En directo
    Aeropuerto Viejo de Trelew, actual Centro Cultural por la Memoria

    Bravo, el asesino que Estados Unidos no quiere extraditar

    © Wikipedia/ Gastón Cuello
    América del Norte
    URL corto
    0 310

    Los organismos de derechos humanos de la Argentina solicitaron al presidente Barack Obama, con motivo de su visita al país, extraditar al ex militar Roberto Bravo, acusado del asesinato de 16 presos políticos en 1972, en la Masacre de Trelew.

    El teniente de navío retirado Roberto Bravo, que vive desde 1973 en Estados Unidos, fue acusado por tres sobrevivientes de la Masacre de Trelew, ocurrida el 22 de agosto de 1972, como el oficial que recorrió los calabozos para darles el tiro de gracia a quienes todavía se encontraban vivos.

    La Masacre de Trelew sucedió el 22 de agosto de 1972, cuando más de cien detenidos pertenecientes al Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y a la organización Montoneros, intentaron fugarse del penal de la ciudad de Rawson.

    Gobernaba el país el general Alejandro Lanusse, pero cada día eran más las manifestaciones y protestas, que desembocaron, al año siguiente, en elecciones generales en las cuales ganó el peronista Héctor Cámpora.

    El operativo de fuga fracasó porque los camiones que debían trasladar a los prisioneros no llegaron, y solo seisdirigentes lograron arribar al aeropuerto de Trelew en un automóvil, donde abordaron un vuelo comercial que había sido secuestrado por un comando guerrillero, y se dirigieron a Chile, gobernado por el socialista Salvador Allende.
    Otro grupo de 19 pudo llegar en taxis al aeropuerto, pero el avión ya había partido. Los restantes fugitivos se rindieron y fueron trasladados a la base naval Almirante Zar.

    La noche del 22 de agosto, a las 3:30 de la mañana, fueron sacados de sus celdas, formados en fila y ametrallados. Luego, Bravo recorrió los calabozos ejecutando con tiros de gracia a los que aún estaban vivos. Solo tres personas sobrevivieron, y revelaron los nombres de los militares que asesinaron a sus compañeros, entre ellos, el de Bravo.

    En 1972, un tribunal militar exoneró a los militares por su participación en la masacre. En 2006 se reabrió la investigación y los asesinatos fueron calificados como delitos de lesa humanidad, lo que llevó a la detención de seis de los acusados.

    Bravo, que huyó en 1973, obtuvo la nacionalidad estadounidense y vive en Miami desde hace más de 40 años. Era presidente de RGB Group Inc., una empresa de servicios médicos que presta sus servicios a las fuerzas armadas y que, según el diario Clarín, firmó 460 contratos por más de cien millones de dólares, desde 1998 hasta 2008, con el Ejército, la Fuerza Aérea, la Marina y el cuerpo de Marines.

    La justicia argentina pidió su extradición y Bravo fue detenido en febrero de 2010 durante cinco días. Salió en libertad tras pagar una fianza de 1,2 millones de dólares, después de lo cual, un juez de Miami negó su extradición, alegando que "la extradición está legalmente prohibida" porque "los crímenes que se le imputan a Bravo constituyen ofensas políticas". Según el artículo 4 del Tratado de Extradición entre EE.UU. y la Argentina, la extradición está prohibida en esta clase de delitos.

    En octubre de 2012, 40 años después de la masacre, el tribunal federal de Comodoro Rivadavia condenó a cadena perpetua a tres autores directos de la masacre y absolvió aotros dos acusados, pero en 2014, la justicia anuló estas absoluciones. El único que no ha sido juzgado es Bravo, que continua a salvo en Estados Unidos.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    extradición, Roberto Bravo, Argentina, EEUU