En directo
    América Latina
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — El Gobierno de Bolivia afirmó que hará todo lo posible para evitar una nueva cuarentena general en el país ante el advenimiento de una segunda ola de contagios del COVID-19.

    "La cuarentena significa ralentización de la situación económica, por eso se trabaja para no tener que llegar a momentos y niveles de cuarentena", dijo a reporteros el portavoz presidencial Jorge Richter.

    Hizo la declaración al informar sobre una "cumbre" anti-COVID realizada el día anterior entre el presidente Luis Arce, los gobernadores de los nueve departamentos y los dirigentes de las asociaciones de gobiernos municipales.

    La reunión, que sería seguida por otra esta misma semana para adoptar medidas coordinadas, ocurrió mientras un rebrote de la pandemia del COVID-19 parecía inevitable y en algunas regiones se consideraba ya una realidad.

    Bolivia, que registra un promedio de más de 1.000 nuevos casos diarios del COVID-19 desde fines de diciembre pasado, reportó el 4 de enero 1.010 contagios, con los cuales el total acumulado desde marzo del año pasado llegó a 163.671, incluidos 9.219 decesos.

    Aunque el Ministerio de Salud alertó que el ritmo de aumento de casos era en parte consecuencia de un fuerte incremento de las pruebas de detección, los gobiernos regionales pidieron a la administración nacional más recursos para contratar personal y reforzar el equipamiento de los hospitales.

    Richter aseguró que el Gobierno nacional cumpliría sus obligaciones, especialmente económicas, para la compra de más de 2,2 pruebas de diagnóstico y vacunas contra el COVID para todos los mayores de 18 años, que son aproximadamente ocho millones de ciudadanos.

    Sin embargo, apuntó que el presidente Luis Arce estaba alarmado por la constatación de que los gobiernos regionales tenían paralizados en sus cuentas más de 40 millones de dólares que podrían utilizar de inmediato para combatir la pandemia.

    El mandatario llamó también la atención a los gobernadores y alcaldes porque en sus presupuestos de 2021 no han previsto fondos exclusivos para atender la pandemia, según el vocero.

    "Con todo, estamos coordinando tareas, (…) todos los esfuerzos que se están haciendo apuntan al objetivo de preservar la salud de los bolivianos pero no afectar, o al menos hacerlo mínimamente, la situación económica del país", añadió Richter.

    El año pasado, durante la llamada primera ola de la pandemia, el entonces Gobierno transitorio de Jeanine Áñez decretó un confinamiento general de varios meses que golpeó particularmente a las mayorías empobrecidas que viven en la economía informal.

    Actualmente, están permitidas todas las actividades productivas y solo persisten restricciones para las industrias de restaurantes y de entretenimiento para prevenir aglomeraciones.

    Etiquetas:
    cuarentena, coronavirus, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook