Widgets Magazine
En directo
    Barack Obama, presidente de EEUU

    “La dignidad exige que Obama devuelva el Nobel de la Paz”

    © REUTERS / Carlos Barria
    América del Norte
    URL corto
    0 360

    Entre otros retos ambiciosos del mandatario estadounidense, Barack Obama, se destacaba la intención de privar el mundo de armas nucleares. Sin embargo, el tiempo mostró todo lo contrario, afirman los medios.

    El discurso presidencial de 2009 en Praga sobre "un mundo sin armas nucleares" logró conmocionar al mundo y resultó en un Premio Nobel de la Paz para Barack Obama. En realidad, a lo largo de sus dos mandatos, la administración de Obama hizo mucho menos para el desarme nuclear de lo que se le suele atribuir, opina Barry Blechman en su artículo para la publicación National Interest.

    El autor destaca varias de las "oportunidades perdidas" para lograr ese objetivo del presidente estadounidense.

    Tras anunciar una meta tan valiosa, Obama pudo fomentar sus palabras con acciones: ampliar el formato Rusia-EEUU y crear un organismo de negociaciones más inclusivo —tal vez una nueva organización mundial o una rama de la ONU—. Pero la administración estadounidense optó por seguir con el estrecho formato bilateral con Rusia. Lograron un nuevo tratado New Start, pero el impacto de este nuevo acuerdo es modesto, opina el analista.

    En 2009, el Consejo de Seguridad de la ONU, convocado por EEUU, aprobó una resolución dedicada a la creación de un mundo sin armas nucleares. Sin embargo, el documento no fue acompañado por ningún grupo de trabajo o un plan de acción, y se quedó en "palabras bonitas", lamentó Blechman.

    Los cambios en la estrategia de la seguridad nacional de EEUU en cuanto a las armas nucleares tampoco son considerables. El papel de las armas nucleares se disminuyó —es verdad, confirma el autor—, pero EEUU todavía se reserva el derecho de utilizar armas nucleares en otros escenarios diferentes al de la "disuasión de un ataque nuclear contra el país". Esos escenarios influyen directamente en la necesidad de mantener las armas nucleares en servicio activo, e impiden el proceso de desarme, nota el analista.

    También existe la cuestión de las 180 ojivas nucleares estadounidenses todavía desplegadas en Europa. Las bases de la OTAN a veces son objetos de protestas intensas. Además, las armas nucleares de EEUU permanecen en Turquía, no lejos de la frontera siria, recuerda National Interest. En vez de retirar el armamento de las áreas inestables, la OTAN reiteró en varias ocasiones el "papel clave" de las armas nucleares para la Alianza.

    Por otro lado, el acuerdo nuclear con Irán fue un logro irrefutable de Obama, así como las iniciativas fructíferas en cuanto al almacenamiento de los materiales nucleares por todo el mundo. Pero esos éxitos son eclipsados por los fracasos mencionados y por el programa de modernización de las armas nucleares, puesto en marcha por el mismo mandatario estadounidense.

    Según el programa, el Ejército de EEUU sustituirá todos sus submarinos nucleares y su armamento, desarrollará un nuevo bombardero nuclear dotado con un misil de crucero nuclear de largo alcance y, finalmente, reemplazará los misiles balísticos vigentes —los Minuteman— con un nuevo misil de base terrestre. Además, EEUU prevé modernizar las ojivas existentes y renovar la infraestructura nuclear del país.

    Si el programa estadounidenses se realiza por completo, será el mayor aumento de la potencia nuclear en la historia de EEUU.

    "Señor presidente, su currículum nuclear no es nada impresionante. La dignidad exige que devuelva su Nobel de la Paz", concluye el experto.

    Además:

    Moscú: La falta de avances en desarme nuclear se debe a política hostil de EEUU
    EEUU abre sus archivos sobre los blancos nucleares en la guerra fría
    EEUU busca contratista para su nuevo bombardero furtivo B-3
    Etiquetas:
    misiles de crucero, desarme nuclear, despliegue, modernización, armas nucleares, seguridad, Europa, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik