En directo
    América del Norte
    URL corto
    0 03
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) condenó en un informe a Canadá, Uruguay y algunos estados de EEUU por legalizar el cannabis con fines no médicos, poniendo en entredicho tratados antidrogas adoptados por la comunidad internacional.

    "La aplicación universal y plena de los tratados corre un grave peligro porque algunos Estados partes, como Canadá y Uruguay (así como varios estados de los Estados Unidos), han legalizado el consumo de cannabis con fines no médicos", consignó el organismo en un informe publicado el 5 de marzo en Viena.

    Según la JIFE, órgano independiente creado por la Convención Única sobre Estupefacientes que aprobó la Organización de las Naciones Unidas en 1961, la legalización del cannabis con fines no médicos "contraviene los tratados de fiscalización internacional de drogas".

    "Además, puede alentar a otros estados partes a seguir su ejemplo y usarlo para justificar sus propias acciones", añade el Informe 2018 de la JIFE.

    El texto señala que "la experiencia adquirida" con el consumo de alcohol y tabaco "parece indicar que la legalización reducirá los riesgos percibidos de consumir cannabis" y su condena social, al tiempo que "aumentará la desviación del cannabis a personas que no han alcanzado la edad mínima para comprarlo y consumirlo".

    Según establece la convención de 1961 el uso de estupefacientes sujetos a fiscalización, entre ellos el cannabis y sus derivados, se "limita a fines médicos y científicos", y las medidas "que prevén el uso para fines no médicos contravienen esa convención".

    Cocaína

    El informe también hace referencia al incremento de la incautación de cocaína en Centroamérica, destacando que en 2016, el 11% de la incautación mundial de esa sustancia se produjo en esa región, fundamentalmente en Panamá.

    "En líneas generales, el volumen de cocaína incautado en Centroamérica aumentó en 2017 con respecto a 2016 y 2015. Es probable que esto guarde relación con el acusado incremento de los niveles de cultivo ilícito del arbusto de coca, la producción ilícita de cocaína en Colombia y la demanda de cocaína en Europa y América del Norte", afirma la JIFE en el informe.

    Respecto de Panamá, lugar de tránsito de la cocaína procedente de América del Sur, la incautación de cocaína en 2017 fue de 66,9 toneladas, lo que supone 12,7% más que en 2016 y 35,9% más que en 2015.

    Algo similar ocurrió en Costa Rica, donde en 2017 se incautaron 27,9 toneladas de cocaína, 20,1% más que en 2016 y 63,9% más que en 2015.

    Asimismo, el documento señala el aumento del cultivo y la producción de cocaína en América del Sur, principalmente en Colombia y Bolivia.

    En Colombia el cultivo ilícito se incrementó 17% y la producción 31%en 2017 respecto del año anterior, "con lo que alcanzaron un máximo histórico", según la JIFE.

    Respecto de Bolivia, la superficie destinada al cultivo de coca creció 6% en relación a 2016.

    La JIFE es un órgano independiente y cuasi judicial constituido por expertos.

    Más aquí: Valencia vota a favor de la legalización controlada del cannabis

    Fue establecido en virtud de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes mediante la fusión de dos órganos, el Comité Central Permanente de Estupefacientes, creado por la Convención Internacional del Opio de 1925, y el Órgano de Fiscalización de Estupefacientes, creado por la Convención para limitar la fabricación y reglamentar la distribución de estupefacientes de 1931, según consigna el organismo en su sitio web.

    Etiquetas:
    rechazo, cannabis, legalización, ONU, Uruguay, Canadá
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik