En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 220
    Síguenos en

    CARACAS (Sputnik) — La crisis económica, la hiperinflación y el COVID-19 le pusieron difícil a los venezolanos cumplir con las tradiciones de Año Nuevo. Sin embargo, los ciudadanos consultados por Sputnik señalaron que hicieron un esfuerzo para mantener viva las costumbres y recibir el 2021 en familia.

    Karina Peña, una profesora de deportes, dijo que estaba acostumbrada a celebrar en grande la llegada de un nuevo año y, aunque en esta ocasión la situación económica no se lo permitirá, no dejará pasar la tradición de la cena, y que la celebrará con el aporte de cada uno de los integrantes de su familia.

    "Ni la crisis ni el coronavirus nos ha detenido; ha sido difícil, ha sido duro, pero en nuestra mesa, gracias a Dios, y en la de muchos venezolanos tendrán su cena para recibir el nuevo año, con algunas deficiencias y dando aportes a la familia pero siempre con nuestra tradiciones por delante", expresó la mujer en conversación con esta agencia.

    Lisette Betancourt, empleada del sector público, reconoció que en su casa hacen lo imposible por mantener la tradición de Año Nuevo, aunque por los elevados precios, admitió, no comprarán muchos de los alimentos típicos para la cena del 31 de diciembre.

    "Anteriormente, adornábamos la mesa con manzanas, uvas y tortas, pero esas son cosas, que ya no se pueden comprar porque sale muy costoso. Ahora nos limitamos a lo básico, al plato típico y alguna bebida. Todo sea por no perder la costumbre de compartir y sobre todo este año que ha sido tan difícil por la pandemia", señaló.

    Precios

    Los comerciantes en Venezuela fijan los precios de los productos según el valor del dólar paralelo, que esta semana superó el millón de bolívares por unidad.

    Las uvas, que forman parte de una de las tradiciones, superaban los 10 dólares el kilo, y en algunas ferias ofrecieron las manzanas en siete por cinco dólares.

    Para muchos venezolanos estos productos se volvieron inalcanzables, pues el salario mínimo es de 400.000 bolívares, equivalentes a 0,38 dólares de acuerdo a la tasa oficial del Banco Central de Venezuela de 1.089.000 bolívares por dólar.

    Ghislane Miranda, agente de bienes y raíces, consideró que Venezuela está dividida entre los que no podrán festejar, por no contar con los recursos, y los que en medio de la crisis intentan mantener las tradiciones.

    "En un gran porcentaje se vieron afectadas las celebraciones y tradiciones decembrinas, en una parte por las muertes que efectivamente enlutan y acaban con la celebración, y en la otra por la destrucción del poder adquisitivo de una gran cantidad de venezolanos, porque no podemos tapar el sol con un dedo: hay mucha pobreza, el alto costo de la vida a muchos les destruyó las tradiciones este año. En definitiva, hay dos Venezuela: una pasando trabajo, hundida, ahogada y otra muy holgada que nada en medio de la crisis", sostuvo.

    El Gobierno de Nicolás Maduro ha asegurado en reiteradas ocasiones que las difícil situación se debe en gran parte a a las sanciones impuestas por Estados Unidos.

    De acuerdo con la Asamblea Nacional (parlamento unicameral, de mayoría opositora), la inflación de noviembre fue de 65,70%. Siendo la más alta en lo que va del 2020.

    Según las proyecciones económicas del Fondo Monetario Internacional, la inflación acumulada en Venezuela cerraría en 2020 en 500.000%.

    Celebración vs COVID

    Maduro decretó todo el mes de diciembre de flexibilización ampliada, para que los ciudadanos pudieran celebrar estas fechas en familia. Sin embargo, pidió que las personas se cuiden para evitar un aumento en los contagios por COVID-19.

    En ese sentido, Laura Cardona, residente de Terrazas del Ávila, en el este de Caracas, manifestó que en esta ocasión recibirán el nuevo año sin mayores festejos, y que solo participarán las personas que residen en su apartamento.

    "Decidimos recibir el 2021 en casa, solo mi esposo, mis dos hijos y yo. Es inevitable no sentir temor a contagiarnos con coronavirus, y sobre todo luego de cuidarnos por tantos meses. Creo que ya tendremos tiempo de celebrar una vez que todos podamos estar vacunados", dijo a Sputnik.

    Por el contrario, Mariela González, residente de Caraballeda, en el estado La Guaira (norte), comentó que realizarán la tradicional cena con todos los miembros de su familia, pero con las medidas de bioseguridad.

    "Este ha sido un año muy fuerte, por eso no quisimos dejar de hacer la cena y compartir en familia. Pero la haremos en la platabanda de la casa donde hay ventilación, además utilizaremos vasos y cubiertos desechables para no compartir los mismos utensilios", contó.

    Entretanto, el Gobierno venezolano evalúa una modalidad de cuarentena radical para el mes de enero, y ha dicho que se prepara para hacer frente a una posible ola de COVID-19 en esa nación caribeña.

    Además, Maduro ha dicho que para el primer trimestre de 2021 llegará la vacuna Sputnik V, para iniciar la vacunación de 10 millones de personas, tras la firma de un contrato entre su Gobierno y la Federación de Rusia.

    Etiquetas:
    Año Nuevo, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook