En directo
    América del Norte
    URL corto
    3424
    Síguenos en

    El Museo de la Biblia de Washington se ha visto envuelto en un caso de falsificación de documentos históricos. Los 16 'rollos del mar Muerto' que incluía su colección y supuestamente databan de entre el 400 a.C. y el 300 d.C. han resultado ser pergaminos falsos creados en el siglo XX. La dirección del museo dice sentirse "víctima de un fraude".

    El relativamente nuevo Museo de la Biblia de Washington recogía 16 pergaminos procedentes del mar Muerto, comúnmente conocidos como Manuscritos del Mar Muerto o Rollos de Qumrán. Pues bien, recientemente un colectivo de expertos ha asegurado que todos ellos son falsos.

    El valor de esta antigüedad, mientras se creía en su autenticidad, parecía evidente, dado que los documentos contenían uno de los textos bíblicos en hebreo más antiguos conocidos. Por ello, la dirección del muso adquirió 16 unidades por cerca de un millón de dólares.

    No obstante, la estafa cayó por su propio peso cuando un grupo de expertos independientes que había contratado recientemente el propio museo determinó que "las características de cada pieza expuesta sugieren que se tratan de falsificaciones deliberadas creadas en el siglo XX con la intención de reproducir fragmentos auténticos de los rollos del mar Muerto", tal y como ha comunicado el museo.

    Estos pergaminos fueron adquiridos a principios de este siglo de entre los materiales que forman los llamados fragmentos post-2002, un grupo de unos 70 fragmentos de texto bíblico que entraron en el mercado de antigüedades en la década del 2000. La nueva investigación pone en tela de juicio todas estas piezas.

    En cuanto a la reacción del propio museo, el CEO del centro, Harry Hargrave, ha declarado que se siente estafado: "el Museo de la Biblia intenta ser lo más transparente posible. Somos víctimas: somos víctimas de una distorsión, somos víctimas de un fraude".

    Etiquetas:
    falsificaciones, fraude, estafa, manuscrito, museo
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook