En directo
    América Latina
    URL corto
    0 50
    Síguenos en

    CARACAS (Sputnik) — Las aulas online comienzan un nuevo periodo escolar en Venezuela como medida del Gobierno para contener la pandemia de COVID-19, y aunque algunos temen por la formación de sus hijos, siguen convencidos de que es la opción menos riesgosa.

    "El retorno a clases en casa es un reto, para mí ha sido extremadamente difícil, pero sigo pensando que es un sacrificio que debemos hacer, porque usar el transporte público o tener que estar todos los días en la calle pone a las familias en riesgo mientras no haya una vacunación masiva", consideró Erlean Mijares, madre de un niño de 6 años.

    En Cuba, Nicaragua y Uruguay los alumnos han retornado a clases bajo medidas de bioseguridad y con opciones de asistencia o participación online.

    En tanto, en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú el retorno a las aulas se ha autorizado solo en algunas regiones donde los casos de COVID-19 han disminuido.

    Sin embargo, en Venezuela solo se ha establecido, en las semanas de flexibilización de la cuarentena, un sistema de asesoría pedagógica en la que un niño o un pequeño grupo acude a encuentros con el docente para recibir indicaciones.

    Dificultades técnicas

    En la nación caribeña, lidiar con las fallas de Internet o de equipos para recibir clases online, se ha convertido en la mayor limitante para representantes y alumnos.

    El presidente de la Asociación de Institutos Educativos Privados (Andiep), Fausto Romeo, dijo a Sputnik que es necesario hallar nuevas estrategias para el retorno a clases.

    "Por ejemplo algunos planteles están con opción de mandar una guía por vía WhatsApp con actividades, y ese no es el elemento real de la educación a distancia", dijo.

    En vista de que todo parece señalar que en el 2021 la población también tendrá que convivir con el nuevo virus, Romeo consideró que las escuelas y el ministerio de Educación deben buscar nuevas formas de acercarse al alumno de manera efectiva.

    Por su parte, la organización sin fines de lucro FundaRedes manifestó su preocupación por la calidad de la educación a distancia en Venezuela, en medio de las fallas de energía eléctrica y de las telecomunicaciones, así como las dificultades que puede tener la población para acceder a la tecnología necesaria.

    "La educación a distancia sin condiciones como energía eléctrica, equipos tecnológicos y conexión a Internet pone en desventaja a miles de niños en Venezuela y viola sus derechos en medio de la pandemia", expuso.

    Calidad educativa

    Milena Hernández, representante de un niño y dos adolescentes, dijo que la mejor forma de proteger a los niños y a la familia es mantener el aula en casa.

    No obstante, consideró que siente inseguridad por la calidad de la educación que están recibiendo sus hijos.

    "No es fácil para los padres continuar en esta modalidad, porque es una realidad que no somos maestros, desconocemos muchos de los temas que mandan para hacer las tareas, además combinar el trabajo y la responsabilidad de madre y maestra es sumamente fuerte, sobre todo en mi caso, que tengo dos niños en bachillerato y uno en primaria", indicó.

    El presidente Nicolás Maduro aseguró a finales de 2020 que su equipo ejecutivo se encontraba analizando el retorno a clases y buscando mecanismos que permitan actividades presenciales sin que eso se traduzca en un incremento de casos de COVID-19.

    Mientras tanto, el ministerio de Educación ha indicado que mantendrá el programa que transmite a través de uno de los canales del Estado, Cada Familia una Escuela, como una alternativa para los niños.

    Las clases presenciales en Venezuela están suspendidas desde el 18 de marzo del 2020, cuando el Gobierno declaró emergencia nacional, y en los últimos diez meses las autoridades han reportado 114.908 casos positivos del nuevo coronavirus. 

    Etiquetas:
    Venezuela, educación
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook