En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 11
    Síguenos en

    BOGOTÁ (Sputnik) — La capital colombiana debió retomar este viernes una nueva cuarentena obligatoria debido al elevado número de contagios de COVID-19, preocupante realidad que la Alcaldía atribuye a la supuesta llegada de la nueva cepa británica.

    Pero el Gobierno de Iván Duque niega la llegada de la nueva cepa, y sostiene que el aumento de contagios se debe a la interacción social en las fiestas de diciembre. Y en el medio están los ciudadanos, que ya no saben qué creer.

    La ocupación en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) crece de manera tan exponencial como el virus, y actualmente llega a 86,2%, lo que en la práctica significa que de 1.786 camas para pacientes con COVID-19 ahora solo hay disponibles 250 para una ciudad que viene registrando un promedio de 5.000 contagios por día.

    "Ese incremento en la positividad y en la carga viral de los pacientes positivos en Bogotá tiene que ver con que está circulando ya la nueva cepa de COVID que se identificó en el Reino Unido"; esa sería la causa de los incrementos en la ciudad "y no solo la interacción de diciembre", dijo el jueves a la prensa la alcaldesa, Claudia López Hernández, desatando una lluvia de críticas.

    El Gobierno de Duque aseguró que "no existe por parte del Instituto Nacional de Salud (INS) ninguna evidencia de circulación en territorio colombiano de la cepa del COVID-19 que fue identificada en el Reino Unido", mientras que el senador de izquierda Armando Benedetti sostuvo que las declaraciones de López fueron para justificar sus vacaciones en Costa Rica, las cuales, de hecho, debió interrumpir a comienzos de esta semana por la emergencia sanitaria en la ciudad.

    "Ella le hecha la culpa de todos sus errores a la nueva cepa, ella le echa la culpa a que todos los estimados son por la nueva cepa, ella le echa la culpa a todo lo malo que pasó a la nueva cepa, cuando todo lo malo es por su falta de liderazgo, de conocimiento", dijo Benedetti, según la emisora local RCN Radio.

    Por su parte, el ministro de Salud, Fernando Ruiz, fue más directo en su respuesta a López, a quien este viernes le dijo que "deje de poner cortinas de humo a su responsabilidad sobre el contagio de Bogotá", y recordó que el ministerio "no ha hecho más que apoyarla", por lo que hay que enfocarse "en sacar a la ciudad de la crisis".

    Popurrí de factores

    En medio del debate político, el virus se expande debido a un popurrí de factores, como la flexibilización de las medidas a la movilidad, la relajación de los ciudadanos frente a las medidas de bioseguridad, las fiestas navideñas y de fin de año y, para colmo, la final del fútbol profesional colombiano, que el 27 de diciembre lanzó a las calles de Bogotá a miles de personas aglomeradas y sin tapabocas.

    Ante la situación, los memes no se han hecho esperar, y ya abundan en redes sociales aquellos que comparan la situación de López con un capítulo de la serie animada Los Simpson, cuyo alcalde, de traje y corbata, decretó la cuarentena en Springfield mientras de la cintura para abajo se le veía en bañador y sandalias en una playa de Bahamas.

    "Se emberracan [enojan] porque vuelve el confinamiento y hacen semejante drama porque la la alcaldesa se escapa de vacaciones, pero salen sin tapabocas y se la pasan metidos en fiestas repletas de gente", dicen otros usuarios en Twitter, culpando a la propia ciudadanía de la aguda situación actual.

    Sea como fuere, al ambiente cargado de virus se le suma ahora el desespero y preocupación. Lo primero por las ansias de que comience la vacunación en febrero, como lo ha anticipado el Gobierno, y lo segundo porque el nuevo confinamiento empieza a pasar factura al sector comercial, que apenas en diciembre levantaba cabeza por los embates de la primera cuarentena.

    "Si bien regresamos a las medidas de marzo del año pasado, el tejido empresarial de la ciudad no está en las mismas condiciones. Los comerciantes vienen andando en los rings y estas restricciones terminan acabando a muchos comercios; nuestro llamado es a que aprendamos las lecciones del primer pico y no se tomen medidas que afecten en vano al comercio", dijo en un comunicado el director de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), capítulo Bogotá, Juan Esteban Orrego.

    Asimismo, pidió al Gobierno central "que se entreguen ayudas reales que compensen el no funcionamiento en un mes en el que también históricamente los empleados tampoco tienen dinero, como lo es enero".

    La nueva cuarentena contempla la restricción total de la movilidad en toda la ciudad desde las 00.00 hora local (05.00 GMT) de este viernes 8 hasta las 04.00 hora local (09.00 GMT) del martes 12, al tiempo que impone un toque de queda nocturno desde las 20.00 hora local (01.00 GMT) hasta las 04.00 locales ( 09.00 GMT) a partir de ese martes hasta el domingo 17 de este mes.

    El primer caso de COVID-19 en Colombia se registró justo en Bogotá el 6 de marzo de 2020 y desde entonces la ciudad ha sido la más afectada del país, con 501.691 casos a la fecha. Sin embargo, no es la única y otras urbes como Medellín (noroeste), Cali (suroeste) y Cúcuta (noroeste) también han tenido que adoptar toques de queda para este fin de semana debido al aumento de contagios, mientras evalúan imponer una nueva y estricta cuarentena.

    Etiquetas:
    COVID-19, mutación del coronavirus, pandemia de coronavirus, coronavirus en América Latina, Bogotá, cuarentena, Colombia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook