00:06 GMT +322 Octubre 2017
En directo
    Logo de Exxon Mobil

    Así se mira América Latina desde los cuarteles de la Exxon Mobil

    © AP Photo/ Gene J. Puskar
    América del Norte
    URL corto
    0 57822

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — Exxon Mobil cuenta con su propio análisis sobre el futuro político y económico de América Latina, al cual ha tenido acceso Sputnik, es la visión del gigante petrolero estadounidense antes de que su presidente Rex Tillerson asuma como jefe de la diplomacia de EEUU.

    El análisis fechado en Washington en mayo de 2015, parte de las grandes tendencias históricas "de regímenes autoritarios en los años 1970 y 1980 a gobiernos democráticamente" entre los cuales menciona al de Enrique Peña Nieto en México, la destituida Dilma Rouseff en Brasil, José Manuel Santos en Colombia y Michelle Bachelet en Chile.

    La segunda gran tendencia histórica apunta al fin de las "insurgencias" armadas de izquierda, que abren paso a las negociaciones de paz, como el caso de Colombia, indica el análisis sobre la relación del gigante petrolero con los gobiernos de la región.

    La tercera tendencia latinoamericana es económica: va "de la crisis de la deuda a la resurgencia económica", para lo cual ilustra el caso de la Alianza del Pacífico, emprendida en abril de 2011 por México, Colombia, Perú y Chile, con Argentina, Costa Rica y Panamá, como observadores.

    Sin embargo, para los analistas de la gigante petrolera que tiene un valor de 390.000 millones de dólares, considerada en EEUU un estado dentro del estado, "el progreso es desigual en la región, persistente pobreza, y la desigualdad marca el contexto geopolítico de América Latina, al mismo tiempo que crecen las presiones de la clases medias sobre los gobiernos, entre protestas en las calles".

    En conjunto, la compañía identifica que las tendencias de los países se agrupan en cuatro bloques político comerciales, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, en inglés) con influencia hasta Centroamérica, el Mercado Común del Sur (Mercosur), la Alianza Bolivariana (Alba, integrada por Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Surinam, Venezuela y otras islas del Caribe), y la Alianza del Pacífico.

    Sin embargo, al presentar ese mapa regional, añade un indicador de la corrupción, elaborado por Transparency Internacional (TI) en el cual destaca que Chile es el país menos corrupto colocado en el lugar 21 del mundo de un ranking de 175 naciones.

    Señala que Brasil y Colombia están rezagados en los lugares 69 y 94, y que a la cola aparecen México y Argentina, en los puestos 103 y 103, sin mencionar a Venezuela.

    Las tendencias energéticas

    Naturalmente, el mundo que entiende la Exxon Mobil Corporation es el de la explotación de los recursos naturales y las materias primas, por lo tanto señala que hay otras cuatro "tendencias energéticas".

    La primera es un nuevo "boom de los energéticos" en el continente, que tiene cinco elementos: la explotación de las arena bituminosas de Canadá, la apertura de México a la inversión privada y extranjera, y la llamada "revolución shale" para explotar las rocas herméticas o esquisto con la tecnología de fractura hidráulica en Texas y Dakota del Norte, en EEUU.

    Le siguen la atracción por los campos de hidrocarburos marinos de Pre-Sal de Brasil, además del "margen ecuatorial" de la desembocadura del Amazonas hasta las cuencas del nordeste brasilero; y, finalmente, los campos de rocas de esquisto en la remota Vaca Muerta, en la Patagonia.

    Por otra parte, identifica otras cinco grandes tendencias comerciales energéticas en el continente americano.

    La encabeza el incremento del comercio de gas natural licuado (LNG), el intercambio de crudos ligeros por pesados entre productores para facilitar la refinación (swaps), y notablemente, con un gran signo de interrogación en el documento —considerando la fecha del análisis— aparece el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, en inglés), que ha nacido muerto con la llegada de Trump a la Casa Blanca.

    Las otras dos mega tendencias comerciales son la expansión del Canal de Panamá, que incentiva sobre todo flujos del gas natural licuado entre los dos océanos, y las crecientes exportaciones de productos derivados del petróleo de EEUU, con la perspectiva del levantamiento de la prohibición a la exportación petrolera estadounidense, que data de los años del boicot petrolero árabe de los años 1970.

    ¿NAFTA 2.0?

    Llama la atención que en la visión de la Exxon Mobil, predomina la llamada "integración energética de Norteamérica", y los siete elementos que integran este enfoque están encabezados por el llamado "NAFTA 2.0", es decir la modernización del pacto de EEUU, México y Canadá que cumplirá 23 años en enero.

    Pero el documento está lejos de considerar la reversión o incluso la abolición de ese acuerdo, que para Trump es el "peor de la historia de EEUU".

    También llama la atención que la petrolera estadounidense considera como segundo pilar de la integración energética norteamericana —que llama "la mayor del planeta"— al Diálogo Económico de Alto Nivel (DEHL, en inglés), entre EEUU y México, emprendido por Barack Obama en 2013.

    Los otros elementos de esa gran integración son la infraestructura compartida, el polémico oleoducto de Keystone XL para conectar la provincia petrolera de Alberta, Canadá con Texas, EEUU, que aparece con un claro signo de interrogación en el análisis, ante las barreras ambientales por las cuales Obama le cerró la puerta, pero a la que Trump le dará luz verde.

    Finalmente, la tendencia energética de las Américas incluye las "cadenas de suministro regional" y las interrogaciones sobre las sinergias entre los grandes jugadores petroleros.

    En 2015, en plena crisis de bajos precios por la sobreproducción árabe que causó excedentes en la oferta, la Exxon Mobil indicó que el impacto del derrumbe del valor del petróleo en los mercados tenía varias consecuencias: la crisis en Venezuela, los cambios en las regulaciones sobre los subsidios gubernamentales, los controles de la inversión extranjera, y un "freno en frontera de la exploración" de las riquezas energéticas.

    Esa ha sido la agenda de Tillerson en el continente, antes de ser llamado a encabezar la diplomacia estadounidense de la nueva era Trump. 

    Además:

    Bob Gates y Condoleezza Rice elogian a Tillerson tras ser nombrado secretario de Estado
    La licitación para explorar aguas profundas en el golfo de México
    Trump da malas noticias a México y buenas a China
    Etiquetas:
    ExxonMobil, TTP, TTIP, pobreza, corrupción, petróleo, Donald Trump, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik