En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 15
    Síguenos en

    SANTIAGO (Sputnik) — Los dirigentes de la derecha chilena están amasando un pacto que, si sale del horno bien cocinado, podría instalar a varios seguidores del fallecido dictador Augusto Pinochet (1973-1990) en la próxima Convención Constitucional.

    Los dirigentes de la coalición oficialista Chile Vamos, que agrupa a los partidos de derecha y centroderecha, Evolución Política (Evópoli), Unión Demócrata Independiente (UDI), Renovación Nacional (RN) y el Partido Regionalista Independiente Demócrata (PRI), están analizando los beneficios de aliarse con el Partido Republicano, de extrema derecha, para competir con una lista única de candidatos, generando más chances de obtener escaños en la próxima elección de asambleístas en abril de 2021.

    La opción de una alianza entre ambas fuerzas se veía lejana. Los líderes del Partido Republicano se dedican constantemente a criticar al oficialismo, acusándolos de "blandos". "Al Gobierno de Sebastián Piñera le faltan pantalones", afirmó hace un par de semanas el líder del partido, José Antonio Kast, criticando la postura del mandatario ante hechos de violencia en el sur del país.

    De hecho, el Partido Republicano es la única tienda política de derecha en Chile que se considera de oposición al Gobierno de Piñera.

    Sin embargo, este partido nuevo y pequeño, oficializado recién el año pasado y con solo un parlamentario en ejercicio, ha ido de a poco consiguiendo adherentes. Por ende, el oficialismo sabe que si compiten en listas separadas, la elección de asambleístas del próximo 11 de abril será particularmente reñida.

    A comienzos de diciembre las tratativas eran aún tibias, puesto que varios dirigentes de Chile Vamos ligados a los sectores más liberales veían con malos ojos una alianza con el Partido Republicano, sobre todo por sus vínculos y adhesión al régimen tiránico de Pinochet. Pero el 18 de diciembre las cosas cambiaron cuando el presidente Piñera tomó una postura al respecto.

    El mandatario invitó a su casa a los principales dirigentes de su coalición y los instó a todos a analizar los beneficios de esta alianza. Desde entonces, las conversaciones comenzaron a ser más insistentes y ya se han producido varias reuniones, aunque todas en completo hermetismo.

    Hasta la fecha no hay consenso. Y queda poco tiempo, puesto que el plazo para inscribir las candidaturas, las listas y los pactos ante el Servicio Electoral vence el 11 de enero.

    Rechazo y bloqueo

    En el pasado plebiscito del 25 de octubre, la opción de Apruebo nueva Constitución ganó con el 78% y la opción del Rechazo perdió con un 22%. El grupo minoritario que votó por mantener la Constitución redactada durante el régimen de Pinochet se identifica principalmente con grupos de clase social alta, conservadores y adherentes al Partido Republicano.

    Este partido fue el único conglomerado político de Chile donde todos sus líderes llamaron a votar Rechazo, sin excepción. Incluso, José Antonio Kast pidió en una oportunidad a las personas que ni siquiera fueran a sufragar, argumentando que el plebiscito no tenía legitimidad.

    No obstante, una vez que ganó el Apruebo, los republicanos comenzaron a presentar candidatos con el objetivo de participar en la asamblea y defender los valores de la carta fundamental de Pinochet. "Esta Constitución le ha dado crecimiento, progreso y estabilidad al país a diferencia de lo que ocurre en todos los otras naciones del continente. ¿Por qué vamos a cambiar algo que funciona bien?", argumentó Kast durante la campaña del rechazo.

    Por eso, muchos consideran que el Partido Republicano actuará desde el obstruccionismo en la asamblea. Y si esto es cierto, no le será difícil lograrlo, debido al quórum de dos tercios.

    La Convención estará compuesta de 155 asambleístas quienes irán redactando y votando artículo por artículo la nueva carta magna. Si menos de dos tercios de los convencionales votan por aprobar una norma, esta es rechazada, ya que se estableció un quórum de 2/3 para la Convención Constituyente, el más estricto del ordenamiento jurídico chileno.

    En simple: el voto de 55 asambleístas puede botar a la basura una idea que convenció a los otros 100.

    No truinfarán

    La diputada Ximena Ossandón, de Renovación Nacional, representa al sector liberal de la derecha. Ella, junto a otros parlamentarios de su tendencia, lideró una potente campaña por el Apruebo para el plebiscito, llamando a derogar la Constitución que muchos de su mismo sector ayudaron a imponer a la fuerza en 1980.

    Ossandón explicó a Sputnik que no está en contra de la idea de un pacto con el Partido Republicano para ir en una lista única de candidatos, pero hizo un alcance. "Es importante una alianza porque nos dará (a Chile Vamos) más opciones de ganar. Es una lianza práctica. Pero no creo que sus candidatos logren imponerse porque la mayoría de los chilenos somos moderados, y serán los moderados los que saldrán adelante", dijo.

    "Yo no les tengo miedo a los republicanos porque no creo que tengan la fuerza para poner el punto final en las discusiones", agregó. Por último, hizo un llamado al partido de ultra derecha: "Si quieren participar juntos en esta elección con nosotros, también deben hacerlo para la elección presidencial de noviembre de 2021".

    Ossandón no tiene reparos en que pinochetistas escriban la nueva Constitución porque no cree que sus candidatos triunfen y también, por miedo a que se repita lo de 2018, cuando José Antonio Kast fue de candidato presidencial y obtuvo un inesperado 8% de los votos, cifra que amenaza con aumentar en la elección del próximo año, lo que le quitaría votos de la derecha dura al candidato de Chile Vamos.

    Y ni la diputada Ossandón, ni el presidente Piñera, ni nadie en el oficialismo pretende arriesgar una derrota y perder la continuidad en La Moneda, lo que hace más posible un eventual pacto.

    Etiquetas:
    Partido Republicano, Chile Vamos, Augusto Pinochet, constitución, Chile
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook