En directo
    América del Norte
    URL corto
    0 03
    Síguenos en

    El parque nacional de Yellowstone, una de las joyas naturales de EEUU, está amenazado por el derrame de casi 200.000 litros de crudo.

    El vertido es particularmente insidioso porque el río Yellowstone, en pleno enero, está parcialmente congelado, y las tareas de limpieza se antojan muy difíciles.

    Mientras la oficina del gobernador de Montana, Steve Bullock, ha anunciado el estado de emergencia en los condados de Richland y Dawson, las autoridades locales han desaconsejado el consumo de agua corriente en las localidades cercanas. Se trata del segundo gran vertido de crudo en río Yellowstone del último lustro. En 2011 ya reventó un oleoducto propiedad de la petrolera Exxon Mobile, arrojando a sus aguas cerca de 150.000 litros.

    No son estos los únicos peligros que se ciernen sobre la zona: el propio gobernador Bullock ha autorizado el sacrificio, y procesamiento como comida, de 900 bisontes salvajes. El argumento es que el parque no puede acoger más y los animales son un peligro para la cabaña ganadera local. En la actualidad Yellowstone acoge a unos 3.000 bisontes americano. Se trata de uno de los últimos refugios de una especie que estuvo al borde la extinción tras la caza que sufrió en el siglo XIX a manos de los colonizadores.

    Otro animal totémico, el lobo, fue reintroducido en Yellowstone en 1995, de donde desapareció en 1926. Este año, por tanto, se cumple el 20 aniversario de la llegada de los primeros lobos grises, procedentes de Canadá, a las montañas Rocosas de EEUU tras 70 años de ausencia. Hoy sobreviven entre 1.600 y 1.700 lobos en el país, repartidos entre las sierras, praderas y bosques de Wyoming, Washington, Oregon, Montana e Idaho. Pero en 2014 el estado de Idaho autorizó batidas de lobos en su territorio, con la excusa de que hay demasiados, y grupos partidarios de su exterminio han iniciado una masiva campaña publicitaria en Washington.

    Etiquetas:
    Steve Bullock, Yellowstone (EEUU)
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik