En directo
    América del Norte
    URL corto
    0 62
    Síguenos en

    La tormenta tropical Barry ha sido la primera en azotar a EEUU este año y ya se ha convertido en un huracán de categoría 1 con vientos de hasta 120 kilómetros por hora. Sputnik te cuenta qué peligros trae este fenómeno.

    Las tormentas se convierten en un huracán cuando sus vientos alcanzan la velocidad de 120 kilómetros por hora o la superan. Como resultado, los gobernadores estadounidenses declararon estados de emergencias en Luisiana y Mississippi. En particular las autoridades locales tomaron precauciones sin precedentes: cerraron compuertas y levantaron barreras alrededor de Nueva Orleans.

    Los equipos de rescate y casi 3.000 efectivos de la Guardia Nacional de EEUU fueron colocados alrededor de Luisiana con barcos, vehículos acuáticos de alta potencia y helicópteros.

    Aunque se espera que Barry sea un huracán débil, sus precipitaciones amenazan con provocar inundaciones desastrosas en la franja de la Costa del Golfo de EEUU. Por la mañana del 13 de julio la tormenta acumuló "un gran cenagal de humedad". Esto significa que "habrá mucha lluvia" declaró el director del Centro Nacional de Huracanes, Ken Graham, citado por la agencia AP.

    ¿Cuáles son las consecuencias?

    Las peores condiciones meteorológicas en Luisiana y Nueva Orleans comenzaron el 13 de julio del 2019 y durarán hasta el día siguiente.

    La Guardia Costera de EEUU rescató a más de una docena de personas en la isla remota Jean Charles, situada al sur de Nueva Orleans y que fue inundada por el agua.

    Los meteorólogos predijeron que Barry tocará tierra cerca de Morgan City, ubicada al oeste de Nueva Orleans. Anoche esta pequeña ciudad tuvo un toque de queda que expiró por la mañana del 13 de julio del 2019. Mientras tanto más de 70.000 personas en Luisiana y Mississippi se quedaron sin electricidad este mismo día.

    Varias partes de Dauphin Island en Alabama, a unos 322 kilómetros del sitio adonde se dirigía Barry, fueron inundadas por las lluvias y la creciente marea proveniente del Golfo, comunicó el mayor Jeff Collier.

    ¿Qué hay que esperar?

    Varios meteorólogos predijeron que entre 25 y 50 centímetros de precipitaciones caerían en Luisiana a raíz del huracán. Algunas localidades del estado incluso podrían registrar precipitaciones de hasta 63 centímetros.

    Sin embargo, también hay buenas noticias: los pronosticadores advirtieron el 12 de julio que el nivel de agua en el río Misisipi podría crecer en Nueva Orleans en 5,2 metros el 15 de julio y no entre 6 y 7,5 metros tal y como lo habían vaticinado antes.

    El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards aseveró que no espera que el río sobrepase los diques. Ahora, los pronósticos de seguimiento enseñan que la tormenta se mueve hacia Chicago, aumentando el nivel de agua en la cuenca del río Misisipi, que finalmente debería volver a fluir al sur del país norteamericano.

    Etiquetas:
    huracán, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook