En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 50
    Síguenos en

    LA HABANA (Sputnik) — Aflora la incertidumbre y múltiples preocupaciones en la ciudadanía de Cuba al comenzar la aplicación de la Tarea Ordenamiento, plan que incluye entre otras acciones la unificación monetaria, el incremento de los salarios y el aumento de precios en el comercio minorista.

    Después de 26 años de convivir en el bolsillo de los los cubanos, este 2021 se decreta la desaparición del CUC, una segunda moneda alternativa 25 veces más fuerte que el tradicional peso (CUP) y que hasta el momento marcó la diferencia en los estilos de vida de muchas personas —nunca la mayoría— en la isla.

    Con la aplicación de la Tarea Ordenamiento, que estableció la demorada, necesaria y definitiva desaparición de esta moneda, queda pendiente su recaudación y cambio antes de sacarla de circulación, un tema complicado dadas las carencias e insuficiencias en el sistema bancario nacional, la poca disponibilidad de cajeros automáticos y las largas filas en las sucursales bancarias.

    Ante esta realidad, la decisión gubernamental fue anunciar la "garantía" del cambio de esta moneda en los próximos seis meses, incluso en la red comercial del país, con vueltos en pesos cubanos, para que en julio desaparezca definitivamente, según informó e mediados de diciembre pasado Marino Murillo, jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos.

    Pero la realidad fue diferente al amanecer del 1 de enero, cuando muchos cubanos se quedaron con deseos de poder adquirir productos, incluso de primera necesidad, al encontrarse que en la mayoría de las tiendas y establecimientos de venta estatales no aceptaban pagos en CUC, alegando "disposiciones superiores".

    Hubo que esperar dos días para que se conociera la lista de establecimientos comerciales regidos por el Estado que aceptarían pagos en la moneda a punto de desaparecer, que, en opinión de muchos ciudadanos, es insuficiente, dada la cantidad de circulante que todavía existe en las calles.

    Esta medida que limita los lugares donde se podrá pagar en CUC, según opiniones expresadas en redes sociales, generará más dificultades, mayor aglomeración de personas, y excesivo tiempo de espera en las largas filas que ya agobian a consecuencia de la crisis económica y los desabastecimientos.

    Precios frente a calidad

    Con relación al incremento de precios sucede otro tanto, pues en algunos casos, como el pan regulado a la población, no se corresponde el aumento —20 veces su valor anterior—, con la mala calidad del producto que recibe la población, objeto de innumerables quejas desde diferentes lugares de la isla.

    En el sector privado también se siente significativamente el incremento de los precios, principalmente en el sector gastronómico, donde ya algunos establecimientos exhiben precios casi prohibitivos al bolsillo común, incluso con los nuevos aumentos salariales, a pesar de la advertencia de las autoridades que no se tolerarían precios "especulativos y abusivos".

    La respuesta ante las quejas es que los "proveedores" a su vez aumentaron las tarifas de las materias primas, en muchos casos procedentes del mercado negro, quien desafortunadamente sigue —y parece seguirá— marcando la pauta en los precios, aun cuando el Gobierno ha hecho públicas lista de precios topados.

    En este caso está también la comercialización de productos agrícolas que, aunque se regularon los precios, se siguen vendiendo con tarifas inalcanzables o, en el peor de los casos, ante la presencia de inspectores, "desaparecen" de las tarimas por obra y gracia del especulador.

    A su vez, los desabastecimientos en las tiendas que vendían productos en CUC y que ahora lo harán en pesos, y que en muchos casos compensan las carencias de los productos normados bajo la ya magra libreta de racionamiento, frente a la opción de adquirirlos en tiendas que venden en monedas libremente convertibles (MLC), es otro escollo que aumenta las insatisfacciones ciudadanas, extraviadas en larguísimas filas frente a mercados con poco que ofrecer.

    Por ejemplo, en un país de fumadores tradicionales, y donde se produce el mejor tabaco del mundo, en las últimas semanas han desaparecido los cigarrillos en los estanquillos de venta, sin que se dé una explicación pública de la carencia. Pero, "inexplicablemente" quien quiera fumar los tendrá disponibles en el mercado negro, al doble de su precio de venta, y en las cantidades que desee.

    Pendientes

    No hay dudas que la Tarea Ordenamiento en Cuba es necesaria, casi imprescindible para salir de un atolladero económico que no veía el punto de arranque por ningún lado. Pero no es solo tarea de unificar monedas, normalizar tasa de cambios, aumentar salarios, eliminar gratuidades y desterrar la mentalidad importadora.

    La anarquía, el despilfarro, la ineficiencia, el burocratismo dañino, la indisciplina laboral, la corrupción, el permanente desvío de recursos, la mala calidad de productos y servicios y el irrespeto al consumidor, todas vivas y con fuerza en este momento, siguen siendo tareas pendientes, a pesar de las medidas puestas en vigor a partir del 1 de enero.

    "Todo sería más esperanzador si el ordenamiento ordena de verdad nuestro reguero económico, y la nueva estrategia se controla con un observatorio permanente, para detectar a tiempo los problemas resultantes de las anunciadas aplicaciones", comentó oportunamente el periodista cubano José Alejandro Rodríguez, en su artículo "Presagios para 2021", publicado el pasado 2 de enero en el periódico local Juventud Rebelde.

    Como todo proceso que se aplica en tiempos de crisis, habrá que esperar a los próximos días para ver cómo se desenvuelve su puesta en práctica, cómo ganan credibilidad los ejecutores pasando de la palabra a la acción, cómo se ordena lo que está desordenado hace muchas décadas y cómo, sobre todo, los cubanos pueden respirar tranquilos en estos malos tiempos de crisis.

    Etiquetas:
    peso cubano, monedas, Cuba
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook