20:18 GMT +311 Diciembre 2017
En directo
    Bandera de EEUU

    Estados Unidos cambia a su enemigo Nº 1 por...

    CC BY 2.0 / Zach Dischner / Patriotism
    América del Norte
    URL corto
    7832

    China puede ocupar el lugar de Rusia y convertirse en el principal enemigo de EEUU, considera el analista político Andréi Polunin, citado por Svobodnaya Pressa.

    A su juicio, no fue casual que la reacción de Pekín a la elección del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fuera bastante fría. El portavoz del Ministerio de Exteriores, Lu Kang, deseó simplemente que la nueva administración "considere objetivamente las relaciones comerciales y económicas" entre los dos países.

    Esta precaución es comprensible. Durante su campaña electoral, Trump ha criticado fuertemente la relación entre Estados Unidos y China. Según él, los principales dividendos del comercio bilateral los consigue Pekín y no Washington. El presidente electo republicano también se ha comprometido a cambiar radicalmente la situación y proteger los intereses de las compañías estadounidenses y la mano de obra local, ya que los chinos les "quitan puestos de trabajo".

    Obama se caracterizó por efectuar una política de contención oculta de China mediante la creación de un cinturón de aliados asiáticos, pero evitaba todos los puntos de conflicto agudo. En consecuencia, no se atrevió a introducir un arancel del 45% para las mercancías procedentes de China ni hacer fortalecer el yuan.

    Las relaciones pueden empeorar también en la esfera de la seguridad. EEUU siempre ha observado con irritación las actividades del gigante asiático en el mar de China Meridional y ha mostrado su disposición a defender a sus aliados asiáticos de la supuesta 'amenaza china' mediante la colocación de un sistema de defensa antimisiles THAAD en Corea del Sur.

    Como resultado, a la herencia negativa de Barack Obama puede añadirse la presión económica: intentos de revisar el comercio, las investigaciones 'antidumping' y otras medidas que darán lugar a una crisis sistémica en las relaciones chino-norteamericanas, concluye Polunin.

    En esta situación, contener a China se convertiría para Trump en una tarea más urgente que la confrontación con Rusia.

    Además:

    China espera de EEUU actitud objetiva en relaciones comerciales mutuas
    Dragón en alza: EEUU no puede competir con China
    EEUU, atemorizado por la presunta amenaza de Rusia y China en el espacio
    Etiquetas:
    relaciones bilaterales, Lu Kang, Donald Trump, China, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik