Widgets Magazine
En directo
    Un hombre afroamericano examina su casa destruida en un barrio de Nueva Orleans

    La población afroamericana, la mayor afectada por el Katrina 10 años después

    © AFP 2019 / Robyn Beck
    América del Norte
    URL corto
    0 0 0

    Nueva Orleans, la legendaria cuna del jazz y puerta de entrada para cientos de miles de esclavos en el siglo XIX, a diez años del huracán Katrina aún no ha recuperado la población afroamericana que tenía antes del desastre natural.

    Fundada por colonos franceses en 1718 y bautizada en honor del Duque de Orleans, la ciudad de la cocina criolla, los legendarios bocadillos Po´Boy y las bandas de hot jazz que cierran los funerales tiene en la actualidad 384.420 habitantes, por 450.000 en 2005, justo antes del Katrina.

    De los miles de personas obligadas a emigrar por la destrucción causada por el Katrina, 100.000 afroamericanos no han vuelto todavía, una cifra casi 10 veces mayor que la de los blancos sin regresar (11.000), según datos de la alcaldía.

    En términos relativos, el porcentaje de residentes negros ha pasado del 66,7 por ciento en el 2000 al 59 por ciento de la actualidad.

    Estos números acaso se entienden mejor al reparar que en Nueva Orleans la renta per cápita media de los blancos es un 56% superior a la de los negros.

    Destaca también el fenómeno de la gentrificación, es decir, la expulsión de los antiguos residentes de barrios históricos por nuevos vecinos, con más recursos, y que en zonas como Treme, considerada por muchos como la cuna del jazz, la población blanca ha pasado en diez años del 18 al 36 por ciento.

    El precio medio del alquiler ha subido casi un 40 por ciento desde 2005, y como escribe el profesor Bill Quigley en la revista Salon, esto es particularmente dramático en una ciudad que tiene al 55 por ciento de sus habitantes viviendo en régimen de alquiler, mientras el 37 por ciento de los hogares destina más del 50 por ciento de sus ingresos a pagar la renta.

    La media de población encarcelada en Nueva Orleans dobla a la del resto de EEUU, aunque el porcentaje ha descendido en un 67 por ciento en los últimos diez años.

    Uno de los grandes titulares de estos días, el éxito aparente de un sistema educativo renovado, parte del hecho de que a partir del Katrina el sistema público de educación, acusado de corrupto e inútil, ha sido prácticamente desmantelado, y así, hoy, el 91 por ciento de los colegios de Nueva Orleans son concertados.

    A la vez, cabe destacar el excepcional trabajo llevado a cabo por organizaciones como Preservation Resource, que con la asistencia de más de 24.000 voluntarios ha realizado tareas de construcción y restauración en más de 500 edificios, ayudando a preservar el magnífico patrimonio histórico y artístico de la ciudad y el rico entramado sociocultural de sus barrios.

    Nueva Orleans que muestra una tasa de crecimiento económico superior a la del resto del país y más restaurantes y visitantes que nunca, sigue plagada de problemas y también de belleza.

    No es extraño que el escritor C.W. Cannon haya escrito que "el Katrina renovó el robusto orgullo de Nueva Orleans como una alternativa excepcional a la cultural nacional dominante".

    Etiquetas:
    afroamericanos, huracán Katrina, Nueva Orleans, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik