En directo
    América del Norte
    URL corto
    Por
    0 10
    Síguenos en

    Desde el 1 de junio, en México dio paso a la reapertura de un conjunto de actividades económicas específicas: la minería, la construcción y la fabricación de equipos de transporte, donde se incluyen el sector automotriz, camiones, industria aeroespacial y autopartes.

    A partir de la misma fecha también se estableció la posibilidad de que otras empresas puedan reanudar sus labores con base en un sistema de semáforo de riesgo epidemiológico estatal o municipal. Con ello, las autoridades a ese nivel podrán autorizar la reactivación del resto de actividades económicas, laborales, escolares y sociales.

    "Volver a la nueva normalidad no quiere decir como antes, no quiere decir salir a la calle. Que quede clarísimo: no es que a las cero horas del 1 de junio ya se puede salir a la calle a las actividades normales. Tampoco es que comercios, negocios, empresas pueden abrir, no", manifestó sobre el tema el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

    Asimismo, López-Gatell mencionó que los estados podrán implementar medidas adicionales a las determinadas por el semáforo de riesgo para restringir la movilidad en el espacio público, aunque ninguna de ellas podrá ir en sentido contrario a las recomendaciones de las autoridades federales.

    Hasta ahora, el Gobierno determinó que el semáforo de riesgo arranque con 31 de los 32 estados de México en color rojo, lo cual implica el nivel máximo de alerta de contagios de COVID-19. Zacatecas es la única entidad ubicada en color naranja, lo cual señala un riesgo alto en la alerta sanitaria local.

    Esto implica que en todo el país la movilidad en espacios públicos se mantiene restringida, las clases presenciales en escuelas están suspendidas —oficialmente hasta el 10 de agosto— y las actividades laborales consideradas como esenciales (rama médica, seguridad pública, recaudación tributaria, distribución y venta de alimentos y energéticos, telecomunicaciones, mensajería, servicios funerarios, agroindustria, más construcción, minería y automotriz) operarán con personal esencial.

    López-Gatell remarcó la importancia de que las autoridades estales y la población respeten las medidas que implica el semáforo de riesgos, ya que en caso contrario se corre el riesgo de un rebrote de COVID-19. También indicó que los niveles de alerta serán actualizados semanalmente, con base en indicadores como la presencia de casos confirmados, la detección de nuevos casos y el porcentaje de hospitalizaciones.

    Pese a estas consideraciones, el gobernador de Zacatecas, Alejandro Tello, adelantó que el reinicio de las actividades económicas de su estado tendrá en cuenta los protocolos sanitarios aplicados durante la jornada de Sana Distancia, "de modo que quienes no presten alguna actividad esencial, deben continuar en casa". Igualmente dijo que en caso de que se registre un aumento en los contagios, las autoridades locales podrán decretar un nuevo confinamiento.

    Por su parte, el gobernador de Tamaulipas, Francisco Cabeza de Vaca, criticó que la estrategia del semáforo aplicada por el Gobierno no tiene en cuenta la situación de cada estado, por lo que anunció la aplicación de criterios propios para definir la reapertura de su economía. Dijo que su postura es respaldada por sus homólogos de los estados de Durango, Colima, Coahuila, Nuevo León, Michoacán y Jalisco.

    "Manifestamos nuestra inconformidad y rechazo al semáforo del @GobiernoMX que articula la estrategia Nueva Normalidad ya que no refleja la realidad de nuestros estados y, por el contrario, pareciera que tiene el propósito de responsabilizar a las entidades ante la emergencia. En consecuencia, iniciaremos nuestra propia reapertura gradual, tomando en cuenta todas las medidas sanitarias de seguridad y mayor capacidad de pruebas, para evitar el crecimiento de contagios; esta reapertura será en corresponsabilidad con sociedad y el sector empresarial", anunció el gobernador tamaulipeco en su cuenta de Twitter.

    En el mismo sentido, en Guanajuato, el gobernador Diego Sinhue anunció que desde el 1 de junio se podría reiniciar las actividades de "proveeduría" y "actividades respaldo" en los sectores de calzado, vestido y confección sólo para proveeduría industrial y al sector salud. Algunos servicios de bajo riesgo y de apoyo a negocios como restaurantes y hospedaje; comercio al por menor en plazas comerciales (excepto bares, cines, comida rápida, áreas comunes y de juegos), reiniciarán actividades al 30%, mientras que oficios y profesiones de bajo riesgo, como el comercio al por mayor, podrán activarse al 75%.

    El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador
    © REUTERS / Secretaría de Gobernación de México
    Por su parte, la jefa de gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, anunció que a partir del 1 de junio se implementarán protocolos de distanciamiento en las actividades que se reanuden. Igualmente, presentó un horario de labores de cuatro días para el sector constructor, a fin de evitar horas pico y riesgo de contagios, a la par de recomendaciones de higiene a la población que volverá a laborar.

    Cabe destacar que ninguna de estas medidas va en sentido contrario a la propuesta y recomendaciones del Gobierno. De hecho, el presidente Andrés Manuel López Obrador comentó que la transición hacia la nueva normalidad ayudará a la recuperación de la economía, pero, si surgen nuevos casos de COVID-19, se recomendará cerrar.

    "Si se presentan rebrotes, entonces vamos a cerrar de nuevo y 'cerrar' quiere decir 'recomendar cerrar', nada de imposiciones autoritarias. Desde el principio hemos podido salir adelante por la actitud responsable de la gente, sin necesidad de toques de queda, sin prohibiciones", indicó.

    México cerró el mayo y la Jornada de Sana Distancia con más de 90.600 casos de coronavirus y 9.930 fallecidos.

    Etiquetas:
    México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook