En directo
    América del Norte
    URL corto
    Por
    1464
    Síguenos en

    La extracción de agua de la presa Luis L. León, conocida como 'El Granero', en el estado mexicano de Chihuahua, ha provocado protestas de los agricultores locales, quienes acusan que esta acción pone en riesgo las cosechas y ganado de los municipios aledaños.

    Agrupados en la Asociación de Usuarios de Riego del Estado de Chihuahua (AURECH), productores agropecuarios de las localidades de Camargo, Aldama, Ojinaga, Coyame y Manuel Benavides han organizado bloqueos y protestas para expresar su desacuerdo con la extracción de 75 millones de metros cúbicos de El Granero para cumplir con el Tratado Internacional de Aguas suscrito entre los Gobiernos de México y Estados Unidos en 1944.

    En ese acuerdo se establecieron los derechos de cada país sobre las aguas de los ríos Tijuana, Colorado y Bravo, para lo cual se asignaron ciertos volúmenes garantizados a cada país. Según la Comisión Nacional del Agua (Conagua), durante el quinquenio 2010-2015 México cerró con un adeudo, por lo que está obligado a entregar los volúmenes completos de ese y el actual ciclo (2015-2020) a Estados Unidos a más tardar en octubre de este año.

    Con ese fin, funcionarios estatales de Conagua y el delegado federal en Chihuahua, Juan Carlos Loera, se reunieron con representantes de la AURECH para negociar un acuerdo de extracción del agua. Sin embargo, los agricultores han señalado que la extracción llevaría al abatimiento de la presa El Granero, lo cual implicaría dejarlos sin agua para el resto del ciclo agrícola de este año.

    En entrevista con Sputnik, Salvador Alcántar, presidente de la AURECH, denunció que a lo largo de la historia del acuerdo entre Estados Unidos y México nunca se ha tenido que pagar por adelantado ninguno de los volúmenes de agua a Washington. También mencionó que durante los últimos meses las autoridades federales han abierto las presas en Chihuahua sin revelar el destino del agua extraída de esos lugares.

    "Cuando se empezaron a hacer los planes de riego para el ciclo agrícola 2020, en ese momento empezaron a extraer de la presa El Granero 130 millones de metros cúbicos. Después, a la presa Venustiano Carranza le extraen 100 millones y, posteriormente, a la presa Marte R. Gómez le extraen 150 millones. Estamos hablando de un volumen de 380 millones de metros cúbicos que, al hacerle un cuestionamiento a Conagua de dónde estaban esos volúmenes y cuánta agua era para el pago del tratado, vimos que únicamente se habían aportado 24 millones. Andan volando alrededor de 356 millones de metros cúbicos de agua. En algo tuvieron que darle uso a ese volumen y nadie ha salido a darnos una contestación", acusó.

    Conagua ha asegurado que la decisión de incrementar el volumen de extracción no implica un riesgo a las actividades agrícolas. No obstante, las protestas se han incrementado en los últimos días. Todo inició el 7 de junio, cuando un contingente de miembros de la AURECH bloqueó el Puente Internacional entre Presidio, Texas, y Ojinaga.

    El 9 de junio, los agricultores protestaron frente a la presidencia municipal de Ojinaga, donde sitiaron en la presidencia municipal a Juan Carlos Loera. Ahí el delegado federal fue agredido, al tiempo que dos vehículos donde viajaban él y otros funcionarios federales fueron volcados y quemados.

    Sobre los hechos, Salvador Alcántar resaltó que mucha gente está molesta por las acciones que ha tomado el Gobierno federal para el uso de los recursos hídricos de la zona centro-sur de Chihuahua. Asimismo, cuestionó la capacidad de negociación de Juan Carlos Loera, quien ha sido señalado por entablar discusiones con la población, en vez de debatir el problema.

    "Ahorita la gente está muy sensible por tanto atropello que han sentido los agricultores, desde diciembre a la fecha. [Desde entonces] empiezan a hacer propuestas para extraer 1000 millones de metros cúbicos de una de las presas de aquí. Si en ese momento no nos hubiéramos opuesto, ahorita tendríamos problemas por la disponibilidad del agua. Es un atropello tras otro. […]. Cada vez que vamos a tener una reunión con personal capaz de tomar decisiones a nivel nacional, sucede algo. Tenemos las minutas que hemos firmado para continuar en las mesas de trabajo e inmediatamente las violentan. Prácticamente nos han traicionado todas las veces", lamentó.

    Ante la escalada de las protestas en Ojinaga, el presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró que la extracción de agua se debe al acuerdo que existe entre México y Estados Unidos desde 1944. Del mismo modo, sugirió que estas manifestaciones tienen un interés político-electoral.

    "Si no cumplimos con ese compromiso, pues hay sanciones en donde salen perjudicados los mismos productores, porque si nos cierran la frontera o hay aranceles porque no se cumple con un tratado internacional, pues eso nos afecta. Pero como hay elecciones en Chihuahua, ahí andan aprovechándose de la circunstancia", comentó.

    A su vez, el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, indicó que no se opondrá a decisión de las autoridades federales para extraer agua de la presa Luis L. León y entregarla a Estados Unidos. No obstante, prometió que estará al pendiente de que esa acción no afecte a los productores agrícolas y ganaderos de su entidad.

    Por otra parte, Corral apuntó que este conflicto surge de la falta de interés del Gobierno para desarrollar infraestructura en Chihuahua, particularmente para el almacenamiento y distribución de agua en esa región.

    "Siendo Chihuahua uno de los principales tributarios a través del afluente del Río Conchos, no se ha ni siquiera cuidado fortalecer al estado en infraestructura, en el revestimiento de acequias, en el mejoramiento de sistemas de medición, en la modernización de sus presas o en el desazolve. Chihuahua pone más del 50% de la cuota del tratado y luego quieren también que sigamos poniendo más, debido a los malos manejos que han hecho de las presas internacionales y a errores que viene arrastrando la Conagua de hace varios años", indicó el gobernador.

    Salvador Alcántar indicó que la AURECH ha solicitado en varias ocasiones sentarse directamente con las autoridades federales, particularmente con la Secretaria de Relaciones Exteriores, a fin de conocer el requerimiento de Washington hacia México para la entrega de agua correspondiente al quinquenio 2015-2020. En todos los casos afirma no haber recibido respuesta.

    Ante esto, el líder de la AURECH advirtió sobre las consecuencias que podría acarrear la continuación de los planes para extraer agua de la presa El Granero.

    "Estamos hablando que, a finales de julio, con el volumen de extracción que están llevando actualmente, en ese momento la presa prácticamente va a estar abatida. Aquí los temporales lluviosos se inician a mediados de julio, principios de agosto, pero las que suman volúmenes para almacenarse es en el mes de septiembre. Prácticamente el ciclo agrícola del estado va a estar sufriendo un estrés hídrico muy fuerte. La consecuencia es que van a abatir una de las presas y, si no llueve, en poco tiempo toda esta región se convertirá en lo que es, un verdadero desierto", alertó.

    Etiquetas:
    Chihuahua, México, sequía, agua
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook