En directo
    América del Norte
    URL corto
    10270
    Síguenos en

    El presidente de EEUU, Donald Trump, sostuvo el 10 de mayo un encuentro en el Despacho Oval con el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov. La conversación se realizó a puerta cerrada, los únicos representantes de los medios que asistieron a la parte protocolar de la reunión fueron dos fotógrafos: uno de Rusia, otro de EEUU.

    La información sobre la presencia de ambos profesionales gráficos fue confirmada tanto por la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, María Zajárova, como por la Casa Blanca. No obstante, fueron publicadas solo las imágenes del fotógrafo ruso; la parte norteamericana no publicó su material.

    Por poco creíble que pueda parecer, los medios de EEUU prefirieron no profundizar en los temas discutidos por Trump y Lavorv, sino que se centraron en las fotos y en el propio fotógrafo ruso.

    Así, la cadena MSNBC informó que la Casa Blanca no dejó a la parte estadounidense participar en la sesión de fotos y acusó al presidente norteamericano de poner trabas a la libertad de expresión.

    'Politico', por su parte, hizo hincapié en otra "rareza": la presencia en la reunión del embajador de Rusia en EEUU, Serguéi Kisliak, quien, gracias a sus lazos con Michael Flynn, sirvió de excusa para el despido de este exasesor de Seguridad Nacional del presidente Donald Trump.

    La presencia de Kisliak fue calificada por el medio como "la marcha victoriosa de los rusos".

    "En qué estaban pensando el presidente y su equipo cuando organizaron esta fiesta, la Casa Blanca no lo comunicó", continuó con el mismo tono, a su vez, MSNBC.

    A su vez, el diario The Huffington Post publicó un artículo titulado 'Medio estatal ruso recibe acceso a la reunión de la Casa Blanca mientras a la prensa de EEUU no la dejan entrar', ya que el fotógrafo fue un representante de la agencia rusa TASS que hizo las veces durante el encuentro de fotógrafo personal de Lavrov.

    Pero sin duda, los que fueron más lejos fueron los periodistas del Washington Post, que se quejaron en Twitter de la conducta de Donald Trump y se lamentaron de tener que confiar "en los medios de comunicación rusos" para cubrir acontecimientos que se producen en torno al mandatario estadounidense.

    También se preocuparon por la presencia de las cámaras rusas. En referencia a los agentes del servicio de inteligencia de EEUU, el periódico destaca que, gracias a su presencia en el lugar, el fotógrafo ruso podría haber llevado consigo a la Casa Blanca aparatos de escucha, imposibles de detectar durante un registro habitual.

    Al mismo tiempo, The Washington Post afirmó, citando a una fuente dentro de la Administración Trump, que la Casa Blanca no esperaba que la parte rusa publicara las fotos.

    "No hemos sido informados por la parte rusa que su fotógrafo oficial desempeñaba un doble papel y que iba a subir las fotos a la base de datos de la agencia estatal de noticias", declaró la fuente del medio.

    Según el interlocutor de The Washington Post, los funcionarios rusos presentaron al corresponsal como un fotógrafo personal de Lavrov, por lo que los representantes de la Casa Blanca se sorprendieron al ver fotos de Trump no solo con el ministro, sino también con el embajador Kisliak.

    La reacción de Rusia

    La ola de polémicas declaraciones de los medios estadounidenses no pasó desapercibida para las autoridades rusas.

    "Tenemos la impresión de que el espacio informativo de EEUU se encuentra en una agonía intelectual", escribió en su cuenta de Facebook la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, en referencia a la polémica.

    En particular, la diplomática comentó la publicación de CNN "La Casa Blanca, enojada por ser troleada con las fotos rusas en el Despacho Oval", en la cual se asegura que la Administración Trump no estaba al tanto de que los medios rusos iban a publicar esas fotos.

    "CNN tocó fondo. La cadena publicó el material citando a otra "fuente anónima" que hablaba sobre "cómo Rusia volvió a engañar a Washington" tras publicar las fotos de Lavrov y Trump", escribió.

    Zajárova indicó que la lista con el nombre del fotógrafo fue presentada a la Casa Blanca con anticipación, además, en el formato de la sesión de fotos no se dio a entender que los materiales fueran secretos ni tampoco la parte estadounidense pidió a Rusia que no publicara las fotos de la parte protocolar de la reunión.

    El propio fotógrafo, Alexandr Sherbak, se vio obligado a comentar lo sucedido.

    "Me dirijo a los periodistas estadounidenses con la petición de que no pierdan su sentido de la dignidad profesional y no culpen de su fracaso en la organización de la sesión fotográfica a los otros. Trabajo de forma profesional como fotocorresponsal desde hace muchos años y, siendo sincero, es la primera vez que me veo obligado a hacer frente a unas acusaciones tan absurdas", concluyó en su página en Facebook.

    Además:

    Lavrov: "Trump confirmó el interés por construir relaciones mutuamente beneficiosas"
    Lavrov "prepara el terreno" para una reunión entre Putin y Trump
    Etiquetas:
    medios de comunicación, reunión, Donald Trump, Serguéi Lavrov, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook