En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 51
    Síguenos en

    A más de cuatro años de la desaparición de Lucero y luego de uno transcurrido desde la desaparición de los cuatro hermanos Camarena, su familia relató a Sputnik las dificultades que han debido enfrentar para localizar con vida a sus cinco hijos.

    El 19 de diciembre de 2019, los hermanos Tonatiuh de 28 años, Oswaldo de 24, José de Jesús de 40 años y Ernesto de 38, fueron desaparecidos tras ser detenidos en un "chequeo de rutina" de la policía del estado de Jalisco, cuando iban camino a Ocotlán a dejar a José de Jesús al cuidado de un familiar debido a que en días siguientes debía ser operado de urgencia.

    A pesar que los cinco policías que están involucrados en la desaparición forzada de los hermanos están identificados, no se han girado hasta el momento órdenes de aprehensión contra ellos tras un año del crimen, según relató su familia a Sputnik.

    "Denunciamos que la Fiscalía especial de personas desaparecidas del estado de Jalisco ha cortado toda comunicación con quienes realizamos la denuncia correspondiente, violando nuestro derecho a la coadyuvancia en la carpeta de investigación, de la que a la fecha desconocemos los avances realizados por el Ministerio Público", explicaron a Sputnik sus familiares.

    Señalaron que se le ha negado en reiteradas ocasiones el acceso a las copias del expediente de investigación del caso, a pesar que la familia ha aportado pruebas valiosas sobre cómo ocurrió este crimen de lesa humanidad, sin que hayan tenido avances sobre el paradero de los hermanos.

    Ante el desamparo institucional, su madre Guadalupe, grabó un vídeo en el cual pedía ayuda a la persona señalada como el titular de un grupo paramilitar que al comienzo de la pandemia del nuevo coronavirus repartió cajas con alimentos en la zona metropolitana de Guadalajara. Sin embargo, no obtuvo respuesta. Aunque en su momento las autoridades gubernamentales atendieron el caso por el escándalo que produjo el video, la familia señala que no han tenido más avances desde entonces.

    Desaparición forzada impune

    Tanto la familia primero con su búsqueda como la propia investigación oficial después, confirmaron que los cuatro hermanos fueron víctimas de un crimen de desaparición forzada, el cual se configura cuando es ejecutado por (o con anuencia de) funcionarios públicos.

    Esto, según señaló la madre de los jóvenes en diálogo con este medio, ha significado una traba mayor para el avance de la justicia para sus hijos, que ha obturado el conocimiento de su paradero. A un año de lo sucedido, no ha iniciado aún el juicio penal contra los cinco policías involucrados, "aumentando el riesgo de que se obstaculice el acceso a la justicia y la verdad", sostienen.

    • Cartel de búsqueda
      Cartel de búsqueda
      © Foto
    • Cartel de búsqueda
      Cartel de búsqueda
      © Foto
    • Cartel de búsqueda
      Cartel de búsqueda
      © Foto
    • Cartel de búsqueda
      Cartel de búsqueda
      © Foto
    1 / 4
    © Foto
    Cartel de búsqueda

    La familia emprendió el trabajo de búsqueda por su propia cuenta, como lo había hecho de igual manera tras la desaparición de su hija Lucero Ávalos Camarena, quien fue desaparecida el 6 de junio de 2016, cuando tenía 26 años. En su momento, la familia dice saber quién había sido el responsable de la desaparición de la joven, y aunque entregaron esa información a las autoridades, no lograron que se avanzara sobre la persona indicada y que se pudiese recuperar a Lucero.

    "El agente del ministerio público nos dice que es muy peligroso, que no cuentan con personal suficiente y que hasta ellos mismos tienen miedo de ir a Ocotlán, dónde desaparecieron mis hijos, pero nosotros sí vamos y le hemos puesto todo en charola de plata", dijo Guadalupe Camarena a Sputnik.

    Explicó que la familia ha tenido muchas dificultades para lidiar con el personal judicial y también con la Comisión de atención a víctimas de Jalisco.

    "Nos tratan muy mal, con prepotencia y nos sentimos revictimizadas porque hasta se incomodan cuando una les hace preguntas, pero es su trabajo encontrar a mis hijos, tienen que darnos información", explicó la madre de cinco desparecidos.

    La familia exige que se elabore "un plan de investigación y búsqueda serio y contundente para localizarlos con vida" que no los excluya como hasta ahora, y también que se les entregue una copia completa de la carpeta de investigación, que hasta el momento no logran obtener.

    Exigen que la Comisión de atención a víctimas "asigne personal suficiente y capacitado para atender de manera adecuada las exigencias" que la familia tiene pero sobre todo, que se someta a juicio a los policías a quien llaman de responsables de este delito que no prescribe.

    La crítica situación que vive México referida a la desaparición masiva de personas durante los últimos 15 años no halla resolución ni da muestras de ceder o enlentecer el acelerado ritmo que hoy tiene en esta situación a más de 77,000 personas en todo el país.

    "Este año ha sido muy difícil, siento angustia, desesperación e impotencia. Quedé a cargo de ocho nietos y tengo que trabajar por ellos, pero hay veces en que no me puedo levantar y me decaigo mucho. Es casi toda mi familia", concluyó.
    Etiquetas:
    desaparición forzada, desaparición, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook