Widgets Magazine
17:33 GMT +316 Septiembre 2019
En directo
    Sede de The Washington Post

    Artículo sobre 'propaganda rusa' causa escándalo en la comunidad periodística de EEUU

    © Flickr/ Bill Walsh
    América del Norte
    URL corto
    7342
    Síguenos en

    Varios medios de comunicación occidentales han expresado públicamente su desaprobación e indignación por un artículo sobre la 'propaganda rusa' publicado recientemente por The Washington Post.

    El material, aparte de los ya habituales RT y Sputnik, menciona a unos 200 medios propiamente estadounidenses con posiciones claramente críticas hacia la realidad política que vive el país norteamericano. El autor del artículo del Post, Craig Timberg, culpa a esos 200 medios de ayudar a las autoridades rusas a difundir "noticias falsas" a través de internet, lo que derivó, según su razonamiento, en la elección de Donald Trump como presidente de EEUU por encima de Hillary Clinton. De esta manera, indica Timberg, se buscaba "minar la fe en la democracia estadounidense".

    Irónicamente, como resultado, al menos dos de los medios mencionados en la lista —Naked Capitalism y The Intercept— han anunciado públicamente la intención de llevar al periódico de Washington ante los tribunales "por difundir información falsa".

    The Intercept, en particular, hace referencia a los tiempos del macartismo de finales de los años 40, cuando las autoridades y las agencias de seguridad estadounidenses se dedicaban a la 'caza de brujas', es decir, a buscar supuestos 'agentes comunistas' y simpatizantes de estas ideas. Lo publicado por el Washington Post "encarna la venenosa esencia de Joseph McCarthy", constata The Intercept.

    Mientras tanto, resulta que ese tipo de lista de 'medios indeseados' no es exclusivo del Washington Post, sino que la historia fue ofrecida a varios medios de renombre. Así, The New Yorker, que no aparece en lista, reveló en su artículo 'La propaganda sobre la propaganda rusa' que a su especialista político le propusieron publicar un informe de un equipo denominado PropOrNot, que se ha posicionado como un "grupo independiente de nueva formación que reúne a científicos, estadistas, especialistas en el campo de las amenazas informáticas y seguridad nacional, periodistas y activistas políticos, cuyo objetivo es identificar y desenmascarar la propaganda, en especial la rusa, que se centra en la audiencia estadounidense".

    Después de analizar el informe, el observador de The New Yorker calificó el material de PropOrNot de "caótico y ausente de toda lógica". "Al familiarizarse con la variedad de recursos en internet, el usuario aprende a tener cuidado con los grupos anónimos que abiertamente ofrecen los frutos de su investigación", constataba el periodista.

    "Sinceramente, esto [el grupo PropOrNot] luce como un intento bastante poco profesional", resumía Eliot Higgins, especialista en revelación de información falsa.

    El propio The New Yorker elucubra con que detrás del mencionado PropOrNot podrían estar incluso grupos ucranianos que llevan a cabo una campaña de difamación contra Rusia.

    En cualquier caso, lo que denuncian numerosos medios de EEUU es que la historia publicada por el Post está llena de incongruencias y no resistiría el más mínimo 'fact-check' —análisis factual— de ninguna publicación con un mínimo de rigor periodístico. Incluso Rolling Stone —una revista dedicada a la música y cultura popular— no pudo pasar de largo y dejó claro su posición al respecto en el título de su artículo: 'La historia de la 'lista negra' de Washington Post es vergonzosa y repugnante'.

    Además:

    Centro de propaganda antirrusa en EEUU… con patrocinio ucraniano
    ¿Por qué la "propaganda rusa" fastidia a la Unión Europea?
    Embajador ruso tilda de "propaganda descarada" las declaraciones de EEUU sobre Alepo
    Etiquetas:
    propaganda antirrusa, propaganda, Rolling Stone, PropOrNot, The New Yorker, The Intercept, Naked Capitalism, The Washington Post, Craig Timberg, Joseph McCarthy, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik