo, el profesor cubanoamericano

    "No teníamos mucho dinero, pero con un préstamo compramos una 'guagüita' [autobús] vieja del año 94 y las bicicletas de los muchachos, que son caras. Lo gracioso es que esas se han roto y a la mía, que es vieja, no le ha pasado nada", refiere.

    Varias personas los apoyaron en esa etapa. Un diseñador que vive en Cuba hizo gratis los diseños de los carteles, cuenta.

    "Mi meta era hacer a diario por lo menos 65-70 km. Un mes en la carretera, cinco personas, la comida, el combustible, sumaban casi 10.000 dólares. Yo quería hacer el esfuerzo solo, pero no podía y tuve que hacer una recogida de fondos."

    No obstante, para iniciar el crowdfunding hubo que esperar a salir "para que no hubiera un intento organizado de descarrilar todo", explica.

    Razones no le faltaban. No han sido pocos los insultos y amenazas recibidos por parte del ala más radical del exilio cubano, que no ve con buenos ojos esta y otras iniciativas anteriores emprendidas por Lazo para acercar a los pueblos de Cuba y Estados Unidos.

    "Teníamos fecha de inicio para el 18 de julio, pero decidí adelantarlo como 10 días porque muchas personas ya lo sabían y temía que se filtrara la información antes de nosotros dar la noticia", cuenta.

    El camino

    Desde el pasado 11 de julio, Lazo recorrió más de 5.000 kilómetros en bicicleta junto a sus dos hijos, Carlos Rafael y Carlos Manuel, y dos sobrinos, Abel Martínez y Javier Marú.

    • Сaravana encabezada por Carlos Lazo, el profesor cubanoamericano
      Сaravana encabezada por Carlos Lazo, el profesor cubanoamericano
      © Sputnik / Alain L. Gutiérrez Almeida
    • Carlos Lazo, el profesor cubanoamericano
      Carlos Lazo, el profesor cubanoamericano
      © Sputnik / Alain L. Gutiérrez Almeida
    • Сaravana encabezada por Carlos Lazo, el profesor cubanoamericano
      Сaravana encabezada por Carlos Lazo, el profesor cubanoamericano
      © Sputnik / Alain L. Gutiérrez Almeida
    1 / 3
    © Sputnik / Alain L. Gutiérrez Almeida
    Сaravana encabezada por Carlos Lazo, el profesor cubanoamericano

    La ruta se inició en la ciudad de Seattle (noroeste), donde reside, e incluyó los estados de Montana, Minneapolis, North Dakota, Minnesota, Wisconsin, Illinois, Indiana, Ohio, Pensilvania y Maryland, hasta llegar el 5 de agosto a Washington D.C.

    Pero no pedalearon solos. A la iniciativa se han sumado cientos de personas en más de 10 países, que junto a ellos han montado sus bicicletas para extender este puente, así como cientos de miles de seguidores.

    "Ha sido una tarea difícil pero linda también, al saber que hay tanta gente por el mundo que pedalea junto a nosotros por esta causa de amor", afirma.

    El mayor saldo, a juicio de Lazo, es el interés encontrado en el propio pueblo norteamericano a medida que iban atravesando el territorio del país.

    "No me imaginaba que fuera a tener tanto apoyo de la gente. Llegábamos a los pueblos y cuando les explicábamos lo que estamos haciendo, nos cambiaban las gomas gratis, nos ofrecían ayuda. Hasta en celebridades nos hemos convertido, nos dicen que se quieren tirar fotos con nosotros y publicarlas en su Instagram".

    Lazo destaca especialmente el apoyo de gran parte de la comunidad cubana residente en ese país.

    "Ha sido muy bonita la solidaridad de los cubanos, hemos llegado a estados en los que muchos cubanos nos han ayudado a abrir puertas, nos han ofrecido una mano amiga y han colaborado con fondos para nuestro viaje", cuenta.

    "A veces he estado ahogándome de cansancio, de agotamiento y he hecho una directa y se han conectado 300 cubanos y me han dado ánimos y me han dicho 'profe, siga adelante'", relata Lazo.

    Pero tampoco han faltado amenazas de extremistas que desde un inicio han intentado boicotear el proyecto, explica.

    Durante todo el viaje, Lazo hizo paradas para conceder entrevistas a la prensa, así como para realizar conversatorios en escuelas, asociaciones, e iglesias. También se ha reunido con distintas figuras políticas a las que ha explicado sus puntos de vista.

    "Hemos tenido contacto con dos congresistas, la demócrata Barbara Lee y el republicano Tom Emmer, representante de Minnesota", dijo.

    La meta

    "Le traemos al presidente Trump las voces y el clamor de cubanos, norteamericanos y gente de todo el mundo que piden que se creen puentes de amor entre Estados Unidos y Cuba y que se levanten las sanciones al pueblo cubano" dijo Lazo a Sputnik al arribar junto a sus compañeros de viaje, este miércoles 5 de agosto.

    Desde su cuenta The Path of Hope (El camino de la esperanza) tuitearon a Trump: "Estamos aquí, presidente, en las afueras de la Casa Blanca, esperando. Hemos recorrido 3.200 millas en nuestras bicicletas a través de EEUU. Escuche el grito de cubanos, cubanoamericanos y personas de todo el mundo. ¡Levante el embargo!", pero hasta ahora no han recibido respuesta alguna.

    Tras la llegada se reunieron con grupos de cubanos "a favor de levantar sanciones contra nuestra gente", así como con norteamericanos, entre ellos representantes de políticos.

    "No sé si el presidente hará algo, pero sí sé que miles de personas alrededor del mundo van a seguir intentando cambiar el actual estado de cosas. La tarea de construir puentes de amor no es de un presidente, sino de los que les tenemos que pedir cuentas a los que nos gobiernan", aseguró Lazo.

    "Ojalá esto sea al menos un eslabón en esta cadena del progreso humano, de nuestros pueblos, si no podemos decir que logramos quitar el embargo, por lo menos que sea un paso intermedio en ese camino. No me cabe la menor duda de que seremos parte de eso y de que nuestros países tengan una relación más humana", afirmó.

    El futuro

    Lazo, quien emigró de manera ilegal a EEUU en 1991, actualmente es profesor de la escuela North Creek High School, de Bothell, Seattle, en el estado de Washington (noroeste de EEUU).

    Carlos Lazo, el profesor cubanoamericano
    © Sputnik / Alain L. Gutiérrez Almeida
    Carlos Lazo, el profesor cubanoamericano

    Al comienzo de la pandemia del COVID-19, el educador dirigió una carta al presidente Trump pidiéndole que levantara las sanciones contra Cuba porque dificultan o impiden a la isla adquirir equipos médicos, alimentos y medicinas, a través de una petición hecha pública en las plataformas online Change.org y Avaaz.org y que recibió el apoyo de decenas de miles de personas.

    Pero el 'profe' es conocido sobre todo por su proyecto Fábrica de Sueños, con el que en varias oportunidades ha viajado a Cuba con sus alumnos estadounidenses, para mostrarles la realidad que se vive en la isla e intercambiar con los jóvenes cubanos.

    Carlos Lazo, el profesor cubanoamericano
    © Sputnik / Alain L. Gutiérrez Almeida
    Carlos Lazo, el profesor cubanoamericano

    Justamente el impacto que puede tener su trabajo en las nuevas generaciones es de las prioridades de Lazo, quien en este viaje pudo comprobarlo una vez más.

    "José Martí dijo que subir montañas hermana hombres y yo siento que me he unido más a mis hijos, a mis sobrinos, que hemos descubierto muchas cosas bonitas en este esfuerzo y ellos están haciendo esto por una causa de amor. Eso me da tantas esperanzas, pues a veces pensamos que los jóvenes están en la bobería, con el teléfono y que no se preocupan por cosas trascendentales y que afectan a sus pueblos, y ver a estos jóvenes, que viven en EEUU y se sienten parte de la historia, que se sienten que están haciendo historia, es tremendo", concluyó.

    Etiquetas:
    embargo, bloqueo económico, carrera, política, relaciones, EEUU, Cuba
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook