05:25 GMT +318 Noviembre 2019
En directo
    Los F-35 estadounidenses en una pista de despegue (imagen referencial)

    El Pentágono enumera 1.000 deficiencias en el costoso F-35

    CC0 / Robert Sullivan / Exercise Northern Lightning 2016
    América del Norte
    URL corto
    12232
    Síguenos en

    Los intentos del fabricante de los cazas F-35, la empresa Lockheed Martin, de mejorar el proceso del mantenimiento de los aviones y el servicio logístico para las piezas de recambio están "estancados", según valora la oficina de ensayos del Pentágono en un informe citado por Bloomberg.

    En particular, la disponibilidad operativa de los cazas, "una característica clave", está alrededor del 50%, y esta cifra se mantuvo intacta desde octubre de 2014, a pesar del aumento de la flotilla de las aeronaves, señaló Robert Behler, el director del Departamento de Ensayos Operativos, en un informe destinado a los altos cargos del Pentágono y los comités del Congreso.

    El F-35 está previsto para terminar oficialmente su fase de desarrollo de 16 años en 2018, recuerda Bloomberg.

    A partir de septiembre, el proyecto entrará en una fase de pruebas de combate intensas que culminarán con la aprobación de la fabricación masiva.

    El informe señala que hasta hoy en día, la víspera del fin del desarrollo formal, el proyecto todavía padece de problemas técnicos y de viabilidad.

    Vea también: El Pentágono podría 'deshacerse' de un centenar de F-35 prematuramente

    En conjunto, se mencionan unas 1.000 "deficiencias no solucionadas" con la aeronave.

    En la lista figuran cosas de poca importancia relativa, como los neumáticos poco duraderos de la versión de los Marines, el F-35B.

    Pero también hay asuntos cruciales, como el software de la nave, que todavía mantiene "deficiencias clave restantes", a pesar de tener 31 iteraciones desde su creación.

    Entre los problemas clave destacados en la nota de Bloomberg también se mencionan:

    • La imposibilidad de reabastecimiento en vuelo de la versión F-35A, la más parecida a los cazas de superioridad aérea de la generación anterior;
    • Las deficiencias en el interfaz del casco del piloto;
    • Problemas clasificados con el lanzamiento de misiles aire-aire AIM-120 y el empleo del armamento de ataque a tierra;
    • La completa base de datos de los adversarios posibles —"los aviones y sistemas de defensa antiaérea de China, Rusia, Siria e Irán", según Bloomberg— no estará disponible antes del fin de 2019;
    • Finalmente, el problema con la logística de las piezas de recambio se ve agudizada por un algoritmo de autodiagnóstico imperfecto, que suele señalar como "rotos" los componentes que nunca fallaron.

    La oficina de ensayos constata que la fase de pruebas de combate, "la más confiable a la hora de determinar el rendimiento en las misiones reales", no sería completada hasta diciembre de 2019. Y debido al infame historial de la aeronave, esos plazos tampoco pueden considerarse definitivos.

    Le puede interesar: Cómo el impaciente Pentágono malgasta miles de millones en armas con defectos

    Además:

    China prepara una respuesta voladora ante la tecnología 'stealth' de EEUU (vídeo)
    100.000 horas desastrosas: EEUU sigue empeñado en su F-35
    Noruega tiene problemas con los F-35 estadounidenses y esta es la razón
    Fin de los malos tiempos: ¿Estaría el F-35 listo para el combate?
    Pozo sin fondo: el problemático F-35 requiere aún más dinero
    Etiquetas:
    proyecto militar, problemas, avión de caza, desarrollo, tecnologías furtivas, gastos, F-35, Lockheed Martin Corporation, Departamento de Defensa de EEUU, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik