En directo
    Andrés Manuel López Obrador, presidente de México

    Excompañero de AMLO considera a oposición mexicana sometida por nueva hegemonía

    © REUTERS / Henry Romero
    América del Norte
    URL corto
    Víctor Flores García
    140

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — La reconfiguración política en México concentra el poder en una nueva hegemonía en torno de López Obrador, aceptada por una oposición ausente, sometida y resignada, dijo Joel Ortega Juárez, líder comunista de la rebelión estudiantil de 1968 y compañero de las primeras batallas electorales del actual mandatario.

    "Los primeros 100 días (de Gobierno) le permitieron a Andrés Manuel desmantelar a la oposición institucional, someterla mediante presiones y canonjías, y lograr que se resignaran a votar una reforma constitucional para crear una Guardia Nacional con militares y marinos que ni siquiera el PRI (Partido Revolucionario Institucional) logró por unanimidad en el Congreso", dijo Ortega Juárez al iniciar su balance.

    El mandatario, conocido por las siglas de su nombre AMLO, aplicó a sus adversarios dos tácticas, desde la cumbre de su popularidad, "seducirlos con prebendas o amedrentarlos con denuncias en sus conferencias de prensa", sostuvo.

    En cambio, por caminos inesperados, una "oposición no institucional ha comenzado a surgir en las calles y foros laterales como fuerza imprevista, ha nacido una oposición extraparlamentaria", comentó.

    Ortega Juárez se refería a episodios de rebeldía protagonizados por campesinos y comunidades indígenas contra una planta de energía que impulsa el presidente en Morelos (sur), por trabajadores de ensambladoras inconformes en la frontera norte, por las mujeres que marchan a favor del aborto y por muchos electores que votaron al líder de la izquierda nacionalista y ahora rechazan sus posturas conservadoras.

    Te puede interesar: ¿Cómo cambiará el rumbo diplomático de México con Obrador al mando?

    El contraataque de López Obrador para configurar esa nueva hegemonía también vino por un lado sorpresivo: logró que los dueños de medios de comunicación sacaran de sus espacios a notables líderes de opinión.

    "Voces críticas se quedaron sin espacios en los medios, y fueron reemplazados por comentaristas afines al nuevo presidente", dijo Ortega Juárez aunque sin identificarlos.

    Otro frente fue eliminar la asignación de fondos del presupuesto federal a la llamada sociedad civil.

    "La tragedia es que en México no existe un polo notable de organizaciones de la sociedad civil, son apenas unas 30.000 asociaciones para casi 130 millones de habitantes, mientras que en EEUU son 12 millones de organizaciones, en Francia y Gran Bretaña otros ocho millones en cada país, en México no hay sociedad civil", comentó Ortega Juárez.

    El resto, según el político y profesor universitario, ha sido una construcción imaginaria, aderezada con promesas de austeridad: no vivir en la residencia de Los Pinos, convertirla en museo, despachar en el viejo Palacio Nacional, vender aviones y camionetas blindadas, anular pensiones para expresidentes, quitar el fuero presidencial y crear un comité de la verdad para los 43 desaparecidos de Ayotzinapa.

    "Todos son elementos simbólicos", enfatizó Ortega Juárez a sus 72 años.

    Pragmatismo

    Andrés Manuel López Obrador, presidente de México
    © Foto : Notimex/José Pazos
    El entrevistado, cuyo libro más reciente es "Adiós al 68", militó en la Juventud Comunista Mexicana desde 1963, partió después de la masacre estudiantil de 1968 a la Universidad Patricio Lumumba de Moscú, donde estuvo hasta 1970, y regresó a integrarse al Comité Central del Partido Comunista Mexicano hasta 1981.

    A partir de entonces ayudó a construir las bases electorales de las coaliciones de izquierda, expresadas en seis campañas presidenciales.

    "La sexta fue la vencida", y fue para López Obrador, comentó.

    El mandatario comenzó su Gobierno con una masiva operación contra el robo de combustible con 10.000 militares y cerrando los oleoductos, lo que generó desabastecimiento, y aseguró que 80% de los ladrones de combustible eran altos funcionarios de la empresa estatal Petróleos Mexicanos.

    "Pero no hay ningún detenido de esa elite hasta este día", observó Ortega Juárez.

    López Obrador, con su talento político, "aprovechó el desprestigio de los expresidentes y, sin procedimientos jurídicos, sino metiendo en el mismo saco a cinco presidentes muy diferentes, los convirtió en culpables de la decadencia nacional", argumentó.

    La gran incógnita es la inesperada alianza del presidente con los militares: AMLO "es un encantador de serpientes", dijo Ortega Juárez sonriendo con complicidad.

    Después de haber combatido la militarización de la seguridad pública y de responsabilizar al expresidente Felipe Calderón (2006-2012) de más de 200.000 muertos por la guerra al narcotráfico desatada en 2007, "Andrés la convirtió en guerra amparada en la Constitución con un apoyo unánime de los partidos en el Congreso", dijo el analista.

    Más aquí: 9 de cada 10 personas consideran la corrupción "un práctica frecuente" en México

    Ortega Juárez, con amistades dentro y fuera de los cuarteles, construye una respuesta: "hubo una tensión con los militares días antes de tomar posesión del cargo; como conocedor del ejército mexicano (AMLO) supo que los generales y los altos mandos son sumisos y le juraron lealtad".

    "Quizás logró someterlos a cambio del control aparente de negocios, como construir un aeropuerto, el transporte terrestre de hidrocarburos, la venta de la flota aérea, pero no les concede el control político, es hábil", sostuvo.

    Entre camaradas

    Ortega Juárez dijo que "no soy un irredento opositor a Andrés Manuel, lo conozco desde hace 30 años, lo acompañé en 1994 en el lanzamiento de su primera campaña electoral a gobernador de Tabasco, junto con Cuauhtémoc Cárdenas", el tres veces candidato de la izquierda a la presidencia.

    Estuvo también en decenas de reuniones con el actual presidente en la dirección del periódico La Jornada y en otras aventuras opositoras contra el antiguo régimen.

    "No tengo animadversión personal contra él, me opuse con toda mi voluntad y escribí contra el juicio de desafuero en su contra en el año 2005", recordó.

    Cuando López Obrador abandonó el PRI, en el que militaba desde 1975, "fui a apoyarlo en 1989 a Villahermosa", capital del estado de Tabasco (sur), junto con Porfirio Muñoz Ledo, actual presidente del Congreso, y con el excanciller y excomunista Jorge Castañeda.

    No te lo pierdas: AMLO cierra el penal de las Islas Marías como acto simbólico de los 100 días de su Gobierno

    "Andrés Manuel se conmueve y escucha en los momentos críticos, como cuando nos avisaron que una niña había muerto en un enfrentamiento", dijo.

    Su excompañero no olvida aquel rostro de AMLO: "estaba lívido, y Muñoz Ledo recomendó denunciar al Gobierno; Andrés lo escuchó y, llegando a Villahermosa, denunció al Gobierno del PRI, aunque la niña no murió".

    En 1994, López Obrador invitó a aquel pequeño grupo de camaradas a comer a su casa.

    "Era el hogar de un hombre modesto, sin imágenes religiosas y sin alcohol".

    Ortega Juárez le dijo: "Oye Andrés, yo soy protestante; y él me respondió con mucho sigilo, aparte, 'somos hermanos', y me abrazó. Así son sus creencias y su estilo", concluyó. 

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    Andrés Manuel López Obrador, México