14:57 GMT +321 Noviembre 2018
En directo
    Cárcel (imagen referencial)

    "El nombramiento de la nueva directora de la CIA sugiere una vuelta a la práctica de la tortura"

    CC0 / Pixabay
    América del Norte
    URL corto
    111

    La reciente decisión del presidente de EEUU, Donald Trump, de nombrar a Gina Haspel como nueva directora de la CIA, podría llevar al endurecimiento de la política de negociaciones del organismo, comentó a Sputnik el experto Thomas Whalen, de la Universidad de Boston (EEUU).

    Según declaró el especialista, aunque la dimisión de Mark Pompeo, así como otros escándalos que rodean a la Administración Trump, han suscitado mayor interés en la sociedad, no se debe pasar por alto el pasado de la nueva jefa de la Agencia Central de Inteligencia.

    "Debemos tener en cuenta que Haspel trabajó en el extranjero desde mediados del decenio de 1980 y participó en una serie de operaciones secretas. Es una oficial de inteligencia, así que la mayor parte de su trabajo no debe ser debatida o incluso ser visible", explicó Whalen. Subrayó que Haspel "tiene un pasado bastante oscuro".

    El experto indicó que, a pesar de que se conoce que Haspel  trabajó como vicedirectora de la CIA y era supervisora de una cárcel secreta en Tailandia, no sabemos nada más de ella.

    Donald Trump, presidente de EEUU
    © REUTERS / Aaron P. Bernstein
    "Pero parece que utilizó la tortura del agua con los reos, algo que constituye un factor importante, ya que el presidente Trump declaró expresamente  que quisiera regresar al uso de la tortura del agua —y la tortura en general—", indicó el experto.

    Whalen afirmó que el nombramiento de una mujer como jefa de la CIA es una decisión acertada, puesto que esta medida de Trump "rompe el  techo de cristal" en el Gobierno de EEUU. El especialista sugirió que, con esta medida, el mandatario estadounidense trata de ganarse la confianza de su Administración.

    En cuanto al pasado de la nueva jefa de la CIA, todavía no hay muchos detalles, aunque algunos comienzan a "salir a la luz". Por ejemplo, el senador del estado de Arizona y excandidato presidencial del Partido Republicano, John McCain, criticó la decisión de Trump.

    Más: Postulación de Gina Haspel para dirigir la CIA reaviva críticas a las torturas

    "Tiene motivos personales, ya que durante la guerra de Vietnam, fue prisionero de guerra y también fue torturado", explicó Whalen. Asimismo, el experto reveló que, según algunos datos, Haspel fue responsable de la tortura del agua contra dos prisioneros tailandeses, uno de los cuales fue torturado más de 50 veces e incluso perdió un ojo tras ser golpeado contra una pared.

    "Creo que hubo una grabación de sus interrogatorios, pero Haspel destruyó todas las pruebas. Esto es realmente frustrante", afirmó. Whalen detalló que, aunque no se sabe cuándo exactamente lo hizo, la propia mujer aseguró de que había destruido las pruebas "involuntariamente".

    El experto reveló que el oscuro pasado de Haspel podría constituir un obstáculo para su nombramiento como jefa de la CIA. No obstante, en caso de que sea nombrada, esto podría significar el retorno a los métodos más severos de negociación o incluso a la tortura.

    "Esto demuestra que Trump trata de fortalecer la CIA 'a su imagen y semejanza'. Recordemos en qué se basó su campaña electoral, en la que manifestó abiertamente que le parecía que la CIA había perdido el equilibrio necesario para cometer actos de tortura", indicó Whalen. Agregó que estas declaraciones contradictorias podrían desencadenar muchas preguntas durante la audiencia sobre la aprobación del nombramiento de Haspel.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Creadores del programa de tortura de la CIA: "Nos llamaron cobardes cuando quisimos parar"
    "La posición de Trump sobre la tortura refleja el 'inconsciente real' de EEUU"
    ONU: EEUU viola convenciones al no castigar torturas de la CIA
    Etiquetas:
    torturas, CIA, Gina Haspel, Donald Trump, Thomas Whalen, EEUU