En directo
    América Latina
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — El rebrote de la pandemia de COVID-19 abrió en Bolivia un debate sobre la posibilidad de postergar las elecciones regionales convocadas para el 7 de marzo, con opositores a favor de un aplazamiento, a diferencia del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS).

    "Pido que se posterguen las elecciones por 60 días, a fin de que no se llegue a una situación de colapso hospitalario, que no se llegue a un nuevo confinamiento que causará mayores penurias económicas", dijo el excandidato presidencial derechista Oscar Ortiz, en carta al Tribunal Supremo Electoral (TSE).

    La nota, publicada este 6 de enero por varios medios, era la primera solicitud formal de que el TSE considere modificar el calendario electoral, como ocurrió tres veces durante el proceso de las elecciones nacionales del año pasado.

    Mientras una aparente mayoría de opositores respaldaba la propuesta de Ortiz, también exministro de Economía del pasado Gobierno transitorio de Jeanine Áñez, el MAS expresó su disconformidad, advirtiendo que ya estaba preparado para la campaña electoral en los nueve departamentos y más de 300 municipios del país.

    "Sabotaje"

    Si el TSE acepta la sugerencia del exministro Ortiz de que se posterguen las elecciones, o al menos se suspendan los actos de campaña, estaría atentando contra el MAS, dijo este 6 de enero a reporteros Gerardo García, vicepresidente de ese partido que lidera el expresidente Evo Morales (2006-2019).

    "Sería un sabotaje de parte del TSE en caso de que no nos permitan hacer la campaña, porque estamos movilizados en todos los municipios y departamentos para ganar esas próximas elecciones", afirmó el dirigente masista.

    Agregó que tanto las organizaciones políticas como los ciudadanos en general ya tienen experiencia sobre cómo hacer proselitismo y votar en medio de una pandemia.

    En el frente opositor, el exrector de la universidad pública de La Paz y ahora candidato a alcalde, Waldo Albarracín, dijo que el TSE debería estar atento a los informes sobre la pandemia para "priorizar la salud en este momento de crisis sanitaria".

    "El Ministerio de Salud puede hacer una recomendación directa al Órgano Electoral, para que este a su vez, tomando en cuenta esa recomendación, dicte la medida que corresponda", declaró Albarracín al diario Página Siete.

    David Apaza, un disidente del MAS que participa en una candidatura populista en El Alto, dijo al mismo medio que si persiste el riesgo de un descontrol de los contagios de COVID-19, respaldaría el aplazamiento de los comicios "hasta que haya mejores condiciones".

    Otro candidato municipal de La Paz, Iván Arias, aseguró que el combate a la pandemia es más importante que la próxima votación regional, y que por ese motivo no estaba interesado por ahora en la campaña electoral sino en "cómo contribuir a salvar vidas".

    La oposición conservadora, que no pudo unirse para enfrentar al MAS en las elecciones nacionales de octubre pasado, concurrirá dispersa a los comicios regionales.

    El MAS ha anunciado su propósito de renovar su control sobre al menos seis departamentos y el 90% de los municipios, que ejerce desde las elecciones subnacionales de 2015. 

    Etiquetas:
    COVID-19, pandemia de coronavirus, coronavirus, Bolivia, elecciones
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook