Widgets Magazine
En directo
    Donald Trump, presidente de EEUU

    Trump, ¿mentalmente inestable o simplemente un buen actor?

    © REUTERS / Brian Snyde
    América del Norte
    URL corto
    430

    La salud mental del presidente Trump sigue siendo foco de discusiones. Hasta los periodistas estadounidenses cuestionan las capacidades de su líder. Psiquiatras rusos han comentado a Sputnik en qué medida se puede considerar que estas sospechas tienen fundamentos.

    "¿Hasta qué punto ha perdido el presidente Trump la conexión con la realidad? Ha llegado al momento de que la nación lo sepa", subrayó el 21 de agosto el columnista de The Washington Post Eugene Robinson.

    Anteriormente, la miembro de la Cámara de Representantes de EEUU Zoe Lofgren introdujo un anteproyecto en el que se propone someter a Trump a exámenes médicos y psiquiátricos. Los resultados de la investigación deben mostrar si es capaz de ocupar el puesto de jefe de Estado.

    Lofgren explicó que su solicitud está motivada por el inusual comportamiento que Trump muestra en público.

    • Donald Trump, presidente de EEUU
      Donald Trump, presidente de EEUU
      © REUTERS / Mike Stone
    • Donald Trump, presidente de EEUU
      Donald Trump, presidente de EEUU
      © REUTERS / Jonathan Ernst
    • Donald Trump, presidente de EEUU
      Donald Trump, presidente de EEUU
      © AP Photo / Alex Brandon
    • Donald Trump, presidente de EEUU
      Donald Trump, presidente de EEUU
      © REUTERS / Randall Hill
    • Donald Trump, presidente de EEUU, 6 de abril de 2017
      Donald Trump, presidente de EEUU, 6 de abril de 2017
      © REUTERS / Carlos Barria
    1 / 5
    © REUTERS / Mike Stone
    Donald Trump, presidente de EEUU

    Asimismo, en la red se mostraron preocupados por el hábito del presidente de EEUU de mover los objetos sobre la mesa durante las reuniones oficiales. Este hábito se asocia tradicionalmente con un trastorno obsesivo-compulsivo característico de las personas que sufren de pensamientos obsesivos o fobias.

    Según las últimas encuestas de opinión pública, los índices de aceptación de Trump se encuentran bastante bajos.

    Sin embargo, ¿es apropiado hablar de la salud mental del presidente? Según la doctora Susan Heitler, no. La especialista señaló en su comentario para el sitio Psychology Today que los profesionales de la salud que declaran públicamente sobre el estado mental de los políticos violan la ética del gremio. 

    La segunda cuestión ética consiste en si es posible diagnosticar este tipo de enfermedad sin un examen personal, sobre la base únicamente de las sensaciones visuales. Heitler explicó que Trump viola las normas generalmente aceptadas de cortesía, se irrita y enfurece y se opone a sus rivales y detractores. Sufre, en cierta medida, de narcisismo inherente y también tiene otros rasgos de la personalidad particulares: inmadurez emocional, falta de habilidades para la comunicación interpersonal o comportamientos disfuncionales que, al fin y al cabo, no son una enfermedad mental, de acuerdo con la doctora.

    Por su parte, todos los psiquiatras consultados por Sputnik sostienen que diagnosticar una enfermedad en ausencia del paciente y violar la confidencialidad médico-paciente es una algo muy grave. 

    "Es una tendencia muy negativa", matizó la presidente de la Unión rusa para la Protección de la Salud Mental, Natalia Treúshnikova.

    "Si vamos a percibir todo lo que no corresponde a nuestro entendimiento de la norma como una enfermedad psiquiátrica se puede llegar muy lejos. Alguien no se viste como nos parece normal, otro no comparte el punto de vista de la mayoría y así. Juzgar si una persona es normal o no, sobre la base de lo que nos parece mal o extraño es poco ético y totalmente erróneo. Esto puede llevar a consecuencias indeseadas", resumió la experta.

    Asimismo y de acuerdo con Alexandr Yérichev, vicedirector del Centro de Salud Mental del Instituto Psiconeurológico de San Petersburgo, "hablar de desviaciones mentales, basándose en la sensación subjetiva del comportamiento anómalo o en declaraciones de otra persona, es un signo de falta de profesionalismo. Y en esto vemos un elemento de estigmatización".

    El experto también explicó que, en general, hay dos tipos de trastornos: graves y menos graves. De los trastornos graves sufre alrededor del 1% de la población, mientras que de los trastornos situacionales pueden afectar a cualquier persona que perdió su trabajo o a un familiar. No obstante, en lo que se refiere a los políticos, ellos a menudo tratar de engañar para impresionar al público.

    "Incluso el comportamiento impulsivo puede resultar en un juego bien pensado, lo que de vez en cuando es lo que observamos en las pantallas", explicó Yérichev.

    "En Rusia también tenemos a nuestros 'Trump'", subrayó el psiquiatra ruso Yan Góland.

    Vladímir Zhirinovski, el líder del Partido Liberal Demócrata de Rusia (LDPR, por sus siglas en ruso)
    © Sputnik / Ekaterina Chesnokova
    Vladímir Zhirinovski, el líder del Partido Liberal Demócrata de Rusia (LDPR, por sus siglas en ruso)
    "Al líder del Partido Liberal-Demócrata de Rusia también le dicen 'anormal', tras contemplar sus exaltadas actuaciones. Y es un hombre absolutamente normal, adecuado e inteligente. Pero él usa con habilidad sus capacidades artísticas y engaña a muchos. Estoy seguro de que la conducta de Trump es un juego chocante que sirve simplemente para llamar la atención", admitió Góland.

    Por otra parte, no se puede pasar por alto el hecho de que Trump ha logrado alcanzar ciertos éxitos en los negocios. Pero en los negocios se trata solo del sentido común y la competencia, recordó el director del Centro de Psicoterapia de Moscú, Vladímir Maligin.

    "Teniendo en cuenta que Trump solía ser presentador de varios 'realities shows' y realizó varios cameos en películas y series de televisión, tiene que tener habilidades artísticas. De ahí procede un cierto grado de narcisismo. Pero esto es un rasgo de carácter, no se trata de un desequilibrio mental", reconoció Maligin.

    El especialista también recordó que se puede notar cierto narcisismo en el presidente Putin, al observar su foto con el torso desnudo. Como ejemplo histórico, se puede recordar a Lenin, cuyos discursos eran excesivamente emocionales. A veces llegaba al borde de la histeria. Pero lo necesitaba para aumentar el poder de persuasión, concluyó el científico.

    Vladímir Putin, presidente de Rusia, pescando en la región de Tuvá
    © Sputnik / Alexei Nikolski
    Vladímir Putin, presidente de Rusia, pescando en la región de Tuvá

    Sin embargo, los especialistas entrevistados por Sputnik reconocen la importante de un diagnóstico a tiempo y consideran oportunos realizar exámenes psiquiátricos a los políticos que acceden a cargos importantes de la administración estatal, lo que es tradicional para los pilotos, choferes y empleados que trabajan con niños.

    No se lo pierda: Trump revela cuáles de sus ideas no le gustan nada a Putin

    Además:

    ¿Está loco Trump?
    ¿Se hace Trump el loco en la crisis con Corea del Norte?
    Etiquetas:
    psiquiatría, Donald Trump, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik