En directo
    Militares de EEUU

    No irriten al oso: ¿a dónde conduce el 'triunfo antirruso' en Washington?

    CC BY 2.0 / Expert Infantry / Best Army Photos 2
    América del Norte
    URL corto
    4140

    Las injerencias constantes de EEUU en las tradicionales zonas de interés para Rusia, junto con el avance de la OTAN y la descarada demonización del líder del país eslavo, no dejan otra opción que un eventual conflicto militar, advierte el periodista y escritor Robert W. Merry.

    "Ninguna nación que se respete a sí misma toleraría indefinidamente que la rodease sin parar una alianza de vecinos hostiles". En algún momento usará la fuerza militar para proteger sus intereses", afirma Merry en un artículo publicado en The National Interest.

    De hecho, recuerda el autor, Rusia ya recurrió a la fuerza con Georgia en 2008, cuando su vecino desató una guerra destinada a limitar la presencia rusa en su propio 'patio trasero'. Tampoco Rusia toleró el cambio de poder en Ucrania en 2014, donde un presidente con posturas prorrusas elegido democráticamente fue derrocado en un golpe patrocinado por las naciones occidentales.

    Las razones para sentirse amenazado

    Uno de los factores clave, según Merry, es la actual situación geopolítica de Rusia. Durante la URSS, a una distancia de hasta 2.400 kilómetros de sus fronteras no hubo países hostiles. Ahora, esta zona de seguridad no existe: las tropas de la OTAN están desplegadas a unos 160 kilómetros de San Petersburgo.

    Si bien el autor alaba el fin del dominio soviético sobre los países del Este de Europa, "las continuas injerencias de los países occidentales en las esferas de influencia tradicionales de Rusia —algunas de las cuales lo fueron durante más de 300 años— forman parte de una política altamente provocativa y desestabilizante".

    Lea más: EEUU ensaya la III Guerra Mundial contra Rusia (vídeo)

    Tales esferas, como Ucrania, Georgia, Bielorrusia o Serbia, sufrieron de una forma u otra una influencia destructiva de EEUU. Los ejemplos más notables tal vez sean la división de Serbia y el plan de arrastrar a Georgia y Ucrania en la OTAN. Las figuras públicas estadounidenses no revelan los límites de esos avances, agrega el autor.

    Además, dichas personalidades no suelen ocultar, a menudo, sus ideas sobre "un cambio del poder" en Rusia a la vez que el Gobierno de EEUU sigue financiando las mismas ONG que contribuyeron al mismo cambio en Ucrania, Irak, Libia, Yemen o Siria.

    "Puede pensarse que, para el presidente ruso, Vladímir Putin, tengan los mismos planes", escribe el autor.

    Al mismo Putin en EEUU lo demonizan constantemente, alegando que una Rusia que resurge debe ser 'detenida', y no admiten que el conjunto de esta retórica puede dar una cierta validez a la noción según la cual Rusia es un país asediado por EEUU y por sus aliados.

    Muere la esperanza de un cambio

    El actual mandatario de EEUU, Donald Trump, prometió cambiar esta situación y volver a encauzar las relaciones bilaterales, recuerda Merry. Actuando en contra de la opinión dominante del 'establishment' estadounidense, Trump estaba dispuesto a cooperar con Moscú.

    "Se esperaba un cambio significativo en las relaciones bilaterales: que dejasen de rodear a Rusia, que cesase la retórica belicista, que se levantasen las sanciones y que se trabajase con tesón para solucionar la situación en Siria y en Ucrania", reconoce el periodista. 

    Pero nada de esto se ha cumplido. La historia con la presunta 'injerencia rusa' y los presuntos contactos del equipo de Trump con el Gobierno ruso, "nunca la sabremos toda". Pero el resultado ya es evidente:

    "Las élites antirrusas han triunfado en EEUU y el mandatario se ve desamparado ante esto. Llegarán más nuevas sanciones, la OTAN seguirá expandiéndose y continuarán con su injerencia en Ucrania".

    Lea también: EEUU, a punto de darse 'un tiro en el pie' en Asia

    Es difícil adivinar a dónde conducirá esta política si no es a un conflicto directo. Los intereses fundamentales de Rusia, los que Trump estaba dispuesto respetar, básicamente hacen que un enfrentamiento sea inevitable, concluye el periodista.

    Además:

    Un periodista estadounidense acusa a Putin de desatar una guerra civil en EEUU
    Putin duplica su popularidad entre los votantes republicanos de EEUU
    Escuelas de guerra: los niños que la República Checa entrena para luchar contra Rusia
    Etiquetas:
    propaganda antirrusa, relaciones bilaterales, OTAN, Barron Trump, Vladímir Putin, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik