En directo
    América del Norte
    URL corto
    0 30
    Síguenos en

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — Abolir la brecha salarial entre México, EEUU y Canadá en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) es un asunto de justicia social, dijo a Sputnik la presidenta de Relaciones Exteriores del Senado de México, Gabriela Cuevas Barron.

    "La brecha en materia salarial es un tema de injusticia pendiente, es muy importante incrementar los ingresos en nuestro país", dijo la titular de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, cámara del poder legislativo que debe aprobar los acuerdos de las negociaciones que comienzan el 16 de agosto y se prolongarán al menos seis meses.

    La legisladora que encabezó la sesión senatorial en la que el secretario federal de Economía, Ildefonso Guajardo, presentó al Congreso la estrategia negociadora mexicana la semana pasada, dijo que "es necesario que México cuide a sus trabajadores en la negociación comercial".

    "En estos tratados se cuida mucho más al capital que al trabajo, eso genera profundas injusticias", lamentó la legisladora opositora de centroderecha.

    Una revisión salarial en México es impostergable "porque de otra forma —cuestionó— resulta que somos competitivos en el exterior a costa del sacrificio de millones de familias mexicanas, con una terrible injusticia y desigualdad como la que estamos viviendo".

    En efecto, un informe académico presentado la víspera al Senado indica que solo 1% de millonarios posee la tercera parte de la riqueza en el país latinoamericano.

    Lea también: Senado de México analiza estrategia para renegociar el TLCAN

    Desde 2010, los salarios en la industria manufacturera aumentaron un 17% en Canadá, un 11% en EEUU, pero en México desde 2008 solo subieron 3,0%, según datos del FMI.

    Libre comercio favorece a transnacionales 

    El TLCAN es una realidad que se ha construido durante un cuarto de siglo, sin embargo "el libre comercio no es el factor que puede hacer la tarea que no hagan los países en su casa", atajó la influyente legisladora, quien encabezó la sesión a puertas cerradas con el equipo negociador, de la cual solo aceptó compartir sus propios señalamientos.

    "Mientras México siga siendo un país de profunda desigualdad, el problema no se va arreglar artificialmente con el libre comercio", advirtió.

    La estrategia comercio de fronteras abiertas fue el eje de los negociadores del pacto que entró en vigor en enero de 1994, pero el resultado es que "hoy beneficia a las grandes empresas transnacionales y beneficia únicamente a algunas regiones de nuestro país", deploró.

    En efecto, la zonas más favorecidas por el TLCAN han sido las fronterizas con EEUU donde los trabajadores reciben ingresos que cuadriplican el salario mínimo, donde la actividad económica crece a tasas elevadas, mientras las zonas del sur del país se mantienen rezagadas en la pobreza.

    Le puede interesar: "México debe aprovechar la revisión del TLCAN para superar debilidades"

    Por esa razón, una de las prioridades de los negociadores mexicanos es "incluir todo un apartado que se refiere a las pequeñas y medianas empresas", para que sean más la compañías beneficiadas por la integración comercial en las cadenas de valor.

    Incompresión de Trump del déficit comercial 

    México debe revisar otros capítulos que el Gobierno de EEUU propuso a su propio Congreso, que no están incluidos en la agenda de prioridades que encabezan los temas salariales, el Capítulo 19 de solución de controversias del TLCAN, que quieren eliminar los negociadores estadounidenses y las amenazas de aranceles que Canadá y México rechazan.

    "Es muy importante México no permita la discrecionalidad en la aplicación de aranceles", plantea tajantemente Cuevas Barron, en línea con la amenaza de Guajardo de levantarse de la mesa si el tema se coloca en las tratativas.

    La postura de Trump de centrarse en el déficit comercial de EEUU con México, que este año podría superar los 63.000 millones de dólares, "es una idea absurda y obsesiva".

    El plan del mandatario para lograr un supuesto superávit en los intercambios bilaterales, a favor de la parte estadounidense, es una incomprensión de que "en realidad es una balanza comercial que cambia constantemente", explicó la legisladora.

    "Mucho de ese superávit comercial creciente (14% más para México en el primer semestre de 2017) tiene qué ver con la devaluación de nuestra moneda, causada por los constantes ataques de EEUU nuestro país, el mismo presidente Trump lo ha ido acentuando", sentenció la senadora.

    El presidente de EEUU "debe ser mucho más consciente de cómo funciona la economía mundial", recomendó.

    Para la titular de una de las comisiones legislativas que estará acompañando a la delegación mexicana en Washington "es increíble que un empresario de ese tamaño no entienda absolutamente nada de las premisas del comercio exterior".

    La posibilidad de que sean eliminadas la políticas del TLCAN contra el comercio desleal, por la manipulación de precios o los subsidios estatales, no es una opción para México.

    En materia de la solución de controversias, establecidas en el Capítulo 19 del TLCAN "es el eterno problema con EEUU, ante el cual México debe cerrar filas con Canadá y no permitir que el Gobierno de Trump pretenda crear tribunales comerciales a modo".

    Los temas invisibles 

    Existe una agenda muy amplia que no solo tiene que ver con la parte de salarios y los aranceles, dijo la legisladora aunque insistió en no revelar los temas tratados en privado con los enviados del gobierno de Enrique Peña Nieto.

    "Es importante, además, revisar qué pretende EEUU al revisar el apartado de la propiedad intelectual, y ver si pretende meterse con las regulaciones en Internet", indicó la senadora.

    Una modificación del acceso a las redes electrónicas, por ejemplo, "sería un suicido en México" la revisión de la neutralidad en la red.

    Otro tema que se considera una línea roja en las negociaciones son las revisiones de las patentes que generarían incrementos en el costo de las medicinas, que fueron parte de los objetivos de EEUU en el Tratado de Asociación Transpacífica (TPP), emprendido por el ex presidente Barck Obama del cual se ha retirado el gobierno de Trump.

    "No puedo revelar los detalles de una reunión con los negociadores mexicanos en la que pedimos a los compañeros de la prensa que no estuvieran, pero sin duda que entre las principales preocupaciones están, además de las mencionadas, que en México debe haber un incremento salarial", adelantó.

    A la par de los temas que atraviesan toda la negociación (salarios, aranceles y solución de controversias), "me preocupa seriamente que se pretenda regular internet", indicó.

    Lea más: Negociadores mexicanos velan armas hacia el inicio de renegociación del TLCAN

    También es un foco rojo que EEUU pretenda aumentar la vigencia de las patentes de medicinas, en contra de la industria farmacéutica de medicinas genéricas más accesibles.

    "Ampliar las patentes de medicamentos de cinco a 10 o 12 años generaría un insostenible incremento en el costo de los medicamentos", puntualizó la legisladora.

    Además:

    Duelo del norte: México y Estados Unidos renegocian el TLCAN
    Trabajo y anticorrupción entre las prioridades de México en renegociación del TLCAN
    Trump amenaza con poner fin al TLCAN si renegociación no lo satisface
    Peña Nieto y Trump consideran importante modernizar el TLCAN
    Etiquetas:
    salarios, TLCAN, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik