En directo
    América del Norte
    URL corto
    Por
    251
    Síguenos en

    El trabajo penitenciario está oficialmente permitido en Estados Unidos y es una industria que genera miles de millones de dólares.

    La mayoría de los convictos ejerce trabajos de baja cualificación y obtiene menos de un dólar por hora sin adquirir habilidades que los ayuden a labrarse una carrera después de su liberación, escribe Idelia Aiziatúlova para Gazeta.ru.

    La Oficina Federal de Prisiones (FBP, por sus siglas en inglés) está implementando un programa de servicios industriales de prisiones federales (FPI). Trabajando para la FBP, los presos reciben un promedio de 0,9 dólares por hora, menos del costo de una barrita de chocolate en la tienda de la prisión. Producen una variedad de productos, desde colchones, vasos y señales de tráfico hasta equipo de protección, e incluso sellos oficiales para las agencias gubernamentales.

    El volumen de ventas de estos productos en el año fiscal 2016 superó los 500 millones de dólares, según los datos de The Economist. A pesar del salario de 90 centavos por hora, no se reduce el número de los que quieren participar en el FPI, dado que en la cocina de prisión se gana un sueldo estándar de entre 12 y 40 centavos por hora.

    En total, el mercado acoge a unos 61.000 reclusos, mientras que el volumen del negocio asciende a unos 1.000 millones. En California, los ingresos por la venta de bienes producidos por los presos en el presente año se estiman en unos 232 millones de dólares. La mayor parte de estos productos es textil y metálica. En Idaho, los prisioneros cultivan patatas y, en Kentucky, crían ganado.

    Los críticos de este sistema han hablado durante muchos años sobre la inmoralidad del hecho de que uno gana dinero mientras está cumpliendo un castigo. El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, causó una gran sensación en la prensa al abolir la política de reducción del volumen de la cooperación del Estado con las prisiones privadas, lo que significa un fuerte aumento de los ingresos del sistema penitenciario en el Gobierno de Donald Trump.

    Sin embargo, cabe destacar que el sistema penitenciario público estadounidense está proporcionando mano de obra a las empresas privadas desde 1979. En la década de los 90, por ejemplo, las mujeres presas cosían ropa interior para muchas marcas conocidas, tales como Victoria's Secret.

    La principal justificación para el uso de mano de obra que está en prisión es que el trabajo les permite obtener las habilidades demandadas en el mercado para encontrar trabajo al cumplir su condena y no reincidir en los crímenes. No obstante, Heather Thompson, de la Universidad de Michigan, subraya que "el uso del trabajo penitenciario ni siquiera contempla la idea de la rehabilitación. Las operaciones de fabricación más simples que llevan a cabo por una miseria la mayoría de los presos ya no se demandan en el país".

    Además:

    Obama conmuta penas de 79 presos de cárceles federales de EEUU
    Moscú critica la situación en las cárceles de EEUU tras la muerte de un ruso
    La prisión de Guantánamo manchó para siempre la reputación de EEUU
    Etiquetas:
    trabajo, prisión, dinero, cárcel, economía, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook