En directo
    América del Norte
    URL corto
    Por
    143
    Síguenos en

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — El derrumbe de los precios del petróleo plantea el desafío de un cambio en el rumbo de la industria petrolera mexicana, con la mezcla mexicana cotizando a 24 dólares por barril, la mitad del precio presupuestado para 2020, ante la falta de inversiones y tecnologías de punta, estiman analistas energéticos.

    En el marco de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y países aliados, "Arabia Saudí y Rusia no pudieron alcanzar un acuerdo la semana pasada, luego de que el país eslavo rechazó aplicar recortes adicionales ante las inciertas señales del impacto real en la demanda por la pandemia de coronavirus", recordó a Sputnik el abogado argentino Darío Lamanna, posgraduado en derecho energético internacional.

    Como resultado, los líderes saudíes, encabezados por el príncipe heredero Mohamed bin Salmán, decidieron no solo no recortar los suministros de crudo al mercado mundial, sino que ordenaron a la compañía petrolera estatal Saudi Aramco que aumente la producción de 12 a 13 millones de barriles al día.

    "Con esa decisión, inundarían de crudo los mercados internacionales en un momento en que el mundo encara una contracción de su actividad comercial y económica, por la pandemia de coronavirus", añade Lamanna, asesor de empresas petroleras internacionales con inversiones en Latinoamérica.

    Las medidas tomadas en todo el mundo para contener el avance del contagio limitaron la actividad comercial y económica global, recortaron la demanda internacional de energéticos y abatieron los precios del crudo a niveles de la Guerra del Golfo de 1991.

    A escala nacional, la industria petrolera mexicana se ha contraído tanto que en una década se redujo a la mitad y hoy solo representa un 4% de Producto Interno Bruto (PIB), informó esta semana el secretario de Hacienda, Arturo Herrera.

    Sin embargo, en las cuentas del gasto público federal, los impuestos que paga la endeudada compañía estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), todavía representan alrededor del 20% de los ingresos fiscales.

    El presupuesto federal total aprobado por el Congreso para 2020 es de 312.000 millones de dólares.

    Lamanna señala que las consecuencias para México se traducen en que su mezcla de crudos de exportación ha perdido casi el 60% de su precio en dos meses y medio de este año.

    "Significa una fuerte reducción en los ingresos del país y una importante caída en las finanzas públicas", indica Lamanna, autor del libro 'Régimen de los Hidrocarburos en América Latina'.

    Aunque la dependencia del presupuesto del Gobierno de los ingresos petroleros bajó de la tercera a la quinta parte en 12 años, la escasa producción y refinación de México lo obliga a importar el 70% de sus gasolinas de Estados Unidos, según datos oficiales.

    La falta de ingresos petroleros también desafía el plan gubernamental de construir una nueva refinería en cuatro años, con una inversión de 8.000 millones de dólares en el puerto petrolero de Dos Bocas, en las costas del Golfo de México.

    Oportunidad para un giro

    Elvira Macín, especialista en derecho energético, explicó a Sputnik que "la nueva 'guerra de precios' desatada por Arabia Saudita comenzó porque la desaceleración económica causada por la pandemia del coronavirus causó una reducción del incremento de la demanda mundial de crudo que anunciaba la OPEP".

    La consultora del sector energético indica que las proyecciones del incremento de la demanda mundial, previstas por el cártel petrolero, se recortaron un 94%, de 990.000 a solo 60.000 barriles de crudo diarios.

    "Esta guerra de precios no afecta las finanzas públicas de México, porque están diversificadas, no dependen tanto de las exportaciones de crudo", explica la analista.

    Sin embargo, apunta, Pemex es "la compañía más endeudada del mundo", con unos 95.600 millones de dólares en pasivos, superando a la brasileña Petrobras que debe 69.800 millones de dólares, según datos del 1 de febrero pasado.

    "Las finanzas limitadas de Pemex hacen prever nuevas rebajas en la calificación financiera internacional" por parte de las agencias calificadoras de riesgo, que Fitch ya tenía a nivel especulativo, y podría contagiar a la deuda soberana mexicana, indica la experta.

    En su opinión, la 'guerra de precios' se puede prolongar varios años.

    "El plan de Arabia Saudita es a mediano plazo y el blanco son los productores de hidrocarburos 'shale' (esquisto) de EEUU", que requieren precios arriba de 60 dólares por barril para producir, explica Macín.

    En este punto, el Gobierno de México "debe revaluar planes de inversión, porque se va a inyectar una gran cantidad a Pemex, pero es para la refinería de Dos Bocas, donde no tenemos datos duros para estimar su rentabilidad", advierte la experta.

    La analista señala que es importante atraer de nuevo capital privado internacional a la industria nacional.

    "Los descubrimientos de más yacimientos son la opción más viable, invertir más en exploración", recomienda.

    La incertidumbre está en un centenar de contratos firmados por petroleras internacionales, durante la administración anterior.

    "Sobre todo los contratos que corresponden a recursos no convencionales, los yacimientos en aguas profundas del Golfo de México y las rocas de esquisto en el norte del país son necesarios para garantizar la seguridad energética", subraya.

    Sin embargo el Gobierno se niega a hacer esas costosas inversiones de largo plazo, y tampoco quiere utilizar la tecnología de fractura hidráulica desarrollada en EEUU para rocas de esquisto.

    Considera que las empresas petroleras sienten que no tienen fundamentos para saber qué va a hacer este Gobierno, "cuya narrativa ha generado miedo y decepción, porque había una gran expectativa en México".

    Recientemente Macín asistió a una convención con empresas extranjeras.

    "El ambiente era de mucha incertidumbre, se sienten con incapacidad de tomar decisiones estratégicas de inversiones a futuro", puntualizó.

    Etiquetas:
    petróleo, precio del petróleo, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook