16:03 GMT +318 Febrero 2019
En directo
    Andrés Manuel López Obrador, presidente de México

    López Obrador apuesta a la neutralidad en Venezuela para distanciarse de Trump

    © REUTERS / Henry Romero
    América del Norte
    URL corto
    Víctor Flores García
    140

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador plantea una política de neutralidad, no intervención, autodeterminación, solución pacífica y respeto de los derechos humanos en la crisis venezolana, para distanciarse de los presidentes Nicolás Maduro y Donald Trump, estimaron analistas consultados por Sputnik.

    "Esta es una de las pocas ocasiones en las que el presidente decide estar en contra de las mayorías, porque la mayoría de los mexicanos, según sondeo, está en contra del presidente Maduro, y al presidente López Obrador le gusta tomar posiciones en las que el pueblo manda", dijo a esta agencia Roy Campos Esquerra, presidente de la encuestadora Consulta Mitofsky.

    Sin embargo, la diplomacia mexicana "observa una intervención clara de EEUU; y en la historia ninguna intervención del imperialismo norteamericano ha terminado bien", argumentó Campos Esquerra.

    El mandatario mexicano de izquierda nacionalista toma las decisiones sobre Venezuela "en un contexto histórico concreto: la coyuntura es que hay venezolanos a quienes les violan sus derechos humanos o, como dicen algunos senadores, una cosa es que no lo digamos y otra que no lo sepamos", dijo el experimentado encuestador y analista de opinión pública en varios países.

    También: Venezuela, mucho más que una cuestión latinoamericana

    La única posibilidad de entender esa posición es que "el presidente la toma pensando en el capítulo de la historia en el que se hable de su presidencia, para que jamás lo acusen de traidor ante una operación estadounidense", dijo el director de la firma.

    México y Uruguay adoptaron una política de neutralidad ante la crisis venezolana y convocaron a una conferencia internacional el 7 de febrero en Montevideo.

    El propósito es "establecer un nuevo mecanismo de diálogo con la inclusión de todas las fuerzas venezolanas, que coadyuve a devolver la estabilidad y la paz en ese país", como lo propuso el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres.

    López Obrador y su par uruguayo Tabaré Vázquez esgrimen la "no intervención", y su "preocupación por la situación de los derechos humanos en Venezuela".

    Del foro de Sao Paulo a la neutralidad

    Una fuente de la cancillería mexicana dijo a Sputnik que en la capital uruguaya "habrá distintos grupos, países, personajes públicos, que tendrán distintas reuniones entre sí", pero México se distanció del llamado Grupo de Contacto Internacional impulsado por la Unión Europea (UE) y Uruguay y organizador del encuentro.

    "No somos parte del grupo de contacto, pero sí participaremos en las distintas mesas de diálogo que surjan en Montevideo", puntualizó la fuente bajo condición de anonimato.

    Sin embargo, en un comunicado de un solo párrafo, el Gobierno uruguayo aclaró que "la única reunión acordada es la que se realizará efectivamente ese día (jueves 7) y en la que participarán: la Unión Europea, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Portugal, España, Suecia, Reino Unido, Bolivia, Costa Rica, Ecuador, México y Uruguay".

    La política de neutralidad "es la mejor forma para no estar ni a favor ni en contra de Maduro", dijo por su parte a esta agencia José Antonio Crespo, autor de una biografía política de López Obrador, fundador del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en 2014.

    Crespo coincidió en que la mayoría de los mexicanos está contra Maduro pero también contra Trump.

    Radio: Uruguay y México apuestan al diálogo en Venezuela

    "Los mexicanos, yo incluido, estamos en contra de una intervención de EEUU como la practica el presidente Donald Trump, y veríamos bien una neutralidad para distanciarnos y buscar una negociación y solución pacífica", dijo Crespo.

    Sin embargo, recordó, en y siendo presidente de Morena, López Obrador firmó un documento de apoyo al Gobierno de Venezuela adoptado en el Foro de Sao Paulo, que aglutina a movimientos de izquierda latinoamericanos.

    Crespo señaló además la distancia de México respecto del Grupo Lima, una instancia de 14 países para dar seguimiento a la crisis venezolana, surgida en el seno de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

    Crespo, historiador del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), señaló que, si bien al Foro de São Paulo no lo integran gobiernos sino partidos de izquierdas, "hizo un compromiso abierto, público y frontal a favor de Maduro, razón por la que algunos gobiernos de la UE y el Grupo de Lima no creen en la neutralidad, aunque sea una postura correcta".

    Más aquí: Maduro vs. Guaidó: una lucha por el reconocimiento internacional

    El académico estimó que "el Grupo de Lima surgió a raíz de que Maduro convocó unilateralmente a una Asamblea Constituyente para sustituir a la Asamblea Nacional, legítimamente elegida en 2015", que encabeza Juan Guaidó, autoproclamado presidente en funciones, al desconocer en enero pasado el segundo mandato de Maduro.

    La Carta Democrática de la OEA "se contrapone al Foro de São Paulo (fundado en 1990), cuya prioridad es un proyecto de transformación socioeconómica: el socialismo del siglo XXI", indicó el analista del CIDE.

    Morena, presidida entonces por López Obrador, "respaldó en ese foro las nuevas constituciones en Cuba, Nicaragua, Venezuela, Ecuador y Bolivia, que resisten y batallan por cambiar América Latina", puntualizó Crespo.

    El canciller Marcelo Ebrard dijo que "no defendemos a Maduro ni a su régimen, ni tenemos ninguna posición política; queremos que haya un diálogo inteligente", para "evitar violencia y más sufrimiento del pueblo venezolano".

    México, según Ebrard, se distanció del Grupo de Lima y la UE porque imponen condiciones a Venezuela y reconocen al líder opositor como presidente. 

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    Andrés Manuel López Obrador, Venezuela, México