Widgets Magazine
En directo
    Agencia de calificación de riesgos Standard & Poor's (S&P)

    Calificadora S&P cambia perspectiva de economía mexicana "de estable a negativa"

    © REUTERS / Brendan McDermid
    América del Norte
    URL corto
    204

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — La agencia Standard & Poor's (S&P) revisó su perspectiva sobre la economía mexicana de "estable a negativa", ante el riesgo de un menor crecimiento económico y un incremento de la deuda pública, derivado de las políticas del nuevo Gobierno, dijo en un comunicado la calificadora de riesgos financieros.

    "Estamos revisando nuestra perspectiva sobre las calificaciones a largo plazo en México de estable a negativa", indica un comunicado de la agencia financiera.

    S&P informó no obstante que "mantiene la calificación soberana, con un tercio de probabilidades de una rebaja", al reafirmar el grado de inversión en las calificaciones de la deuda de la segunda economía latinoamericana, en moneda extranjera de largo y corto plazo de "BBB+" y "A-2"; y también en moneda local de "A-" y "A-2".

    Sin embargo, advirtió que la "perspectiva negativa" abría la posibilidad de una revisión a la baja de esas calificaciones durante el próximo año.

    "La perspectiva negativa refleja nuestra opinión de que un pasivo contingente potencialmente más alto y las menores perspectivas de crecimiento del PIB (Producto Interno Bruto) podrían debilitar el perfil financiero soberano, que podría llevar a una baja de calificación", de México, dicen los analistas financieros.

    Tema relacionado: El próximo Gobierno mexicano invertirá $260 millones en "cirugía mayor" de aeropuertos

    Las políticas del presidente Andrés Manuel López Obrador (2018-2024), que cumplió tres meses en el cargo, de reducir la participación de la inversión privada en el sector energético para revertir la apertura del sector petrolero, que dejó de ser monopolio estatal por una reforma energética de 2013, podría conducir a contingencias de nuevo endeudamiento para el país.

    "Esperamos que la administración de López Obrador implemente pragmáticamente las políticas económicas que equilibren las prioridades sociales con la necesidad de estabilidad macroeconómica en México", indica el documento.

    Sin embargo, advierte que "un cambio reciente en la política del Gobierno para reducir la participación del sector privado en el sector energético, junto con otros desarrollos que han causado la disminución de la confianza de los inversores, podría contribuir a un mayor pasivo contingente", incrementando el endeudamiento público.

    Menor crecimiento y mayor deuda

    S&P espera que el crecimiento del PIB mexicano en 2019 "sea del 1,8%, liderado por el consumo y limitado por la debilidad de la inversión privada".

    Una encuesta con analistas privados del banco central bajó las perspectivas de crecimiento económico a 1,64%, pero también de la inflación a 3,7% para 2019.

    La proyección es que el déficit fiscal en el gasto público "se mantendrá en torno al 3% del PIB en los próximos dos años", similar a los últimos años.

    Una combinación de crecimiento económico moderado y una "política fiscal cautelosa", de gasto público austero en los próximos dos años "debe mantener la carga de la deuda del Gobierno general por debajo del 45% del PIB", en el endeudamiento acumulado, dijo la calificadora.

    Sin embargo el perfil institucional y económico del país muestra "más centralización y mayor papel en la economía para el Gobierno".

    Además: Mitad de las madres solteras en México tiene trabajo informal, doméstico o sin pago

    Un fuerte mandato electoral de más de 53% de votos "prepara el escenario para que López Obrador pueda reformar las políticas económicas y sociales de México".

    Sin embargo, la agencia espera una "continuidad en las políticas monetarias, cambiarias y comerciales bajo la nueva administración y cambios moderados en la política fiscal".

    Durante casi dos décadas, las sucesivas administraciones mexicanas han mantenido, en general, finanzas públicas estables y baja inflación.

    México tiene acceso a una línea flexible de crédito contingente del Fondo Monetario Internacional, por hasta 74.000 millones de dólares, que no ha sido requerido, aumentando la liquidez externa del país.

    Pero la estatal Petróleos Mexicanos continúa soportando una pesada carga fiscal, a pesar de un reciente cambio en su política tributaria "que modestamente mejora su flujo de caja".

    Audio relacionado: "45 millones de trabajadores ganan en México 600 dólares al mes"

    "Seguimos asumiendo una probabilidad casi segura de apoyo extraordinario del Gobierno (para la petrolera), que iguala nuestras calificaciones en Pemex con las del soberano", puntualiza S&P.

    La combinación del débil perfil financiero de Pemex y un papel más activo en el sector energético podría elevar el riesgo de mayores deudas contingentes para el soberano mexicano.

    La nueva estrategia energética supone una carga adicional para la petrolera estatal, con un legado de "pobre desempeño operativo y financiero y limitaciones de capacidad técnica", que ya carga una pesada deuda de casi 106.000 millones de dólares.

    Etiquetas:
    economía, S&P, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik