03:38 GMT +323 Septiembre 2018
En directo
    La VII Marcha de la Dignidad Nacional en Ciudad de México

    Madre de desaparecido: Gobierno mexicano quiere que nos cansemos de buscar

    © REUTERS / Henry Romero
    América del Norte
    URL corto
    0 10

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — El Gobierno de México apuesta a que las familias de desaparecidos de ese país y centroamericanas abandonen por cansancio la búsqueda de sus hijos, dijo Guadalupe Fernández, madre de un joven secuestrado sin paradero, en declaraciones a Sputnik.

    "La apuesta de las autoridades es a que nos cansemos o nos muramos y que todo quede en el olvido, eso no ocurrirá mientras tengamos vida", dijo Fernández, dirigente de Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos, en el marco de la VII Marcha de la Dignidad Nacional, en busca de verdad y justicia.

    Fernández es madre de un joven ingeniero civil que trabajaba en la siderúrgica Altos Hornos de México, en Moncloa, estado de Coahuila (norte), secuestrado en 2009.

    Afirmó que en el país "los jueces no son autónomos, por lo menos la mitad de ellos llegan a los cargos como pagos de favores de familiares, de funcionarios corruptos".

    El sistema judicial es uno de los principales obstáculos para encontrar a casi 35.000 personas desaparecidas en la última década de guerra abierta contra el crimen organizado, afirmó.

    "Son jueces omisos, que dejan salir a los delincuentes que tienen más recursos que nosotros", denunció.

    Las familias, y sobre todo las madres, padecen la incompetencia de autoridades, que recogen cuerpos por todo el país sin identificar, que finalmente no se entregan a sus familiares, agregó.

    Te puede interesar: Familiares de 43 desaparecidos de Ayotzinapa piden a CIDH impedir que México cierre caso

    "Los cuerpos los lanzan a fosas comunes, sin registros, sin trabajo de identificación", afirmó la madre que tuvo que convertirse en organizadora y asumir el papel de investigadora, abogada y, según dijo, hasta forense. 

    Desde finales de 2009, Doña Lupita, como la llaman sus compañeras, comenzó a reunirse en torno al Centro Diocesano para los derechos Humanos Fray Juan de Larios, que ha logrado congregar a familiares de más de 500 personas desaparecidas en el estado de Coahuila, fronterizo con EEUU.

    "Con nuestro trabajo hemos recuperado indicios y cuerpos, pero en las morgues se amontonan más personas muertas y las autoridades no tienen la conciencia de registrar sus códigos genéticos o confrontarlos con los nuestros", dijo la activista que marchó por séptima vez en la protesta anual al Monumento a la Madre.

    Las madres no solo desarrollan habilidades legales, sino que llegan a hasta los rincones más oscuros del crimen organizado: "Andamos escarbando con las uñas y las autoridades no tienen el valor ni la voluntad para identificar los cuerpos de las personas que van encontrando", aseguró.

    Sumaron 200 casos más

    En 2011 el colectivo se abocó a adoptar casos de otras regiones y sumaron 200 más a sus expedientes.

    "Los testimonios de madres, padres, hermanas y hermanos es un universo de tremendo de dolor", indicó con emoción contenida.

    Ha sido una "lucha titánica" porque el trabajo es de tiempo completo en la búsqueda de la justicia, presionando a las autoridades.

    "Ninguno de los muchachos y las muchachas que se llevaron tenían antecedentes penales, la mayoría estaba trabajando", indicó al tratar de retratar el perfil de las víctimas.

    Los eventos de secuestros son de lo más variados; han sido raptadas una, dos, cuatro personas y, en otros casos, hasta 10 o 43 en un solo hecho, como ocurrió con los jóvenes de la escuela normal de Ayotzinapa en septiembre de 2014.

    Te puede interesar: México debuta en el banquillo de la Corte Interamericana de DDHH por desaparecidos

    En el caso de Coahuila, el 52% de las secuestradas son personas que no son originarias del estado, indicó, ya que es un escenario de la migración.

    "Mi hijo estaba hablando con su novia cuando se lo llevaron y ella sufre hoy una depresión tan grande que la obligó a dejar su trabajo, es lamentable", contó.

    Criticó que el presidente Enrique Peña Nieto no haya querido promulgar la Ley Federal de Declaración Especial de Ausencia para Personas Desaparecidas, que ya aprobó el Congreso.

    En el caso de su hijo es casi una excepción porque hay detenidos, pero aunque eso mitiga su dolor, los acusados llevan siete años en prisión, sin que les dicten una sentencia.

    "La expectativa que tenemos es que el Gobierno de México se decida a tener la voluntad política de asumir su responsabilidad en esta barbarie", enfatizó la dirigente de las familias.

    Además: Protestas por secuestro de cuatro estudiantes en México

    En los estados de Veracruz (sureste) y Tamaulipas (noreste) las cifras oficiales han llegado hasta 13 secuestros diarios, informó.

    "Es necesario que las autoridades pongan fin a esta tragedia, no es posible que personas inocentes desparezcan sin dejar rastro", añadió.

    Contó que "la realidad que sufrimos a diario es que nos mienten, nos dicen que los van a buscar y a encontrar, pero hay muchos casos antiguos que no están muy visibles".

    "Algunas madres no tienen ni un solo indicio, sin líneas de investigación, sin expedientes y sin detenidos, por eso este país se ha sembrado fosas con cadáveres sin identificar por todos lados", agregó.

    Este año el principal reclamo de la marcha fue contra la Ley de Seguridad Interior, aprobada en diciembre de 2017 para permitir los despliegues militares en las calles contra el crimen organizado.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    "Fiscalía fabricó 'mentira histórica' sobre 43 desparecidos en México"
    La marginación social y la impunidad hacen avanzar al crimen organizado
    Gobierno de México reconoce casi 30.000 personas desaparecidas
    Etiquetas:
    desaparecidos, marcha, México