En directo
    América del Norte
    URL corto
    4244
    Síguenos en

    Debido a los problemas que ha tenido Boeing tras las catástrofes de sus 737 MAX en Etiopía e Indonesia con pocos meses de diferencia, la compañía que fabrica el 70% de sus piezas, Spirit AeroSystems, se ha visto obligada a tomar medidas drásticas.

    En particular, la compañía informó en un comunicado de prensa que debe despedir a 2.800 empleados debido a que Boeing detuvo la producción del modelo 737 MAX. Otro factor que contribuyó a esta decisión es la incertidumbre que rodea a la recertificación de la aeronave y los nuevos problemas técnicos que fueron revelados recientemente.

    Además, en Spirit AeroSystems consideran que incluso cuando se reanude la fabricación de los Boeing 737 MAX, el volumen de producción será menor de lo esperado. Ello se debe al hecho de que Spirit ya tiene almacenados los componentes para el ensamblaje de más de 100 unidades. Por si fuera poco, el propio Boeing tiene 100 aviones finalizados que esperan ser vendidos.

    La reducción del personal afectará a las instalaciones de la compañía en la ciudad de Wichita (Kansas) y unas medidas similares, aunque a menor escala, podrían tomarse en las instalaciones ubicadas en Oklahoma. Según se explica en el comunicado de prensa, unas medidas tan drásticas son necesarias porque más del 50% de las ganancias de la compañía provenían de la fabricación de los elementos del Boeing 737 MAX.   

    Etiquetas:
    Boeing 737
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik