En directo
    América del Norte
    URL corto
    8453
    Síguenos en

    Según Washington, las Fuerzas Armadas de EEUU son el principal bastión de lucha contra el terrorismo internacional, no obstante, a veces sus propios militares se convierten en terroristas. El periodista Nikolái Protopopov recuerda los casos más sonoros que estremecieron al mundo.

    Uno de los casos más recientes es el del oficial de la Guardia Costera de EEUU Christopher Paul Hasson. La semana pasada Hasson fue arrestado por sospechas de planear un atentado terrorista. El militar compiló una lista de objetivos en la que incluyó a prominentes políticos del partido demócrata y periodistas de CNN y MSNBC.

    Los fiscales comunicaron que en un borrador de correo electrónico de junio del 2017 Hasson escribió: "Estoy soñando con el método para matar hasta la última persona de la Tierra. Pienso que una peste sería el método más exitoso pero todavía no estoy seguro de cómo conseguiré la (cantidad) necesaria de gripe española, botulismo o ántrax".

    Hasson, inspirado por Anders Breivik, que en julio de 2011 mató a 77 personas, sirvió en el Cuerpo de Marines de EEUU entre 1988 y 1993. Posteriormente fue asignado a la Guardia Costera de EEUU. En otro borrador de correo electrónico escrito para un líder neonazi, el oficial se identificó a sí mismo como nacionalista blanco y aseguró que durante más de 30 años fue un skinhead.

    También: Tribunal de Estrasburgo rechaza el recurso de Breivik contra las condiciones de prisión

    "Afortunadamente la policía estadounidense pudo arrestar a tiempo a Hasson y este no logró concretar sus planes. Sin embargo, las historias similares no siempre terminan así", escribe  Protopopov en su artículo para la edición rusa de Sputnik.

    El autor recuerda que en 2009 el psiquiatra y mayor del Ejército de EEUU Nidal Malik Hasan mató a tiros a 13 militares e hirió a 30 soldados en un centro de Fort Hood donde estos se congregaban antes de ser desplegados en el extranjero. 

    "Hasan profesaba el islam y siempre criticaba las operaciones militares de EEUU en Irak y Afganistán. No quería batallar contra sus correligionarios, temiendo que una vez le podrían enviar en una comisión de servicios, en uno de los puntos calientes de nuestro planeta", escribe el autor. 

    El psiquiatra y mayor del Ejército de EEUU Nidal Malik Hasan que mató a tiros a 13 militares
    © AP Photo / Bell County Sheriff's Department
    El psiquiatra y mayor del Ejército de EEUU Nidal Malik Hasan que mató a tiros a 13 militares
     El otro caso mencionado por el periodista es el de sargento Ikaika Kang. En el 2017 el militar fue arrestado por sospechas de mantener vínculos con los terroristas de ISIS.

    El soldado se declaró culpable de tratar de ayudar a ISIS. Kang admitió que había proporcionado información militar secreta y un dron a los agentes encubiertos que, según creía, eran miembros de la organización terrorista.

    Más: ISIS: ¿Se traslada el proyecto de califato a Asia central?

    Además, Protopopov recuerda que los militares estadounidenses "apuntaron sus armas" no solo contra sus compañeros sino también contra civiles.

    En marzo del 2012 el sargento Robert Bales mató a balazos a 16 personas en el distrito de Panjwai situado en la provincia afgana de Kandahar. Esta tragedia entró en los anales de la historia como "la masacre de Kandahar". 

    Robert Bales  mató a balazos a 16 personas en el distrito de Panjwai (Afganistán)
    © AP Photo / U.S. Army/Tacoma News-Tribune
    Robert Bales mató a balazos a 16 personas en el distrito de Panjwai (Afganistán)

    Bales abandonó su base e irrumpió en varias casas, matando a civiles mientras dormían. A raíz de esta masacre, los oficiales afganos anunciaron que el Gobierno de EEUU pagaría a los familiares de las víctimas 50.000 dólares por cada persona asesinada y 10.000 dólares a cada uno los seis heridos.

    Etiquetas:
    soldados, terrorismo, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook