19:38 GMT +324 Noviembre 2017
En directo
    Militares de EEUU en Afganistán (archivo)

    Trump y su gabinete de seguridad deciden curso de la guerra afgana

    CC BY 2.0 / DVIDSHUB / Next generation MOUT is here [Image 2 of 4]
    América del Norte
    URL corto
    1119 0 0

    WASHINGTON (Sputnik) — El presidente de EEUU, Donald Trump, se reunirá el 18 de agosto con su gabinete de seguridad en Camp David para determinar el futuro de la presencia estadounidense en Afganistán entre opciones que van desde el despliegue de 4.000 efectivos, un ejército privado conducido por un regente y una retirada completa.

    Trump y sus colaboradores buscarán medidas para contener el avance de las milicias islamitas Talibán sobre las fuerzas armadas afganas, incentivar a Pakistán para que reduzca su apoyo a los talibanes, contrarrestar el auge de grupos terroristas como Daesh y Al Qaeda (ambos proscriptos en Rusia) y suministrar apoyo económico a las incipientes instituciones gubernamentales de Afganistán.

    Casa Blanca versus Pentágono

    La Casa Blanca ha tenido choques con altos jerarcas militares sobre Afganistán.

    El presidente rechazó el plan del Pentágono de incrementar la presencia militar con 4.000 efectivos que se sumarían a los 9.800 ya desplegados en el país de Asia central, y amenazó con destituir al comandante de las tropas en el terreno por los escasos éxitos alcanzados.

    En junio, el secretario de Defensa, James Mattis, dijo que EEUU "no está ganando" en Afganistán, mientras las fuerzas del Talibán crecían y quitaban territorio al ejército afgano.

    Lea más: Reportan varios muertos por ataque a una base aérea de EEUU en Afganistán

    Los comentarios de Mattis fueron ante el Comité de Servicios Armados del Senado, cuyo presidente, John McCain, reclamó al secretario una nueva estrategia para enfrentar el deterioro de la situación y el creciente número de muertos y heridos entre las tropas estadounidenses.

    Legisladores y expertos de Washington consideran difícil predecir qué tipo de medidas puede incluir la estrategia de Trump debido a los pronunciamientos contradictorios que han hecho altos funcionarios de su administración.

    En julio, se dijo que Trump había sugerido que su país debía retirarse de Afganistán y no enviar más tropas.

    El consejero de Seguridad Nacional, general H.R. McMaster, propuso que se enviaran unos 4.000 efectivos más, mientras el estratega jefe de Trump, Steve Bannon, argumentó en contra del despliegue de más militares.

    Lea también: Redes sociales explotan: "a este ritmo, Afganistán simplemente desaparecerá de la faz de la Tierra"

    En una reunión encabezada por el vicepresidente Mike Pence a inicios de este mes, McMaster, Bannon y el director de la CIA, Mike Pompeo, fueron instruidos en la tarea de presentar a Trump opciones.

    McMaster expuso la iniciativa de enviar 50.000 efectivos más, pero rebajó la cantidad al darse cuenta de que el presidente no aceptaría tal propuesta.

    Bannon, por su parte, sugirió privatizar la campaña militar estadounidense, mientras Pompeo argumentó a favor de que la CIA y las unidades de operaciones especiales fueron los actores principales de la ocupación en Afganistán.

    También: La OTAN desmiente la muerte de seis militares a manos de talibanes

    La falta de una estrategia clara, los desacuerdos entre funcionarios de la Casa Blanca y el incumplimiento de Mattis, que había prometido al Congreso presentar un borrador para mediados de julio, llevaron a los legisladores a adoptar sus propias medidas.

    McCain presentó recientemente su propia estrategia para Afganistán bajo la forma de una enmienda al presupuesto de defensa para 2018.

    Esta iniciativa comprende un abordaje civil y militar integrado, que prevé más asesores trabajando en las fuerzas armadas afganas y un renovado énfasis en el poderío aéreo para apoyar las operaciones terrestres.

    Más aquí: Fuerzas Aéreas al mayor postor, el siguiente paso en el negocio militar privado

    Las propuestas de McCain estarán sobre la mesa de trabajo de Trump y su equipo este 18 de agosto.

    Mercenarios

    La idea de privatizar la guerra afgana consiste en ceder a empresas contratistas el despliegue de tropas e incluso las operaciones aéreas.

    En mayo, el fundador de la empresa Blackwater, más tarde rebautizada como Xe Services y Academi, Erik Prince, propuso un ejército y una fuerza aérea mercenarios para apoyar a las tropas afganas y reducir la presencia de EEUU.

    Otra compañía de defensa, Dyncorp, presentó un plan similar.

    Le puede interesar: Militar afgano: necesitamos los aviones rusos "y no la chatarra de EEUU"

    De hecho, en Afganistán ya hay más personal militar privado que soldados, aviadores e infantes de marina estadounidenses, según un informe del Servicio de Investigación del Congreso.

    "En el año fiscal 2016, se encontraban en Afganistán 25.197 contratistas (del Pentágono) en comparación con 9.800 tropas estadounidenses, por lo que el personal contratado constituía el 72 por ciento de todos los efectivos (del Pentágono) en el país", dice el informe.

    La creciente dependencia en empresas privadas presenta una cantidad de riesgos, como el potencial de incrementar el bandidaje y la influencia de los señores de la guerra y la ausencia de responsabilidad por sus acciones, advierten expertos.

    Pakistán

    Mattis dijo en julio que Pakistán no estaba asumiendo una posición firme contra la red Haqqani, una disidencia de los Talibán asentada en territorio pakistaní.

    En consecuencia, el secretario de Defensa retuvo la entrega de unos 350 millones de dólares en desembolsos realizados por Pakistán.

    El papel que jugará el Gobierno pakistaní en la nueva estrategia de Trump es una incógnita, si bien las posturas de Mattis indican que Washington adoptaría una línea dura.

    Pero cualquier acción debe tomar en cuenta el activo rol que juega Pakistán en el apoyo a la milicia islamita Talibán.

    Más: EEUU prolongará su guerra en Afganistán 'por una cuestión de honor'

    No parece posible que las autoridades pakistaníes se sientan inclinadas a reducir su apoyo al Talibán cuando el Departamento de Defensa bloquea la devolución de un desembolso ya realizado por Pakistán en actividades antiterroristas.

    Estados Unidos y sus aliados lanzaron la invasión a Afganistán en 2001, luego de los ataques terroristas del 11 de septiembre de ese año en Nueva York y Washington.

    La misión en Afganistán concluyó en 2014, mientras el 1 de enero de 2015, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) anunció su nueva operación en el país, bautizada Apoyo Decidido, para entrenar y asistir a las fuerzas de seguridad afganas.

    Más de 9.000 efectivos militares estadounidenses permanecen en Afganistán, a los que se suman unas 5.000 tropas de la OTAN.

    Además:

    La OTAN informa de bajas tras un ataque a su convoy en Afganistán
    Blackwater tiene a 400 mercenarios al servicio de la coalición árabe en Yemen
    Ataque aéreo de EEUU mata por error a militares en Afganistán
    Al menos 16 militares muertos en un ataque de talibanes en el sur de Afganistán
    Los problemas de Afganistán se deben a la política de EEUU
    Etiquetas:
    pérdida, crisis, estrategia, militares, Casa Blanca, Departamento de Defensa de EEUU, Blackwater, Eric Prince, Donald Trump, John McCain, James Mattis, Afganistán, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik