En directo
    América del Norte
    URL corto
    0 02
    Síguenos en

    La muerte de George Floyd puso sobre la mesa el problema del racismo estructural e institucional en Estados Unidos y el mundo entero. Cuando se conoció el caso de Robert Williams, un hombre afroamericano que fue preso injustamente por un reconocimiento facial erróneo en el país, comenzó un nuevo debate sobre el racismo en el sistema informático.

    El hecho había ocurrido en enero de 2020, pero no había sido público hasta fines de junio. Robert Julian-Borchak Williams, ciudadano afroamericano de la ciudad de Detroit en el estado de Michigan (norte de Estados Unidos), se encontraba trabajando cuando recibió una llamada del departamento de Policía local para solicitarle que se acercase a la estación porque iba a ser arrestado. 

    Aunque al principio pensó que se trataba de una broma, el hombre hizo lo que le pidieron. Fue esposado frente a su esposa y sus dos hijas por un agente que no contestó a su pregunta de por qué estaba siendo arrestado. Solo sostenía un papel que rezaba "orden de delito grave" y "hurto", según consignó el New York Times. Cuando su esposa preguntó a dónde lo llevaban, el oficial le indicó que lo "googleara".

    Williams fue llevado a un centro de detención donde tomaron su foto, huellas digitales y una muestra de ADN. Allí pasó la noche, y no fue hasta el otro día cuando, finalmente, pudo saber por qué estaba preso. 

    En un sala de interrogatorio, y con tres hojas de papel boca abajo frente a él, contestó las preguntas de dos detectives. "¿Cuándo fue la última vez que fue a la tienda Shinola", preguntó uno de ellos. Se refería a una tienda local tipo boutique que vende relojes y bicicletas. 

    Williams contestó que había sido en 2014, cuando el establecimiento recién había abierto en su ciudad, y que lo había visitado junto a su esposa. El oficial dio vuelta la primera hoja, que mostraba la figura de un hombre afroamericano parado sobre la vidriera de relojes de la tienda, responsable de haber robado 3.800 dólares en relojes. 

    Luego, dio vuelta la segunda hoja, y le preguntó si ese hombre era él. Era un close up de la imagen del rostro de la primera fotografía. "No, no soy yo. ¿Cree que todos los hombres negros nos vemos igual?", espetó Williams. 

    La tercera hoja tenía una foto del hombre de Shinola junto a la foto de la licencia de conducir de Williams, quien debió insistir en que no se trataba de la misma persona. "Creo que la computadora se equivocó", le dijo uno de los detectives al otro. Williams continuó retenido 30 horas más y debió pagar una fianza de 1.000 dólares para ser finalmente liberado. 

    La tecnología de reconocimiento facial

    En 2019, un asistente de jefe de Policía de Detroit habló sobre la tecnología de identificación facial utilizada habitualmente en Estados Unidos y aseguró que hay varios casos de falsos positivos en población afroamericana y que están "bien documentados", y aseguró que eso lo "preocupa como hombre afroamericano", según recogió el medio de prensa. 

    La base de datos de la policía de Michigan utiliza software de las compañías NEC y Rank One Computing. Ambas compañías fueron incluidas en un estudio federal que estudió los algoritmos utilizados en más de 100 sistemas de reconocimiento facial. Los resultados mostraron que en casos de personas asiáticas y negras, el margen de error es de 10 a 100 veces mayor al de personas blancas. 

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook